Los bancos centrales por sí solos no pueden arreglar la economía