Entrevista

Araceli de Frutos: “Una alianza PSOE-Podemos sería un paso atrás para España”

Araceli de Frutos, fundadora de la Eafi a la que da nombre y asesora del fondo Alhaja Inversiones.
Araceli de Frutos, fundadora de la Eafi a la que da nombre y asesora del fondo Alhaja Inversiones.

Araceli de Frutos Casado, fundadora de la empresa de asesoramiento financiero (Eafi) 107, a la que da nombre, lleva más de 15 años gestionando grandes patrimonios. Ha imprimido su sello en los fondos y las sicavs de Fonditel, Invercaixa y Gespastor, y en esta última gestora obtuvo dos premios Lipper. Ahora, su Eafi asesora al fondo Alhaja Inversiones, de Renta 4, que gana más de un 1% en el año, cuando el Ibex y el Euro Stoxx 50 retroceden más de un 3%.

El fondo Alhaja Inversiones, al que asesora su Eafi, cerró sin pérdidas el año pasado, pese a la caída del Ibex del 7,2%. Y en lo que va de 2016 gana un 1%, cuando casi todas las Bolsas europeas están en rojo. ¿Cuál es el secreto?

El primer objetivo del fondo es preservar el capital y la segunda misión es conseguir una rentabilidad a tres años en el entorno del 15%. Cuando se lanzó el fondo, a inicios de 2015, se esperaba una recuperación económica y de las Bolsas. Ese escenario se ha truncado. Ahora, además de realizar una cuidadosa selección de valores, estamos utilizando derivados para blindarnos. La estrategia está surtiendo efecto.

¿Cómo está distribuida la cartera por países y activos?

En renta variable tenemos el 25% en Europa, un 13% en España, poca presencia en Reino Unido y Suiza, y una posición negativa (vendedora) en el Standard & Poor’s de EE UU. La estructura del fondo, un mixto de renta variable, nos da flexibilidad. Entre el 30% y el 70% debe estar en Bolsa, y el porcentaje que no esté en renta variable ha de estar en deuda.

¿Hay posibilidades de ganar con la renta fija en la situación actual?

 No veo margen en la deuda pública soberana. Pero sí en la renta fija corporativa; a partir de junio, cuando el BCE comience a comprar, se notará más.

¿Cómo elige los valores?

 La cartera inicial se construyó con empresas que nos gustaran. Una de sus características ha de ser la rentabilidad por dividendo. La retribución tiene que ser superior a la media mercado y, al mismo tiempo, sostenible. Para eso las compañías tienen que tener un bajo endeudamiento, una generación saludable de caja y una inversión manejable en el tiempo. También tomamos en consideración las megatendencias del mercado. Por ejemplo, las compras por internet, todo lo relacionado con el envejecimiento de la población, las aplicaciones para móviles, el software…

Uno de los escudos del fondo son los derivados, poco empleados en la inversión colectiva. ¿Cómo los usa?

 Sí, han sido muy importantes para evitar pérdidas. Empezamos a ser bastante activos cuando estalló la inestabilidad con Grecia el año pasado, e incrementamos en agosto y en diciembre. Lo que hacemos es vender opciones put (de venta) y call (de compra) y posiciones en futuros; todo del Euro Stoxx 50. Este último mes hemos tomado una posición de venta en el S&P 500.

¿Apuesta por una caída de la renta variable estadounidense?

Sí, porque está en unos niveles de valoración de máximos históricos. El entorno es de incertidumbre, el escenario macro está muy inestable. Como con China hace unos meses, nos pintan un Apocalipsis. El mercado está a expensas de lo que digan los bancos centrales en cuanto a la Bolsa y la renta fija, y condicionado por los países productores en cuanto al precio del petróleo. Mi apuesta es que Estados Unidos va a caer cuando la Fed suba tipos, previsiblemente en junio, o cuando su crecimiento no sea el esperado.

¿Entonces apuesta por la renta variable europea?

R. Prefiero el bono a 10 años estadounidense antes que la Bolsa. La mala noticia es que, si EEUU cae, Europa hará lo mismo. Hay un buen puñado de incertidumbres: Grecia, el Brexit, la crisis de los refugiados... Los poderes de Draghi no son ilimitados. En Francia y en Italia, por ejemplo, sí están haciendo reformas fiscales y estructurales.

¿Y en España?

España empezaba a contar para los inversores extranjeros y ahora, a todos los problemas comunes, se añade la situación política. Si vas a apostar tu dinero, quieres un país con estabilidad. Los extranjeros han paralizado sus inversiones a la espera de que se resuelva el tema. El impacto se está notando en la economía real y en la financiera. Los grandes fondos no están pensando en invertir en compañías españolas.

¿Qué ocurriría con un gobierno en coalición de PSOE y Podemos?

Si hay un Ejecutivo de PSOE y Podemos, sería un desgobierno. Supondría un paso atrás para la economía española, porque lo que realmente les une es echar al PP.

Los valores que triunfan del fondo Alhaja

La cartera que asesora la Eafi pilotada por Araceli de Frutos, que también da servicios a particulares, tiene una lista de valores españoles e internacionales que han logrado capear el temporal. La experta descarta el sector bancario español: “Es un cajón de sastre en el que todavía quedan muchas reformas y fusiones por hacer y muchas necesidades de ajustarse a la regulación”, sentencia. Alhaja Inversiones tiene también Meliá, Amadeus, Ence, Logista, IAG, Inditex y CIE Automotive. En el fabricante de piezas de automóviles, que está sacando a Bolsa su filial Dominion, entró a inicios de año para aprovechar los recortes. La jugada le ha salido redonda, pues ahora cotiza en entorno de máximos históricos. Alhaja también tiene acciones de FCC de cara a la opa que lanzada por Carlos Slim, ante una eventual mejora del precio.

“Tengo un poco de Gas Natural y de Repsol, pero Telefónica la vendí entera después de conocerse que José María Álvarez-Pallete asumiría la presidencia. No salí por el nombramiento, sino por el repunte. Para estar en telecos creo que hay otras compañías con más catalizadores, como Deutsche Telecom Eustelstat y Orange, en las que me mantengo. También tengo Telefónica Deutschland”, explica. Araceli de Frutos también utiliza herramientas de análisis técnico para saber cuándo entrar, muy útiles en este momento de grandes incertidumbres: “Vemos las tripas de la compañía y comprobamos qué momento es mejor para comprar”, resume.