Reestructuración de la deuda

Grecia debe presentar un "plan de contingencia" con medidas adicionales

El primer ministro griego, Alexis Tsipras
El primer ministro griego, Alexis Tsipras REUTERS

Grecia tendrá que presentar un “plan de contingencia” a la troika con medidas adicionales que serían implementadas solo si fuera necesario para cumplir con los objetivos establecidos en el marco del tercer rescate de la economía helena, tal y como ha anunciado el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem. Los ministros de Economía y Finanzas de la Eurozona (Eurogrupo) han mantenido este viernes una reunión informal en la que han abordado el estado de las negociaciones entre la instituciones acreedoras y las autoridades griegas de cara a alcanzar un acuerdo sobre la primera revisión del programa de ajuste.

Los ministros de Economía y Finanzas de la Eurozona (Eurogrupo) han mantenido este viernes una reunión informal en la que han abordado el estado de las negociaciones entre la instituciones acreedoras y las autoridades griegas de cara a alcanzar un acuerdo sobre la primera revisión del programa de ajuste.

Para enfriar los ánimos, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, aunque reconoció que "hay algún progreso" pidió "más para llegar a algo que sume y que ponga a Grecia de nuevo sobre sus pies”.

Moscovici fue más optimista: “Puedo decir que ha habido muy buen progreso en Atenas y desde mi punto de vista estamos cerca de un acuerdo, este acuerdo es posible”, afirmó a su llegada de la reunión informal de ministros del ramo de la eurozona, el Eurogrupo, que se celebra en Amsterdam. Lagarde, por su parte, fue más cauta: “Sí, hay algún progreso, no hay dudas sobre ello, pero necesitamos más para llegar a algo que sume y que ponga a Grecia de nuevo sobre sus pies”, aseguró Lagarde a su llegada a la reunión informal de ministros de Economía y Finanzas de la zona del euro, el Eurogrupo.

Moscovici pidió "un paquete creíble de reformas que sean económicamente adaptadas, financieramente que sean sostenibles y socialmente justas” y mostró su confianza en que el acuerdo sea posible “con un esfuerzo”.

Moscovici representa en el encuentro de hoy a la Comisión Europea, una de las cuatro instituciones que forman parte de la conocida como cuadriga de acreedores, junto al Fondo Monetario Internacional, el Banco Central Europeo y el fondo de rescate de la eurozona, el MEDE. “Podemos tener un acuerdo y necesitamos alcanzarlo, y queremos tenerlo, tan lejos como sea posible”, dijo, a la vez que avisó de que un consenso que permita cerrar la primera revisión del cumplimiento de las condiciones exigidas a Grecia dentro de su tercer rescate financiero es “necesario para Europa y Grecia”.

Moscovici recalcó que Grecia tiene que cumplir los objetivos que se fijaron en el memorando de entendimiento -el documento que estableció las condiciones del rescate de hasta 86.000 millones de euros- de alcanzar un superávit primario equivalente al 3,5 % de su PIB en 2018.

Preguntado sobre si las discusiones, que tendrían que haber finalizado en otoño según el calendario inicial, no están muy retrasadas, Dijsselbloem consideró que “no está tomando demasiado tiempo” debido a la dificultad que entraña llevar a cabo “grandes reformas fiscales y de las pensiones”, como se pide a Atenas.

“Toma tiempo, no seamos demasiado duros con los griegos, que han hecho mucho trabajo desde el verano. Estas son reformas mayores con un impacto mayor en la sociedad griega, así que esperemos que se hagan bien y que podamos avanzar hoy”, añadió.

  • El FMI pide más ajustes

Lagarde, por su lado, afirmó este viernes que hacen falta más progresos para que la cuadriga de acreedores cierre un acuerdo con el Gobierno griego sobre el cumplimiento de las condiciones del tercer rescate e insistió en discutir la deuda.

“Sí, hay algún progreso, no hay dudas sobre ello, pero necesitamos más para llegar a algo que sume y que ponga a Grecia de nuevo sobre sus pies”, aseguró Lagarde a su llegada a la reunión informal de ministros de Economía y Finanzas de la zona del euro, el Eurogrupo.

Lagarde dijo que el programa de rescate heleno tiene que “caminar sobre dos piernas”: las reformas y la sostenibilidad de la deuda helena.

En el primer punto, pidió un paquete de reformas suficiente y dijo que en ese sentido se está haciendo “algo de progreso”.

Sin embargo, defendió que “tiene que haber también una sostenibilidad de la deuda, y en ese frente no hemos empezado aún ninguna discusión”.

Lagarde aseguró que está satisfecha con los progresos logrados en las negociaciones, pero insistió en que “hay más trabajo que hacer” y aún no se ha logrado lo suficiente para cerrar la primera revisión de las condiciones que se exige que Grecia cumpla dentro de su tercer rescate de hasta 86.000 millones de euros.

“Hay más que (debe) hacerse y está la cuestión de la sostenibilidad de la deuda que tiene que acordarse, es de una importancia crítica”, afirmó.

Respecto a si exigirá al Gobierno liderado por Alexis Tsipras que asuma más medidas -o medidas de contingencia- para asegurar que cumple con la sostenibilidad presupuestaria y el objetivo de que en 2018 cuente con un superávit primario del 3,5 %, Lagarde valoró positivamente las cifras conocidas este jueves que apuntan que el país cerró 2015 con un superávit primario del 0,7 %.

“Sobre estos números que han salido, estoy contenta, cambiarán perspectivas, pero si son precisos”, avisó.

“Los acogemos con mucho interés, si son exactos, tendrán un impacto sobre los diferentes cálculos, hay que verlo (...) hemos visto en el pasado primeras cifras que han sido revisadas una y dos veces”, añadió.