Operación contra Ausbanc y Manos Limpias

Adicae acusa a CaixaBank y Santander de financiar Ausbanc

Manuel Pardos, presidente de Adicae,
Manuel Pardos, presidente de Adicae,

La asociación Adicae ha criticado hoy la “estrecha colaboración” entre Ausbanc, bajo investigación por extorsión, y los bancos, y ha considerado que las entidades deberían responder ante la justicia “por su silencio y colaboración” con un negocio financiado por ellas “en perjuicio de los consumidores”.

En una nota, la agrupación señala a directamente a CaixaBank, Banco Santander y Unicaja, a los que reprocha por haber patrocinado actividades organizadas por Ausbanc, entre ellas la feria del consumidor celebrada en Madrid, Aragón y Valencia el pasado mes de marzo, ya que “cuando una organización recibe una extorsión lo que debe hacer es denunciar y no ser cómplice”.

También habla de su cruzada desde hace más de dos décadas contra el colectivo que preside Luis Pineda, desde ayer en la prisión madrileña de Soto del Real junto al secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernad, por “métodos manipuladores”.

Al respecto, Adicae recuerda que varias de estas disputas han acabado siendo resultas por el Tribunal Supremo que se ha pronunciado a favor de sus críticas al estar “estrechamente relacionadas con el hecho acreditado del patrocinio de diversas entidades financieras” de las actividades de Ausbanc.

El comunicado también responsabiliza a todas las instituciones y responsables políticos que “han colaborado y legitimado falsamente” a Ausbanc como asociación de consumidores, estatus que perdió formalmente en 2014 cuando fue expulsada del Registro Estatal por el Ministerio de Sanidad dada su falta de transparencia.

“Definir a Ausbanc como asociación de usuarios denigra gravemente la imagen y el trabajo de estos colectivos” explican desde Adicae, y añaden que esta situación “juega en contra de la ciudadanía” al desprestigiar la figura del defensor del consumidor.

Por ello, consideran que el próximo Ejecutivo tendrá que regenerar el asociacionismo a través de un sistema de control que “limpie” el sector de falsas agrupaciones. EFECOM