Concentración bancaria

CaixaBank lanza una opa por BPI mientras Lisboa aprueba una norma ‘antiblindajes’

La oferta, voluntaria, se lanza a 1,113 euros tras el fracaso de las negociaciones con Dos Santos

El Ejecutivo portugués aprobó el jueves una norma que permite suspender blindajes

Clientes en una oficina de BPI en Lisboa.
Clientes en una oficina de BPI en Lisboa. Bloomberg

CaixaBank ha concretado a primera hora de la mañana la esperada opa por el banco portugués BPI, operación valorada en 1.600 millones de euros con la que la entidad española quiere tomar la mayoría del capital de BPI y eliminar los blindajes que limitan sus derechos políticos. La oferta, de carácter voluntario, se lanza a 1,113 euros por acción, un 6,6% por debajo de la cotización de BPI a cierre del día 8 de abril, fecha desde la que está suspendida. La operación, así, está valorada en 1.600 millones.

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, se ha mostrado hoy plenamente confiado en el éxito de la Oferta Pública de Adquisición de acciones (opa): “funcionará. Tenemos confianza en la operación”, ha explicado durante una conferencia con analistas financieros.

En su intervención ante los analistas, Gortázar ha destacado que la operación tendrá un impacto muy positivo en el banco luso, que mejorará su rentabilidad al encontrarse bajo el paraguas de una entidad financiera como CaixaBank.

CAIXABANK 3,03 3,03%

La opa llega después de más de una semana de infructuosas negociaciones con la empresaria angoleña Isabel Dos Santos, que tiene el 18,6% del capital pero ostenta los mismos derechos de voto que Caixa con el 44%. El acuerdo contemplaba la venta a Dos Santos del negocio angoleño de BPI a cambio de recibir CaixaBank la mayoría del capital, pero ayer el Banco Portugués de Inversión comunicó al mercado este domingo que quedaba "sin efecto" el pacto alcanzado el día 10 de abril.

"Esta oferta se produce después de que no haya sido posible cerrar un acuerdo satisfactorio con Santoro Finance para resolver losproblemas de concentración de riesgos en Angola por parte de BPI", explica CaixaBank en nota de prensa.

La oferta de CaixaBank está, de hecho, condicionada a que se elimine la limitación del derechos de voto del 20% y a que se alcance una mayoría del 50% del capital. El precio de la opa, aun por debajo de la cotización, es equivalente a la cotización media de los últimos seis meses.

CaixaBank ha solicitado, además, al BCE que suspenda los procesos sancionadores contra BPI por el exceso de concentración de riesgos en sus filial angoleñá BFA, entidad participada prácticamente al 50% por Dos Santos y BPI. La finalidad de esta suspensión sería "permitir aCaixaBank encontrar una solución a dicha situación para el caso que tome elcontrol de Banco BPI"·, según el comunicado de la firma española. 

CaixaBank espera que la opa tenga un impacto positivo del 8% en el beneficio por acción de CaixaBank el primer año. Su impacto en la base de capital de CaixaBank se estima entre 95 y 115 puntos básicos.

Cambio legislativo

En paralelo, el Gobierno portugués ha hecho pública hoy la aprobación de una propuesta legislativa que permitirá suspender el blindaje de los estatutos en sociedades cotizadas, lo que desbloquearía la situación en BPI. La aprobación de esta propuesta se produjo el pasado jueves en el Consejo de Ministros, según confirmaron hoy a EFE fuentes del Ministerio de Finanzas luso, aunque ese día no se anunció en el comunicado que hizo público el Ejecutivo con sus acuerdos.

El cambio en la ley era preparado desde hace más de un mes y medio y fue consultado con el regulador bursátil luso, con el banco central portugués y con la Asociación Portuguesa de Bancos. Esta alteración legislativa permitirá suspender el blindaje a los derechos de voto que existen en sociedades cotizadas en determinados casos.

Qué dicen los analistas

Desde el departamento de análisis de Bankinter entienden que se trata de una operación que CaixaBank quiere llevar adelante más bien por razones estratégicas (está condicionada por tener ya un 44,1% de BPI) que por el atractivo que pueda tener por sí misma, ya que el coste en términos de consumo de capital no es despreciable y probablemente provocará una dilución del beneficio por acción (BPA) durante los 2 próximos años.

"Isabel Dos Santos se resiste a vender porque siempre ha defendido una valoración superior, pero esto parece difícil de justificar, ya que BPI no mantiene una posición de liderazgo en Portugal, sino más bien es el cuarto o quinto banco dependiendo de la magnitud que se tome para medirlo y, además, su cotización viene siendo castigada porque el mercado descuenta que el BCE forzará la venta de BFA, que es una filial (Angola) muy rentable", añade Bankinter.

A juicio de la firma de análisis, la entidad catalana ha lanzado una opa sin prima porque "es consciente de esto y porque sabe que puede forzar la situación ante las presiones del BCE sobre BPI para que se deshaga (¡de una vez!) de BFA. La situación y el desenlace son confusos, pero cualquiera que sea no creemos que impulse la cotización de CaixaBank esta semana, sino que más bien podría pesar sobre ella, aunque no demasiado debido a que el tamaño de la operación es modesto".

Por su parte, Renta 4 considera que tener éxito, la operación es positiva para Caixabank permitiéndole tomar el control de BPI y ampliar su negocio. Sin embargo, aunque Caixabank cuenta con margen en términos de CET 1 'fully loaded' (11,6% a dic-15) es posible que a corto plazo el consumo de capital que le supondrá la operación penalice a la cotización. Mientras no se conozcan más detalles, la firma reitera la recomendación en mantener con precio objetivo de 3,44 euros.

En el mercado, las acciones de Caixabank caen un 1,5% en un día en el que la mayor parte del Ibex cotiza a la baja.