Estrenos bursátiles

Cinco nuevos valores con los que ganar dinero en la Bolsa española

Las empresas con negocios peculiares que salen para crecer atraen a los fondos extranjeros

Thinkstock
Thinkstock

La sequía ha cesado. Las salidas a Bolsa en España, que finalizaron en julio del año pasado con Euskaltel, arrancarán de nuevo este mes. Una oleada de nuevos valores está preparada para debutar. “Son compañías completamente distintas a las que actualmente existen en el mercado nacional. No hay nada parecido a Parques Reunidos, ni a Telepizza o a Dominion”, señalan desde un banco de inversión.

El caramelo del descuento atrae a los inversores extranjeros, que continúan viendo a España como el país más atractivo en Europa para invertir. “Ni siquiera la falta de Gobierno está frenando el impulso, al menos en historias no convencionales”, explica otro experto. Otra cuestión son los negocios que dependen directamente del Boletín Oficial del Estado (BOE) o el sector inmobiliario. Aquí sí existe más temor, pero si se produce la sorpresa y se forma un Ejecutivo “razonable” el ejercicio será muy positivo.

Es complicado que se alcancen los cerca de 8.000 millones de euros, el mayor importe desde 2007, que se vendieron el año pasado gracias al debut de Aena (casi 4.300 millones) y a los estrenos de Saeta Yield, Naturhouse, Cellnex, Talgo y Euskaltel. Dominion se propone conseguir un máximo de 172 millones de dinero nuevo; Telepizza, 800 entre la venta de acciones antiguas y nuevas; y Parques Reunidos espera captar al menos 525 millones de capital fresco. El atractivo dependerá del precio. Los pequeños inversores podrán comprar una vez que hayan debutado.

Telepizza: Su misión es emular a Domino’s en el parqué

Motocicleta con el logo de Telepizza.
Motocicleta con el logo de Telepizza. REUTERS

Creada por Leopoldo Fernández Pujals, la cadena de pizzerías salió a Bolsa en 1998, cuando vivió un auténtico boom, con una revalorización solo en el primer día del 34,8%. La empresa abandonó el parqué en 2007, tras una opa lanzada por Pedro Ballvé, que entregó el testigo como puesto de presidente deTelepizza el pasado el pasado jueves, y Permira. La compañía, que valoró a 850 millones de euros, sufrió entonces el peso de unos elevados gastos financieros, derivados del endeudamiento que le implicó la adquisición. De hecho, la mayor parte de los pasado nueve ejercicios ha registrado pérdidas, si bien su negocio ha crecido con fuerza y sus últimas cuentas revelan fuertes crecimientos. Su beneficio bruto de explotación (ebitda) en 2015 fue de 57,7 millones de euros, con unas ventas de 328,9 millones. Los crecimientos respecto al ejercicio anterior son del 46,8% y del 0,7%, respectivamente. La horquilla orientativa que recoge el folleto va de los 7 a los 9,5 euros por acción, lo que supone tasar el 100% de Telepizza en entre 726 y 906 millones. La compañía ya tiene demanda suficiente para debutar el 27 de abril. 

El fondo de Ballvé y Permira tiene el 51% del capital, mientras que KKR, que entró en 2014 para aliviar la deuda, controla un 24,5%. El resto está en manos de otros fondos. Venderán acciones por hasta 475 millones de euros si bien la gran misión es captar 120 millones de capital para continuar con la reducción de deuda, hasta situarla en el entorno de las 2 veces a finales del presente ejercicio. En 2015, Telepizza perdió 1,1 millones y este año también prevé cerrar con números rojos. La cadena de comida rápida, que crecerá con compras, tiene como gran modelo a la estadounidense Domino’s Pizza, que se revaloriza más de un 5.000% desde sus mínimos de 2008 y cotiza en máximos históricos con una capitalización de casi 7.000 millones de dólares (6.200 millones de euros).

Parques Reunidos: Un líder que busca capital para crecer

El operador del Parque de Atracciones de Madrid y también del Warner se presenta como una empresa que vuelve a la Bolsa después de haber llevado a cabo una auténtica metamorfosis. Parques Reunidos, que aglutina 55 instalaciones de ocio en 12 países, se valoró en 2004, cuando abandonó el parqué tras una opa de Advent que en unos 170 millones de euros.

La valoración actual no tiene nada que ver, y oscila entre los 1.500 y los 2.000 millones de euros. Tampoco se parece el perfil de la compañía. Parques Reunidos, actualmente propiedad del fondo de capital riesgo Arle, con 65% del capital, y de otros accionistas entre los que destacan directivos, finalizó su ejercicio fiscal de 2003, en septiembre de ese año, con unos ingresos de 87,7 millones de euros y un beneficio bruto de explotación de 29,1 millones. Si entonces más del 60% de sus ventas procedían de España, ahora, solo representan el 23%. El resto de Europa supone alrededor del 37% y Estados Unidos, el 40% restante. Su facturación, entretanto, ha crecido hasta los 606 millones de euros a cierre del pasado septiembre, cuando su ebitda se situaba en 195 millones de euros. También su deuda creció de forma desaforada, tras invertir desde 2004 unos 1.000 millones de euros en adquirir 30 activos. El pasivo financiero de Parques Reunidos terminó diciembre en 1.074 millones, cifra superior a los 989 de septiembre.

La inyección de 525 millones de capital servirán para mejorar su perfil de deuda y reducirlo de forma significativa. El objetivo es situar su ratio de deuda frente a ebitda a medio plazo entre las 2 y las 2,5 veces, frente a las más de 5 veces actuales. Parques Reunidos, aunque seguirá creciendo, también se ha comprometido a dar dividendo a sus futuros accionistas.

Telxius: Telefónica desafiará a Cellnex en Bolsa

Fachada de la sede de Telefónica en Düsseldorf (Alemania).
Fachada de la sede de Telefónica en Düsseldorf (Alemania). EFE

Todo está en marcha para que Telefónica saque a Bolsa una nueva filial, en este caso la de las torres de telefonía, de las que obtiene una rentabilidad por su alquiler. La operadora que preside José María Álvarez Pallete ha segregado ya esos activos, unas 15.000 torres en España y otros países, a los que agregará también la red internacional de 31.000 kilómetros de fibra óptica submarina del grupo.La compañía aún no ha anunciado la fórmula del debut, pero se espera que coloque una parte importante del capital, que le permita recaudar más de 2.000 millones.

La valoración inicial de Telxius, como se denomina la nueva filial, supera los 5.000 millones de euros, según las cuentas de Telefónica. Pero los analistas elevan esta tasación hasta los 12.000 millones en el mejor de los casos. La operación tendría un efecto colateral positivo en la matriz, que pondría en valor su filial. Beka Finance señala que con la colocación de un 30% del capital de Telxius, la ratio de deuda neta frente a ebitda quedaría por debajo de 2,3 veces, frente a las 2,4 veces establecida por la teleco con la venta de la filial británica O2 en curso. El beneficio bruto de explotación (ebitda) superará de entrada los 300 millones de euros y se propone dar el salto antes del mes de julio.

Telefónica sigue los pasos de Abertis, que el año pasado colocó el 66% de su filial de torres de telefonía, Cellnex, y se embolsó 2.100 millones de euros con la operación. La compañía, pilotada por Tobías Martínez, su consejero delegado, cerró el viernes a 14 euros por acción, exactamente el precio al que debutó en Bolsa en mayo del año pasado. Así, la capitalización total de la empresa supera los 3.200 millones. Cellnex cerró 2015 con cerca de 15.000 torres, unos ingresos de 613 millones de euros y un ebitda ajustad de 235 millones de euros.

Dominion: La compañía que rivalizará con Indra y saldrá para comprar

Dominion será un valor de tamaño mediano, entre el puesto número 66 y el 71, de los más de 120 que cotizan en la Bolsa española. Su situación dependerá del precio al que finalmente se coloquen sus acciones, para las que existe una horquilla de 2,6 a 3,2 euros, lo que le da una valoración total de 435 millones a 522 de euros.

La compañía es una filial del fabricante de piezas de automóviles CIE Automotive creada en 1999 y que ha cobrado vida propia, por lo diferenciado de sus negocios. Dominion se dedica a soluciones tecnológicas y de ingeniería muy variadas. Ofrece servicios en el sector bancario, donde diseña sucursales, sistemas de seguridad, como detector del iris, láser inteligente para el control de las instalaciones, mejora los procesos de venta en internet de otras industrias, desarrolla robots para el mantenimiento... Su negocio puede asemejarse en cierto modo al modelo de Indra, compañía experta en tecnologías de la información.

Su área de tecnologías y telecomunicaciones, que se centra en diseñar, instalar y mantener redes de telecomunicaciones fijas y móviles principalmente en España y Latinoamérica, representa un 48% de los ingresos de la compañía, que ascendieron a 525 millones de euros en total. El segmento de industria, centrado en ayudar a sus clientes en la gestión del uso de calor en procesos industriales, supone el 50% de su facturación, mientras que el2% restante procede del de energías renovables. Su beneficio neto fue de 18,4 millones de euros el año pasado, un 230% más que los 5,6 millones de 2014.

La diferencia con Indra está en que Dominion sale al mercado exclusivamente para crecer. De hecho, ninguno de sus actuales accionistas va a vender, aunque sí van a rebajar su peso, debido a que no acudirán a la ampliación. CIE es el primero con el 63% del capital, seguido de una sociedad controlada por los hermanos Riberas con el 17%. Los directivos o firmas controladas por ella se aseguran el control del capital. Mikel Félix Barandiaran, su consejero delegado, tiene el 7,4%; Servit Servicios Industriales Técnicos y Tower Valley, controladas por consejeros de la empresa, controlan un 5,8% y un 5%, respectivamente. El resto está en manos de otros ejecutivos o es autocartera. CIE Automotive mantendrá, en todo caso, el timón de su filial con más del 50%

La compañía ha ejecutado más de 30 operaciones desde su nacimiento y su facturación se ha disparado cerca de un 240%, desde los 156 millones de 2013. Los hasta 172 millones de euros capital que recaudará se dedicarán a crecer vía compras para elevar sus ingresos por encima de los 1.000 millones de euros en el medio plazo. Su deuda no es un problema, con una ratio de 0,6 veces su nivel de ebitda; de hecho, su objetivo es que esa ratio aumente pero que se mantenga  por debajo de las 2 veces. Su PER (número de veces que el beneficio por acción está recogido entre el precio por título) oscilará entre las 24 veces según la tasación más baja y las 28 de la más elevada. No prevé dividendo ahora, pero a medio plazo abre la puerta a repartir un 33% del beneficio.

Aernnova: La ‘spin-off’ de Gamesa, a partir de septiembre

Una empresa de ingeniería que se dedica al diseño y a la fabricación de aeroestructuras, como alas, estabilizadores y fuselajes de los aviones. Aernnova nació poco antes de que su antigua matriz, Gamesa, se planteara salir a Bolsa. Fue fundada en 1999 –el fabricante de aerogeneradores debutó en octubre de 2000– y se convirtió en una firma independiente. Trabaja para Airbus, para la brasileña Embraer o la estadounidense Boeing, y también suministra piezas para los aviones diseñados por la francesa Bombardier, entre otras.

La compañía está, además de en España, en México, Reino Unido, Rumanía, India, China y Brasil. Fuentes financieras apuntan que el proceso para salir al mercado incluye una fecha tentativa a partir del mes de septiembre. Los directivos controlan la empresa, con el apoyo de un consorcio de cajas de ahorros a través de EBN Banco. En 2014, pasado entró el fondo de capital riesgo suizo Springwater, que tiene el 47%, exactamente el mismo porcentaje que los directivos. El 6% restante está en manos de otros accionistas.

Aernnova logró el año pasado unas ventas de alrededor de 650 millones de euros, un 6% más que en 2014, lo que le permitió alcanzar un beneficio bruto de explotación (ebitda) en el entorno de los 140 millones de euros.

Entre finales de 2011 y comienzos de 2012, el fondo soberano de Abu Dabi, estuvo a punto de cerrar la compra del 71% de Aernnova, a la que valoraba en unos 700 millones de euros. Fuentes financieras indican que esa tasación se ha quedado totalmente desfasada, pues data de los momentos más duros de la crisis económica en España. Ahora mismo, la valoración de la compañía, que ya ha fichado a los bancos que pilotarán su debut en Bolsa, oscila entre los 1.000 y los 1.400 millones de euros.