Negociaciones para formar Gobierno

Los empresarios cambian de opinión: ahora quieren elecciones

El número dos de CEOE, Antonio Garamendi, cree que unos nuevos comicios dejarán claro lo que quieren los ciudadanos

Los sindicatos piden un esfuerzo a Sánchez para evitar las elecciones

Los presidentes de CEOE, Juan Rosell (derecha) y el de Cepyme y Confemetal, Antonio Garamendi.
Los presidentes de CEOE, Juan Rosell (derecha) y el de Cepyme y Confemetal, Antonio Garamendi.

Los empresarios han cambiado su discurso. Hasta ahora siempre han visto la repetición de elecciones como algo a evitar, y lo han pedido con insistencia. Aunque desde CEOE se prefería una gran coalición entre PP, PSOE y Ciudadanos, su líder, Juan Rosell, llegó a decir que daba igual el color del Gobierno, con tal de no repetir los comicios. Sin embargo, el vicepresidente de CEOE y presidente de Cepyme y de la patronal del metal (Confemetal), Antonio Garamendi, ha afirmado hoy que es preferible volver a votar antes que tener "un Gobierno débil".

Así lo ha señalado durante su intervención en el acto de firma del I Convenio Estatal del sector del Metal, que Garamendi ha puesto como ejemplo para la clase política por la capacidad de negociación de los agentes sociales. A los partidos políticos, ha pedido “que pase lo que tenga que pasar, pero que pase ya”.

“Los empresarios queremos estabilidad”, ha enfatizado Garamendi, quien ha insistido en pedir “responsabilidad y sentido común” a los políticos, y ha recalcado el “logro común”. Y ha añadido que “España sí funciona, sí anda, siempre y cuando nos dejen trabajar y dar pasos por el país”.

En esta línea, ha dado un tirón de orejas a la clase política a poner a los agentes sociales como ejemplo no solo de la capacidad de negociación sino también de "como llevarse bien” y tener un “buen trato personal y humano”. “En este momento en España hay gente que estamos con responsabilidad y con sentido de Estado, haciendo las cosas que estamos haciendo, independientemente de lo que pase fuera”, ha apuntado el también presidente de Cepyme, quien ha recalcado que los empresarios continuarán pidiendo “estabilidad y responsabilidad”.

“Los empresarios no hacemos política, ni estamos tan pendientes, estamos a lo que estamos”, ha agregado. En cualquier caso, ha insistido en que “para tener un Gobierno débil, yo prefiero que haya elecciones y el pueblo español que es soberano decida”, ya que será una “doble elección”, para “los señores que no han hecho lo que tenían que hacer”, y porque “quedará claro que es lo que el pueblo español de forma definitiva quiere”. “Estando donde estamos no creo que me importara mucho que hubiera elecciones”, ha reiterado.

  • Los sindicatos piden un esfuerzo pero para pactar

Por su parte, el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha dicho esperar que el acuerdo sea un “estímulo” para la vida política y para los interlocutores sociales, en aras de avanzar hacia un modelo de relaciones laborales y de negociación colectiva con una perspectiva “más global”.

Asimismo, Álvarez ha explicado que en la reunión de los sindicatos con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, celebrada esta mañana en el Congreso, le han transmitido la idea de que “con independencia de si los políticos pueden esperar o no, los españoles no pueden esperar”.

Por ello, ha pedido un “esfuerzo” para conseguir un Gobierno “de cambio y de progreso”, y para que se prioricen las propuestas programáticas frente a los liderazgos políticos, de forma que se acometan políticas sociales que “no pueden esperar”.

En este sentido, el secretario general de CC.OO., Ignacio Fernández Toxo, ha pedido también un “último esfuerzo” para evitar la repetición de elecciones, ya que “la gente no se ha equivocado a la hora de votar” y el país “vive una situación que se parece bastante a una situación de emergencia”, ante los 5 millones de desempleados, el crecimiento de la pobreza y las desigualdades, el “tufo” a corrupción y la crisis política a nivel territorial.

Toxo ha detallado que también han transmitido a Sánchez la necesidad de “flexibilidad y tiempo” para el cumplimiento de los objetivos presupuestarios. “Sánchez nos dijo que no veía mal lo que le comentamos, que lo estudiarían, y que explorarían nuevas posibilidades que eviten la repetición de elecciones”, ha indicado.