Gestión

Directivos en busca de la empresa perfecta

De izquierda a derecha, José Ramón García (Blusens), María Wandosell (Motorpress Ibérica), Hugo Rovira (NH) y Gustavo Loewe (Qlik).
De izquierda a derecha, José Ramón García (Blusens), María Wandosell (Motorpress Ibérica), Hugo Rovira (NH) y Gustavo Loewe (Qlik).

Cambiar una organización no es tarea fácil. Las culturas corporativas, sobre todo cuanto más trayectoria tienen, son difíciles de transformar. Por ello, José Ramón García, presidente de la tecnológica de origen gallego Blusens, recomienda que las empresas tengan una dimensión más pequeña. “Si se pueden hacer las cosas fuera, mejor. Las compañías tienen que ser controlables y lo que no se pueda hacer dentro hay que subcontratarlo. Hay que ser ágil”, reflexionó ayer, durante la celebración de la jornada Cómo dirigir una empresa hoy, organizada por la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD) y la empresa de soluciones tecnológicas Qlik, donde se analizaron las nuevas tendencias en gestión.

Precisamente, su director en España, José María Alonso, señaló que lo más relevante en estos momentos es el conocimiento. “La competitividad está fundamentada en lo que las empresas son capaces de hacer con lo que saben, en cómo gestionan y aprovechan ese conocimiento.” Ycitó el ejemplo de Facebook, que cuenta con millones de usuarios pero no genera contenido, o el caso de Airbnb, que alquila apartamentos pero no es propietaria de ninguno de ellos; o Alibaba y Amazon, que venden millones de productos pero no tiene inventario. “En la era digital, las empresas tienen que aprender a conectar todos sus datos, todas sus ideas y todas sus personas. Porque al fin y al cabo, la información, el dato, es sólo una fuente y son las personas las que aprovechan esa información y la convierten en conocimiento”.Otro caso de cómo debe ser una empresa, es el de Apple, que no fabrica nada, “lo subcontrata todo, pero tiene un gran valor y una gran personalidad como marca”, señaló el responsable de Blusens, para quien lo más importante es la aportación de valor y el control de calidad en los procesos de fabricación. “Por tanto, tendremos que ir hacia estructuras más flexibles, que se adapten mejor a la realidad. Yo siempre tuve claro que iba a ser un fabricante sin fábrica”, afirmó García.

En este punto coincide también María Wandosell, consejera delegada de Motorpress Ibérica, perteneciente al grupo alemán Bertelsmann, quién apuesta por empresas ágiles y flexibles, en las que la jerarquía no sea lo importante, sino que lo determinante sea el equipo, así como el conocimiento de los consumidores. Así lo relató esta ingeniera técnica naval, dedicada durante una época de su vida al mundo de las regatas, encargada en los últimos tiempos de la transformación de su grupo editorial. “Con la crisis tuvimos que cambiar todo nuestro planteamiento, además de manejar una plantilla con una edad media elevada, ampliarla para convertirla en referente en el mundo del deporte”, explicó la directiva, que aseguró que a la organización de eventos corresponde ya el 24% de la facturación.

Hoy día, para contar con empresas competitivas son necesarias las personas. Así lo cree Hugo Rovira, director general del grupo hotelero NH. “Se necesita gente con determinación, capaz de hacer lo que dice que va a hacer, con voluntad y curiosidad”.

El 'call center' y los chinos, decisivos

El cliente es el importante. Con esta afirmación están todos los expertos, que participaron en la jornada de la APD, de acuerdo. “Tenemos que darle aquello que necesita, y para ello tenemos que contar con las mejores personas, con las mejor formadas, por lo que se debe hacer un gran esfuerzo en el proceso de selección”, apuntó Hugo Rovira, director general de NH.

Para ofrecer al consumidor aquello que necesita, en Blusens han optado por crear un comité de producto, donde se reúnen representantes de distintos departamentos. Además del área de I+D, hay comerciales pero también hay miembros del call center, “porque es el que habla directamente con el consumidor y sabe lo que piensa y lo que necesita”, señaló José Ramón García, el presidente de la compañía. También invita a las reuniones, que celebra este comité, al área de reparación, ya que saben qué es lo que falla. Y, por último, a un colectivo de chinos, “porque son los más oportunistas del mundo, el 99% de la tecnología se fabrica en Asia y deben estar en este tipo de reuniones”.