Editorial

Visibilidad en el mercado del crudo

El precio del petróleo se disparó ayer ante la intensa rumorología en torno a un acuerdo entre Rusia y Arabia Saudí para estabilizar el mercado del oro negro, que vive en permanente agitación desde hace año y medio. El hipotético acuerdo de saudíes y rusos se produciría en las vísperas de la cumbre de Rusia y la OPEP, en la que se busca algún tipo de compromiso sobre los volúmenes de producción de crudo y de sus precios, que ahora están inmersos en unos niveles de volatilidad desconocidos. Ayer el crudo volvió a los máximos del año, por encima de 44 dólares por barril en el mercado brent, después de haber estado al borde de perder los 30 dólares. Países como Rusia, Venezuela y otros con excesiva dependencia del petróleo precisan que los precios remonten para garantizar sus niveles de ingresos; pero los grandes productores históricos, capitaneados por Arabia Saudí, prefieren seguir sin recortar la producción para forzar el cierre de instalaciones que nacieron al calor de los precios por encima de 100 dólares. Ahora Riad podría aceptar un realineamiento de cuotas e incluso una reducción en las mismas dado que sus cuentas públicas comienzan a estar también dañadas. Lo cierto es que Europa, una de los beneficiados del crudo barato por abaratamiento energético, tendrá que soportar su encarecimiento.