Fraude

En libertad dos máximos acusados de blanqueo de capitales de ICBC

Un directivo de ICBC junto al logotipo del banco chino
Un directivo de ICBC junto al logotipo del banco chino REUTERS

La Audiencia Provincial de Madrid ha estimado dos recursos de los abogados de dos de los ciudadanos chinos que permanecían en prisión provisional y sin fianza en el marco de la conocida como ‘Operación Sombra’ del banco ICBC, que tramita el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 7 de Parla (Madrid).

De esta forma, quedan en libertad Wei Liu, director general de la sucursal en Madrid, y Liu Wang, director general de ICBC en Europa y primer directivo en España del banco cuando se abrió en 2011, acusados de blanqueo de capitales.

En las dos resoluciones de la Audiencia Provincial se ha acordado la libertad de los investigados imponiéndoles, como medidas cautelares, la obligación de comparecer ante el Juzgado de Instrucción los días uno y quince de cada mes y cuantas veces fueran llamados, la retirada del pasaporte y la prohibición de abandonar el país.

Contra estas resoluciones no cabe la interposición de recurso alguno

Una vez los dos investigados queden en libertad provisional con las correspondientes medidas de control judicial, únicamente quedará un ciudadano en situación en prisión provisional por esta causa y con relación a los hechos investigados. Se trata de Xiurhen Wang, directora adjunta de la entidad, una vez que otros tres directivos (Jing Wang Huang, jefa del departamento de banca minorista; Chen de ese mismo departamento, y otro directivo, Dayan Li), salieron ya de prisión en febrero tras permanece tres días al pagar una finanza de 100.000 euros.

El juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 7 de Parla ha prorrogado recientemente por un mes el secreto de las actuaciones judiciales.

Según las investigaciones de la Guardia Civil, la entidad del banco en Madrid servía presuntamente para blanquear los beneficios que obtenían organizaciones criminales chinas dedicadas, entre otros delitos, al contrabando y la explotación laboral.

Así, según los investigadores, desde cuentas del ICBC se transferían las ganancias a China. El gran banco comercial del país asiático se postulaba como una alternativa “fiable” a sus clientes, fueran chinos o españoles, aunque fundamentalmente empresas.

Hasta él llegaron los agentes en la bautizada operación Shadow (Sombra) después de analizar la documentación incautada en mayo de 2015 en otra operación, la Snake (Serpiente), dirigida por la misma juez en España y en la que fueron detenidas 31 personas e imputadas otras 47.