Operación en Portugal

CaixaBank y Dos Santos logran un acuerdo sobre BPI

El presidente de CaixaBank, Isidre Fainé.
El presidente de CaixaBank, Isidre Fainé. EFE

CaixaBank y Santoro Finanzas Prestação de Servicios, el vehículo inversor de Isabel Dos Santos, han alcanzado un acuerdo sobre el banco portugués BPI, donde son los dos mayores accionistas.

El banco luso ha afirmado que el acuerdo suscrito entre CaixaBank, que ostenta un 44,1% del banco, y Dos Santos, con el 18,6% de la entidad portuguesa, ha sido comunicado ya al Banco Central Europeo (BCE) y al Banco de Portugal.

Las acciones del BPI han sido suspendidas de cotización a la espera de que se detalle el contenido del acuerdo. La pretensión de CaixaBank es hacerse con el 100% de BPI. El año pasado lanzó una OPA, que fue frenada por Dos Santos. La inversora angoleña, por su parte, pretendía adquirir la filial que BPI tiene en la excolonia portuguesa.

Por el momento se desconoce en qué consiste el acuerdo alcanzado por ambas partes para que el banco portugués -el quinto más importante del país por volumen de activos- se deshaga de su división en Angola, tal y como le reclamaba el Banco Central Europeo, que amenazaba con penalizar sus ratios de solvencia e imponerle una multa diaria si no lo hacía antes del 10 de abril.

En un comunicado remitido a la Comisión del Mercado de Valores Mobiliarios (CMVM) de Portugal, BPI se ha limitado a señalar que las negociaciones han finalizado “con éxito” y que “en los próximos días” se comunicará al mercado el contenido del mismo.

Por su parte, la entidad catalana ha ratificado que se ha alcanzado un acuerdo con la empresaria angoleña sobre BPI, una vez retomadas las negociaciones, que finalmente han concluido “satisfactoriamente”.

“Los órganos sociales competentes de las entidades considerarán en los próximos días los documentos contractuales y se informará al mercado cuando hayan sido aprobados y formalizados”, ha señalado Caixabank este lunes en un comunicado remitido a la Comisión del Mercado de Valores (CNMV).

Caixabank y Dos Santos alcanzaron dicho acuerdo a última hora de ayer, fecha en la que concluía el plazo fijado para que la entidad portuguesa se desprenda de su participación en su filial angoleña BFA, en la que ostenta un 50,5% por exigencia de una normativa comunitaria.

La prensa lusa especulaba en las últimas semanas con un posible acuerdo por el que CaixaBank compraría la participación de Dos Santos en BPI y el banco portugués vendería a la empresaria su participación en la entidad financiera angoleña.

Con esta operación, CaixaBank lograría su objetivo de controlar BPI, y a la vez BPI se desvincularía del banco angoleño --por el que el Banco Central Europeo (BCE) le obliga a realizar una ampliación de capital millonaria-- sin enemistarse con el país africano.