Descanso

Habitación con azulejo del siglo XVIII

El hotel Heritage Liberdade de Lisboa, un símbolo de tradición artesana

Una de las estancias del Heritage Liberdade, con el detalle de la azulejería.
Una de las estancias del Heritage Liberdade, con el detalle de la azulejería.

Lisboa se adapta a los cánones del turismo internacional a la vez que sabe mantener y sacar partido a las tradiciones. Hay pruebas que corroboran este hecho. Por ejemplo, las tres tiendas de A Vida Portuguesa, un proyecto de la emprendedora Catarina Portas, que recorrió el país en busca de artesanos con el fin de recuperar y vender productos antiguos elaborados integramente en Portugal.

Otro ejemplo es el hotel Heritage Avenida Liberdade, situado en la arteria más emblemática de la capital portuguesa. Se trata de un edificio de finales del siglo XVIII, recuperado hace una década por Miguel Câncio Martins, el arquitecto portugués conocido por sus intervenciones en espacios como el Buddha Bar en París, el Strictly Hush de Londres o el Man Ray en Nueva York.

Detalle de la pared de una habitación forrada de azulejos del siglo XVIII. ampliar foto
Detalle de la pared de una habitación forrada de azulejos del siglo XVIII.

Se trata de un espacio que envejece bien, y donde conviven detalles de armoniosa modernidad con otros de incuestionable sabor local: desde la fachada restaurada, los detalles de forja, hasta el mueble de la antigua botica que se alojaba en el edificio, ocupado ahora por una exquisita selección de tés, y que hace las veces de mostrador de bienvenida al cliente.

Pero uno de los secretos mejor guardados, y que no pasa inadvertido para el visitante, es la colección de azulejos antiguos que visten las paredes de la entrada del edificio. También hay habitaciones que cuentan con un repertorio de antiguos azulejos del siglo XVIII, recuperados para adornar las estancias. No hay que olvidar que la industria azulejera vivió en Portugal unos años de esplendor entre el siglo XVIII y la primera mitad del siglo XX.

De los alfares portugueses han salido auténticas obras de arte. Una muestra de esta tradición está recogida en el Museo Nacional del Azulejo de Lisboa, que recoge una colección de 7.000 piezas: azulejos españoles, holandeses, ingleses, alemanes, belgas y principalmente, portugueses de estilos como el árabe, oriental, rococó, barroco, renacentista, modernista o neoclásico.

Otro de los encantos del hotel, que pertenece a la cadena Heritage, que cuenta con otros cuatro establecimientos en Lisboa (As Janelas Verdes, Britania, Lisboa Plaza y Solar do Castelo) se encuentra en la planta subterránea: un gimnasio y una acogedora piscina de una sola calle. Todos las atenciones corresponden al concepto de hotel boutique, cuentan con 42 habitaciones, de las cuales tan solo una es suite; y las amenities son de la firma Molton Brown.