Artículos de lujo

Joyas italianas para celebrar la maternidad

Joya de Le Bebé Gioelli.
Joya de Le Bebé Gioelli.

"La familia, los hijos y las madres son quizás la institución más importante en la sociedad de valores”. Paolo Verde, responsable de esta frase, decidió tomarla como base para poner en marcha en 2006 el Grupo Lucebianca, un conjunto de enseñas de joyería destinadas a embarazadas, madres y niños.

Aunque Verde trabajó durante 15 años en el mundo editorial, Lucebianca no es su primer contacto con el mundo de las joyas. Su familia se dedica, desde 1948, a la “distribución al por mayor de orfebrería con la sociedad Oroverde, una de las empresas de referencia en Italia”, explicó Paolo Verde, director general del Lucebianca, en una entrevista a CincoDías.

Antes de embarcarse en esta empresa, que cumple este año su primera década, Verde estudió “cuáles podían ser los nichos de mercado en el sector que responderían a producciones especializadas”. Así llegó a la creación de Le Bebé Gioielli, insignia a la que se sumaron posteriormente Le Bebé Suonamore y Le Bebé Primegioie. Actualmente, sigue sin tener “competencia directa” en el mercado, asegura.

Hasta 8.000 euros

Los precios dependen de los materiales empleados. La línea de plata de Suonamore es la más económica (98 euros), los anillos de oro y diamantes de Gioelli rondan los 1.580 euros y algunas joyas realizadas en diamantes alcanzan los 8.000 euros.

Las tres tienen en común que las joyas están producidas íntegramente en Italia, “por el gran valor y la alta escuela de los maestros artesanos italianos en este campo”, pero sus mercados son distintos. Le Bebé Gioielli “se regala a padres y madres con motivo del nacimiento del bebé”, Le Bebé Primegioie está orientada al mundo infantil y Le Bebé Suonamore, la firma más actual, está destinada a embarazadas y por el momento, consiste en un colgante con forma de chupete que “suena para proteger al bebé durante los meses de gestación”, explica. Sus ventas fueron un éxito estas Navidades y representa ya el 10% de la facturación de la marca –9,5 millones en 2015–, aunque la previsión es que los ingresos derivados de su comercialización se dupliquen este año, hasta alcanzar los dos millones. Este aumento irá acompañado también de un incremento de las ventas de las otras dos insignias, lo que sitúa las expectativas de ingresos del grupo para 2016 en 12 millones. “En un contexto de crisis en el sector de la joyería, esto dice mucho a favor de nuestro éxito y sobre la intuición al crear las colecciones”, subraya. En este sentido, Verde menciona la difícil situación que viven todavía materiales como el oro o el brillante, aunque destaca el “crecimiento paulatino” de la plata.

Aunque hace solo un año que Lucebianca aterrizó en España, ya se vende en más de 50 joyerías, además de en los establecimientos de El Corte Inglés, y el país se ha convertido en su segundo mercado, con un 7% de las ventas. El 90% todavía tiene lugar en Italia y el 3% restante en el resto del mundo, en países como Suiza (tercer mercado principal), Rumanía, Azerbaiján, Moldavia, China, Francia, Marruecos y Kazajistán. “La política de la empresa ha visto como evidente la expansión en el mercado internacional”, explica el director general del grupo.

En los próximos dos años, Lucebianca tiene previsto realizar una inversión de tres millones de euros en España. “El objetivo es aumentar el conocimiento de la marca y convertirse en la joya preferida de las madres españolas”, puntualiza.

El éxito obtenido con la venta de estos artículos especializados ha hecho que Lucebianca decida desembarcar en otro sectores. Le Bebé Gioielli integra ya también fulares y artículos de decoración para la vivienda, como marcos de fotos o lámparas. Además, ha lanzado con el grupo Follie’s una colección de ropa para niños de cero a seis años y, en el corto plazo, tiene previsto comercializar una línea de perfumes.