Mercado hotelero

Accor compra otra empresa de alquiler vacacional

Vivienda en Londres ofrecida por Onefinestay.
Vivienda en Londres ofrecida por Onefinestay.

Accor ha adquirido Onefinestay, una startup con sede en Londres dedicada al alquiler de viviendas de lujo en Europa y Estados Unidos. La operación está valorada en 148 millones de euros e incluye el compromiso de la hotelera de invertir 64 millones para ayudar a la “expansión internacional” de la compañía. El objetivo es llegar a 40 nuevas ciudades de todo el mundo en los próximos cinco años, multiplicando así por 10 sus ingresos, desde los 18,7 millones de euros facturados el año pasado, para ser rentable en 2019.

El grupo francés se hará con todas las acciones de esta empresa, nacida hace seis años, una de las principales rivales de Airbnb en el mercado del alquiler vacacional. En la actualidad, Onefinestay cuenta ya con 2.600 propiedades repartidas entre Londres, París, Roma, Nueva York y Los Ángeles, y emplea a 600 trabajadores. Tras la compra, la startup se mantendrá como una unidad de negocio independiente de Accor y será gestionada por su actual consejero delegado, Greg Marsh.

En junio de 2015, Onefinestay logró una inyección de 40 millones de dólares (35 millones de euros) de firmas de capital riesgo, en una ronda de inversión que incluyó a Hyatt Hotels y en la que obtuvo un total de 80 millones de dólares (70 millones de euros).

La adquisición forma parte de la estrategia de Accor de posicionarse en el mercado del alquiler vacacional y competir así con plataformas como Airbnb o HomeAway. De hecho, su presidente, Sebastién Bazin, ha llegado a admitir que se equivocó al dejar pasar la oportunidad de invertir en la primera. Para enmendar este error, a mediados de febrero, el grupo hotelero anunció la compra del 49% de la startup francesa Squarebreak y un 30% de la americana Oasis Collections, con negocios similares a Airbnb.

“Estamos acelerando la transformación de nuestro modelo de negocio para captar la creación de valor relacionada con el aumento de los alquileres por particulares, y a la vez, fortalecer nuestra presencia en el mercado del lujo con una oferta complementaria”, afirmó Bazin en su presentación de la operación a los medios.

Con respecto a este último objetivo, en diciembre, Accor anunció la compra de Fairmont Raffles Hotels, matriz de las cadenas Fairmont, Raffles y Swissotel, en una operación valorada en 2.600 millones.