Recuerda los intereses españoles en el país

Panamá promete colaborar con Hacienda y la Audiencia Nacional

La embajadora de Panamá en España, María Mercedes de la Guardia.
La embajadora de Panamá en España, María Mercedes de la Guardia.

La embajadora de Panamá en España, María Mercedes de la Guardia, ha asegurado que el país latinoamericano colaborará "vigorosamente" con Hacienda y la Audiencia Nacional en las investigaciones sobre el uso de sociedades offshore para evadir impuestos.

En un desayuno informativo organizado por Executive Forum España y patrocinado por Sacyr, la empresa que elabora las obras de ampliación del Canal de Panamá, De la Guardia lamentó el daño que está causando en el país los llamados papeles de Panamá. Una filtración ha revelado el nombre de personas de todo el mundo que registraron empresas en Panamá a través de la firma de abogados Mossak Fonseca para, supuestamente evadir impuestos. Hacienda y la Audiencia Nacional ya han iniciado las investigaciones y De la Guardia prometió una amplia colaboración.

Aun así, señaló que la cooperación se enmarcará en procesos judiciales. El matiz es importante. Panamá no intercambia información fiscal de forma masiva y automática, sino previo requerimiento de las autoridades españolas. Además, para que la petición de información sea efectiva, es preciso que exista un proceso judicial abierto. Todo ello, dificulta en la práctica el intercambio de información.

La embajadora aseguró que hace un año se reunió con el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y destacó que el convenio fiscal que ambos España y Panamá firmaron está funcionando. Este pacto tributario entró en vigor en 2011 y permitió que el país latinoamericano saliera de la lista española de paraísos fiscales. Ello facilitó la entrada de inversión española.

De la Guardia señaló que Panamá tiene en agenda realizar grandes obras públicas y destacó el interés de las constructoras españolas por invertir en el país. En ningún momento De la Guardia insinuó que el escándalo de los papeles de Panamá pueda afectar los intereses de las empresas españolas o dificultar su licitación. Además de Sacyr, FCC también tiene una presencia relevante en Panamá. Construyó la línea 1 del metro y hoy está trabajando en la línea 2.

Además, ha defendido que solo el 20% de las sociedades offshore que se han filtrado se crearon en Panamá, cuya imagen se ve deteriorada porque el bufete de abogados que ayudaba a crear estas empresas pantalla tiene su sede en el país latinoamericano. Rechazó que Panamá sea un paraíso fiscal y apuntó que ya se han prohibido prácticas sospechosas como permitir la emisión de acciones al portador.

Aun así, la Comisión Europea incluyó a Panamá en la lista de paraísos fiscales que publicó en julio y ocho Estados miembros incluyen al país latinoamericano en sus respectivas listas negras. La embajadora señaló que su país tiene tolerancia cero con la corrupción y señaló que el escándalo debe circunscribirse a la empresa afectada y no al conjunto del Estado panameño. Aun así, señaló que Panamá no se unirá al acuerdo internacional para intercambiar información fiscal que ya han rubricado más de 80 países