Adapta la imagen de las 84 sucursales en tres días

Bankinter integra las oficinas lusas de Barclays en 72 horas

Bankinter opera ya bajo su marca en las 84 oficinas que adquirió en Portugal al hacerse con el negocio luso de Barclays

Imagen externa de una de las oficinas de Barclays en Portugal.
Imagen externa de una de las oficinas de Barclays en Portugal.

En apenas 72 horas, Bankinter ha hecho efectiva, también en cuestión de marca, la asunción de la red minorista de Barclays en Portugal. Después de oficializar el viernes la adquisición de los negocios lusos de banca de particulares, banca privada y banca corporativa del banco británico, la entidad española culminó ayer el cambio de imagen externa de toda la red de oficinas sumada en su primera expansión internacional.

En concreto, entre la madrugada del viernes 1 de abril y la mañana de ayer lunes, Bankinter transformó la apariencia de las 84 oficinas que acaba de adquirir en Portugal –26 de las cuáles fueron modificadas el primer día– así como la de la sede de su flamante negocio luso, el Palacio de Sotto Mayor, en Lisboa.

La operación ha requerido la actuación de 255 operarios que han trabajado desde las ocho de la mañana a la medianoche durante tres días para instalar 1.642 metros de rótulos con los que las oficinas portuguesas de Bankinter lucen ya con la misma estética que las españolas.

El Palacio de Sotto Mayor, en Lisboa, sede del negocio de Bankinter en Portugal. ampliar foto
El Palacio de Sotto Mayor, en Lisboa, sede del negocio de Bankinter en Portugal.

Este rebranding, como se conoce el proceso de adaptación de la imagen corporativa, ha incluido también los antiguos cajeros automáticos de Barclays así como a buena parte del mobiliario, material decorativo y de escritorio de las oficinas, si bien desde Bankinter avanzan que la transformación total en el interior de las oficinas llevará algo más de tiempo.

En paralelo, Bankinter adaptó el sábado la aplicación de banca móvil y la web para su uso por parte de los clientes portugueses y ultima el lanzamiento de productos propios en la nueva red de oficinas lusas.

La adquisición del negocio del banco británico en Portugal fue anunciada en septiembre de 2015, aunque se cerró oficialmente el pasado viernes, bajo un precio de 86 millones de euros.

Con esta compra, Bankinter asume el control de una cartera de crédito de 4.473 millones de euros, depósitos por valor de 2.530 millones de euros y con activos fuera del balance que ascienden a 2.507 millones de euros.

Además, hereda un equipo de 930 empleados y cerca de 173.000 clientes, de los cuales 19.400 son empresas, de acuerdo con las cifras facilitadas por la propia entidad.

Tanto el presidente de la entidad, Pedro Guerrero, como la consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa han subrayado la importancia de esta expansión internacional y han avanzado que la decisión abre la veda a nuevas compras corporativas.