La Comunidad Valenciana, Baleares y Castilla La Mancha se suman a UNEF

Las autonomías piden más plazo para el registro del autoconsumo

Piden una ampliación hasta el 11 de octubre

UNEF pidió hasta fin de año

Un técnico instala placas solares en el tejado de una vivienda.
Un técnico instala placas solares en el tejado de una vivienda. Reuters

La Comunidad Valenciana remitió el pasado 29 de marzo una carta al Ministerio de Industria emplazándole a ampliar el plazo para el registro de las instalaciones de autoconsumo, lo que supondrá su legalización de acuerdo con la polémica regulación aprobada en octubre del año pasado por el Gobierno. Y es que, a falta de una semana para que expire dicho plazo (el 11 de abril), apenas se han inscrito 21 instalaciones, sobre algo más de 200 que están contabilizadas.

 Pero la valenciana no es la única comunidad que se ha sumado a la petición que realizó el mes pasado la asociación fotovoltaica UNEF. También lo han hecho Baleares y Castilla La Mancha y se espera que lo hagan otras muchas en los próximos días.

Según la carta remitida por la directora general de Industria y Energía del gobierno valenciano, Julia Company, esta ha recibido “por distintas vías y sujetos (consumidores, empresas instaladoras y asociaciones empresariales relacionadas con el sector) la necesidad de ampliar de forma prudencial y realista este plazo, no solo porque algunas de las exigencias técnicas establecidas en el real decreto [el que regula el autoconsumo eléctrico] suponen importantes modificaciones en las instalaciones existentes (en particular, en lo que afecta a los nuevos equipos de medidas que ahora se prescriben”.

Y es que, según añade la misiva, estas “implican en no pocas ocasiones la realización de obra civil, “que, en el caso de los consumidores residenciales, el coste de estas obras “dificultan su materialización”.

En línea con los argumentos que UNEF trasladó también al Ministerio de Industria, también las distribuidoras están provocando una demora en los registros, al “dilatar sus respuestas a las solicitudes que se han presentado, ante las dudas que ellas mismas se han planteado en la aplicación de esta novedosa regulación”. En este sentido, el Gobierno valenciano, pide que se “armonicen los esquemas de medida que cada distribuidora, a través de sus normas particulares, exigen a los consumidores, con notables diferencias entre ellas”. Esto supone “una discriminación negativa injustificada en función de la zona de distribución en que se encuentre el cliente”. La incertidumbre que se ha generado y la dificultades para el registro, se traduce en que de las 21 instalaciones registradas, solo dos corresponden a la Comunidad valenciana, señala la carta.

Por todo ello, solicita que se amplíe el plazo en seis meses, hasta el 11 de octubre (UNEF pidió hasta el 31 de diciembre). Asimismo, también se exige que se regule un único esquema de conexión a la red eléctrica, “que no venga determinado por cada por las normas particulares de cada compañía”. Esta regulación debería aprobarse con la suficiente antelación a la finalización del nuevo plazo que se reclame.

La directora de Industria y Energía valenciana pide la creación de un grupo de trabajo en el que formen parte las comunidades autónomas, “para armonizar los criterios” sobre el autoconsumo en todo el territorio nacional. Y, a ser posible, que el grupo de trabajo se mantenga para otras cuestiones que afecten al sector energético.

Aunque la mayoría de las comunidades autónomas y la propia UNEF se han mostrado en contra del real decreto sobre autoconsumo (de hecho, esta asociación va a promover una iniciativa legislativa popular sobre esta cuestión), todos ellos han decidido respetar la norma aprobada, por lo que han pedido una ampliación de los plazos.

El ministerio que dirige en funciones José Manuel Soria no ha respondido aún a esta petición, que también ha tramitado la Plataforma para un Nuevo Modelo Energético.