“Cumpliremos”, el refrán que nunca se cumple

  • En la imagen, una moneda de euro de España.
    1En la imagen, una moneda de euro de España.
  • Cristobal Montoro
    2Montoro tranquiliza 

    8 de mayo de 2014. En la rueda de prensa posterior a la reunión de la Comisión Nacional de la Administración Local, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, aseguró que el compromiso del Gobierno era cumplir con los objetivos marcados en el programa de estabilidad presupuestaria. Así, se mostró convencido de que España habría logrado en 2015 un déficit del 4,2%, "un objetivo que nos conviene como país", dijo. El 31 de marzo de 2016, sin embargo, trascendió el dato real: España incumplió el objetivo de déficit público en 10.600 millones en 2015 (5,2%). Ahora Montoro responsabiliza de ello al desvío registrado por las comunidades autónomas.

  • Mariano Rajoy
    3Rajoy promete más 

    3 de junio de 2014. Pese a las dificultades para cuadrar las cuentas públicas en 2013, año en el que el déficit cerró en el 6,61% frente al 6,5% comprometido con Bruselas, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, avanzó en una jornada organizada por The Economist que España habría culminado el año 2014 con un desfase del 5,5%, tres décimas por debajo de lo fijado en la senda de consolidación fiscal. “Mi Ejecutivo se ha fijado como objetivo ir un poco más allá de nuestros compromisos y finalizar el ejercicio de 2014 con una cifra de déficit del 5,5% frente al 5,8% previsto anteriormente”, aseguró. Finalmente, el ejercicio de 2014 terminó con un déficit del 5,78% sobre el PIB.

  • Luis María Linde
    4Linde avisa 

    17 de junio de 2014. En su comparecencia en el Congreso de los Diputados para explicar el informe 2013 del Banco de España, el gobernador de la entidad supervisora, Luis María Linde, destacó que el esfuerzo de consolidación pendiente en aquel entonces era "muy significativo", con una reducción del déficit hasta 2017 de 5,5 puntos de PIB, unos 55.000 millones de euros. Por ello, ante la aprobación inminente de la reforma fiscal, pidió "aumentar el peso de la imposición indirecta".

  • reforma fiscal
    5Las dudas de Funcas 

    2 de julio de 2014. Los dieciocho servicios de estudios que componen el panel de Funcas pusieron en tela de juicio el cumplimiento del déficit para 2015. Preveían que el déficit se reduciría al 5,7% en 2014, dos décimas menos del nivel que habían pactado el Gobierno y Bruselas (5,5%), y que tan solo bajaría al 4,8% en 2015, seis décimas menos de lo estimado en la senda fiscal. Funcas achacó esta desviación a la entrada en vigor de la reforma fiscal y la merma de los ingresos debido a las rebajas de impuestos, especialmente las ligadas al IRPF, el tributo que más recaudación genera.

  • comisión europea
    6Discrepancias con la Comisión Europea 

    28 de noviembre de 2014. La Comisión Europea puso en duda que el proyecto de presupuestos para 2015 permitiera cumplir el objetivo de déficit público pactado (4,2%). Bruselas calculó que los números rojos de España se desviarán al alza casi medio punto como consecuencia de una previsión de crecimiento del 1,7% frente al 2% que había utilizado el Gobierno para calcular sus ingresos. Sin embargo, el ministro de Economía, Luis de Guindos, restó importancia a las discrepancias entre Madrid y Bruselas y se mostró convencido de que los presupuestos se podían mantener prácticamente intactos, incluida la rebaja de impuestos ya prevista.

  • Soraya Saez de Santamaría
    7Un objetivo demasiado exigente 

    27 de marzo de 2015. El conjunto de la Administración Pública cerró el año 2014 con un déficit público del 5,72% [esta cifra se corrigió más tarde y es del 5,78%] frente al objetivo que se autoimpuso el Ministerio de Hacienda del 5,5%. Así lo comunicó la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y el ministro Cristóbal Montoro. Supuso un desvío de unos 2.000 millones de euros. Sin embargo, el Gobierno recordó que el límite impuesto por Bruselas era del 5,8% y fue el Ejecutivo el que optó por fijar un objetivo más exigente. Sáenz de Santamaría señaló que el desvío registrado se explicaba por las devoluciones del céntimo sanitario, un tributo que el Tribunal de Justicia de la UE había declarado ilegal en febrero de 2014.

  • Luis de Guindos
    8El Gobierno no convence a Bruselas 

    6 de octubre de 2015. Ante las dudas de Bruselas sobre los presupuestos para 2016, el ministro de Economía, Luis de Guindos, defendió que España cumpliría con el objetivo de reducción del déficit público del 4,2% para 2015 y que convergería hacia el 2,8% comprometido con la UE para 2016. La Comisión Europea, sin embargo, una semana después emitió un dictamen en el que alertaba del riesgo de incumplimiento de los objetivos de déficit tanto en 2015 como en 2016. Bruselas exigía medidas adicionales, pero se resignaba a que se aplazaran sine díe, tras la presión de Berlín a favor de Madrid.

  • Mariano Rajoy
    9Rajoy contesta tajante 

    13 de octubre de 2015. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, respondió de forma tajante al vaticinio de la Comisión Europea de que España no va a cumplir los objetivos de déficit: “No estoy de acuerdo. España no va a incumplir el déficit”, garantizó. Rajoy defendió las previsiones de su Gobierno después de que la Comisión Europea instara a España a tomar medidas para ejecutar su presupuesto de 2015 a rajatabla y a modificar “cuanto antes” el previsto para 2016 al tratarse de unas cuentas que considera “optimistas” y que cree que encaminan al país a incumplir sus objetivos de reducción del déficit. El jefe del Ejecutivo español subrayó que desde que él estuviera al frente del Gobierno quien se había equivocado en alguna ocasión había sido la Comisión Europea. “Probablemente estaban pensando en otras épocas en que nos desviábamos hasta tres puntos”, señaló en referencia al déficit del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

  • Jordi Sevilla
    10El PSOE pide un reajuste 

    13 de octubre de 2015. El coordinador del programa económico del PSOE para las próximas elecciones generales, Jordi Sevilla, defendió que el próximo Gobierno deberá pedir a la Comisión Europea un “reajuste” de los objetivos de déficit, planteando “un conjunto de reformas, no de recortes”, para poder cumplir, dado el “recorte” de 10.000 millones de euros que, subrayó, estima el Ejecutivo comunitario para las cuentas aprobadas por el PP para 2016. Además subrayó que "hay muchísima gente tan seria, como la Comisión Europea o el Banco de España, que está diciendo que sería un milagro que se cumpliera el 4,2%" fijado para 2015. En aquel entonces, Sevilla vaticinó que el déficit de 2015 cerraría en torno al 4,5 o el 4,8%. Finalmente, fue del 5,2%.

  • Luis de Guindos
    11Siempre y cuando no gobierne el PSOE 

    14 de octubre de 2015. “España va a cumplir su objetivo de déficit este año. No tengo la más mínima duda de que cumpliremos con el objetivo de déficit. Nuestra credibilidad está en que somos la economía de la Eurozona que más crece entre las grandes por dos factores: la competitividad y la recuperación del crédito”, destacó el ministro de Economía, Luis de Guindos, cuando faltaban poco más de dos meses a las elecciones generales, en una sesión de control en el Congreso de los diputados. Eso sí, si se hubiese asentado la posibilidad de que el PSOE hubiera llegado al Gobierno, indicó Guindos, esas expectativas se hubieran modificado "inmediatamente” porque se hubiera perdido la credibilidad de la que el país gozaba. El déficit acababa de entrar en campaña electoral.

  • Eurostat
    12Inversiones imprevistas 

    21 de octubre de 2015. Eurostat exigió que el Gobierno imputara al ejercicio de 2015 una décima del déficit público de 2013. Así, las posibilidades de cumplir el objetivo de déficit, que ya eran escasas, se redujeron todavía más. El Ministerio de Hacienda informó de que había tenido recientemente conocimiento de unas inversiones en carreteras y centros penitenciarios ejecutadas en el pasado por la Generalitat de Cataluña a través de contratos de colaboración público-privada. Ese desembolso se imputó en el año 2013, que era el último pendiente de cierre definitivo. El Gobierno informó a las autoridades europeas de esta circunstancia, pero Eurostat exigió que el déficit aflorado se contabilizara en el año 2015. La misma situación se produjo con 200 millones de euros de inversión del Ayuntamiento de Zaragoza en el tranvía de la ciudad.