La tasa de ahorro se eleva al 14,8% y se disparan las ventas minoristas

Las familias consumen más pero no se olvidan del ahorro

Las familias consumen más pero no se olvidan del ahorro

La incertidumbre política que vive España lleva a los analistas a interpretar cualquier dato económico en esa clave, para dictaminar si la situación empieza o no a lastrar la actividad.

Algunas cifras macroeconómicas conocidos hoy apuntan a que, de momento, ese lastre aún no se estaría manifestando de forma preocupante. Si bien esos mismos datos indican que el poso de la crisis sigue permanente en los hogares, que mantienen el consumo –en términos récord incluso– pero siguen aumentando levemente la parte de su renta que destinan al ahorro.

Así lo reflejan las cuentas financieras de los hogares y las instituciones sin ánimo de lucro del último trimestre de 2015, hechas hoy públicas por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Según estas, las familias contaban con una renta disponible bruta de 184.402 millones de euros a finales del pasado año, un 3,1% más que en el mismo periodo del año anterior.

De toda esta renta, los hogares destinaron al consumo 156.815 millones, un 2,5% más que a finales de 2014. Si bien el incremento de renta bruta antes citado, les permitió que el crecimiento de la parte destinada al ahorro fuera aún mayor. En concreto, las familias ahorraron los 27.332 millones restantes de su renta en el último trimestre, lo que representó un aumento interanual de lo destinado al ahorro del 5,7%.

Esto llevó la tasa de ahorro de los hogares hasta el 14,8% de la renta de la que disponen, tres décimas más que el año anterior. Si bien la tasa móvil de ahorro, que mide la media de todo el ejercicio 2015, reflejó una leve caída de dos décimas hasta el 9,4% de su renta disponible, que creció según esta medición móvil, un 2,3%. Mientras que el consumo final, aumentó un 2,5% a lo largo de todo el año anterior.

La tasa de ahorro de los últimos años tuvo su pico máximo en uno de los dos peores años de la crisis, 2009, cuando escaló al 17,1% de la renta de las familias. Y, ahora, lleva tres años, desde 2012, creciendo ininterrumpidamente.

En general, y en particular en el último trimestre de 2015, el incremento de la renta disponible de los hogares llegó de la mano de un crecimiento del 4,3% en la remuneración percibida por los asalariados, producto de la recuperación del empleo, y del 2,8% en el excedente de explotación bruto y la renta mixta bruta. Sin embargo, el saldo neto de las rentas de la propiedad percibidas por las familias, fruto de intereses, dividendos etc., se redujeron un 8,6%, respecto al cuarto trimestre de 2014.

Índice general del comercio minorista

Buen fin de rebajas

Todos estos datos muestran como los hogares no han cesado su consumo, al tiempo que han podido mantener al alza ligeramente su ahorro. Pero hoy se han conocido, además, nuevos datos que muestran un nuevo impulso de la actividad económica de las familias en el arranque del año. Se trata de la cifra de las ventas de comercio minorista, que se dispararon un fuerte 7,4% en febrero respecto al mismo mes del año anterior, el mayor repunte interanual de la serie histórica, que parte del año 2000.

Esto refleja, un buen final del grueso de la campaña de rebajas de invierno. Si bien, los datos corregidos de variaciones estacionales muestran un avance de este indicador más moderado, del 3,9%, superior, en cualquier caso a los febreros anteriores.

Las ventas de los productos alimenticios subieron un 5,4% interanual en febrero, mientras aumentaron más las de los no alimenticios, que avanzaron un 8,6%. Entre estos últimos, el mayor incremento de la facturación lo experimentaron las ventas de equipos del hogar, que crecieron un 8,6%, seguido de otros bienes (6%).

Igualmente, todo tipo de establecimientos vieron mejorar sus ventas en febrero. Así, según los datos corregidos, las grandes superficies incrementaron su facturación un 3,9% en el segundo mes del año respecto al mismo mes de 2015; las grandes cadenas vendieron un 4,9% más; las empresas unilocalizadas, un 2,6% más; y las pequeñas cadenas, un 1,3%.

Sin embargo, la Confederación Española del Comercio (CEC) puso ayer en duda este aumento de ventas del sector en febrero. De hecho, anunció públicamente que pedirá una explicación formal al INE, para que dé cuentas a los comerciantes sobre estas cifras que, según dicen, no se corresponden con sus datos, al considerarlas demasiado optimistas. “Las cifras no nos encajan, es imposible que haya habido ese aumento”, señalaban ayer a Efe fuentes de la CEC, que añadieron que van a pedir al INE que explique si han modificado los criterios usados hasta ahora para el muestreo.

Fuentes del sector insistieron en que febrero no hay ido bien y que esperaban o bien haber mantenido las ventas o, como mucho, un repunte del 2 %.