Diez errores comunes que cometen los autónomos

No tener presencia en Internet, evitar la formación y trabajar sin horarios pueden ser algunas de las asignaturas a mejorar por parte de estos profesionales

Diez errores comunes que cometen los autónomos

La vida del autónomo poco tiene que ver con la del trabajador asalariado. Durante el desempeño de esta actividad por cuenta propia debe tomar decisiones de gran importancia que pueden implicar un cambio drástico en su rutina diaria. En este artículo te detallamos los diez errores más comunes que cometen los autónomos, según la gestoría y asesoría online Ayuda-T Pymes.

1. No saber decir que no: a un trabajador por cuenta propia le resulta muy complicado negarle algo a un cliente. Con el ‘no’ se consigue un mayor poder de negociación, libertad y capacidad para escoger trabajos. Hay un punto medio entre ser un profesional inaccesible que se niega a todo y otro que acepta cualquier trabajo que le llega.

2. Pensar que lo puedes hacer todo solo: resulta casi imposible asumir todas las tareas que exige un negocio. En muchas ocasiones, lo que se consigue con esto es perder tiempo en acciones poco productivas que te impedirán crecer. No dudes en delegar ciertos asuntos, como puede ser el tema de impuestos.

3. Depender de un cliente: ¿Qué ocurriría si pierdes al único cliente que tienes? Hay que buscar distintas vías de ingreso.

4. Intentar ser el más barato: cuando se empieza en un negocio hay un cierto interés en ser más baratos que los demás para captar su atención. Deberías analizar los precios de la competencia y conocer sus costes para fijar los tuyos.

5. No formarte: todo el tiempo te dedicas a trabajar y te olvidas por completo de renovarte. Hay sectores que evolucionan a gran velocidad debido a las nuevas tecnologías. Algunas herramientas que puedas implantar te permitirán ser más eficiente en tus actividades.

6. No planificar el día a día: perderás mucho tiempo en tareas inútiles si no te organizas bien. Te venderá bien contar con un calendario.

7. No cuidar a los clientes: mantén el contacto con los antiguos clientes, enviándoles correos o llamándoles para mostrar interés. Son pequeños detalles que se tienen en cuenta.

8. No tener horarios: intenta ponerte unos horarios y establecer jornadas de descanso.

9. No buscar colaboraciones: puede que en alguna ocasión recibas incluso encargos de alguna empresa de la competencia si cuentan con un exceso de tareas. En ocasiones resulta muy positivo colaborar con los demás.

10. No contar con presencia online: todas las empresas necesitan estar en Internet con un buen posicionamiento.

Normas