La venta de O2 y la salida a Bolsa de Telxius, entre sus primeras tareas

Pallete proyecta una transición tranquila en el relevo en Telefónica

Pallete presidirá la junta de accionistas por primera vez, en el mes de mayo

José María Álvarez-Pallete, nuevo presidente ejecutivo de Telefónica.
José María Álvarez-Pallete, nuevo presidente ejecutivo de Telefónica.

La maquinaria para la llegada de José María Álvarez-Pallete a la presidencia ejecutiva de Telefónica en sustitución de César Alierta ya está en marcha. El consejo de administración, en su reunión del 8 de abril, aprobará el nombramiento, con el respaldo de los principales accionistas, BBVA y La Caixa. A partir de ahí, empezará a tomar decisiones en su nuevo cargo de presidente de la operadora.

En principio, la intención de Pallete es llevar a cabo una transición tranquila y dar continuidad a los proyectos establecidos en el plan estratégico presentado a final de 2015, según explican fuentes del sector. Su primer examen será la presentación de las cuentas del primer trimestre, que tendrá lugar el 29 de abril. Si decide acudir, podría ser su primer acto con inversores y analistas como presidente.

Posteriormente, en mayo afrontará su primer gran evento, cuando presida, por primera vez, la junta general de accionistas de la operadora. La junta deberá aprobar el dividendo para este año de 0,75 euros por acción. Un factor clave por el compromiso reiterado de la compañía en la retribución a los inversores durante la era Alierta. Si se vende la filial británica O2 a Hutchison, será todo en efectivo, aunque si hubiera algún retraso, la teleco recurriría al scrip dividend. La junta, de igual forma, deberá afrontar las posibles renovaciones en el consejo de administración dado que algunos consejeros concluyen mandato.

Posteriormente, según estas fuentes, podrían venir los primeros nombramientos de directivos de la era Pallete. La intención del nuevo presidente es que los distintos equipos queden conformados durante el verano ante el comienzo del nuevo curso en el mes de septiembre. En principio, en esta nueva etapa podrían ganar peso en la compañía distintos ejecutivos que han acompañado a Pallete desde su época en Telefónica Internacional. La operadora, igualmente, descarta que se vaya a nombrar un consejero delegado nuevo, que ocupe el puesto que Pallete tenía hasta ahora.

Otras fuentes del sector indican que podría haber algún cambio con anterioridad, aunque de menor rango, en función del Plan de Suspensión Individual de contratos, abierto en este momento en España.

Encima de la mesa, Pallete tiene dos operaciones corporativas de calibre que Telefónica tiene en marcha. Una de ellas, que no depende del directivo, es la venta de la citada O2, transacción que está analizando en profundidad la Comisión Europea. Bruselas tiene hasta el 19 de mayo para tomar su decisión.

La otra gran operación es la posible salida a Bolsa de Telxius, la nueva filial de infraestructuras de Telefónica, que agrupa activos como las torres de telefonía móvil y los cables submarinos de fibra óptica. La intención de la teleco pasa por enviar el folleto de la operación a la CNMV durante el mes de abril. Telefónica nombró recientemente a Alberto Horcajo como consejero delegado de esta filial, que podría alcanzar una valoración superior a 5.000 millones de euros. La teleco ha empezado ya a segregar activos en países como España, Chile y Perú para transferirlos a Telxius.

Según fuentes del sector, a Pallete le gustaría que estas cuestiones, o al menos una de ellas, estuviesen resueltas antes del 29 de abril, fecha de la presentación de los resultados del primer trimestre, por su relevancia para la deuda del grupo, especialmente la salida de O2.

Los analistas esperan continuidad en la teleco

Distintas casas de Bolsa se pronunciaron ayer sobre el nombramiento de José María Álvarez-Pallete como presidente de Telefónica. N+1 indicó que era el candidato natural para suceder a César Alierta, aunque el relevo ha llegado quizá antes de lo esperado. Estos analistas creen que no habrá grandes cambios, y recuerdan que Pallete ha sido responsable de la definición e implementación de la estrategia de Telefónica.

Para Morgan Stanley, la noticia ha sido una sorpresa puesto que Alierta había renovado su cargo el año pasado por tres años más, si bien el relevo es un movimiento natural. La firma cree que no habrá grandes cambios en la estrategia, objetivos o retorno al accionista. A su vez, Ahorro Corporación cree que el relevo es un movimiento natural, de transición y que debería ser bien interpretado por el mercado. En opinión de estos analistas, no genera incertidumbre, el perfil del sustituto está probado, y las líneas básicas de la compañía asentadas.

Moody’s prevé una mejora de las operaciones

Moody’s avaló el nombramiento de José María Álvarez-Pallete como presidente de Telefónica, destacando que el rating de la operadora se mantiene en Baa2 con perspectiva estable. La agencia destacó la mejora sostenible de las operaciones y el programa de reducción de endeudamiento, para situar el ratio de deuda neta frente a ebitda en 2,35 veces a final de 2016.

En un informe, Moody’s señaló que la mejora del negocio en España respalda esta mejora de las operaciones, señalando que el crecimiento del PIB gracias al avance del consumo privado beneficiará la posición de Telefónica, junto con sus ofertas de quad-play. La firma destacó el incremento de las conexiones de fibra, el crecimiento del negocio de datos con la mayor penetración de los smartphones (suponen el 50% del total de los clientes de la teleco), el fortalecimiento en la televisión de pago y la comercialización de nuevos servicios de banda ancha.

Moody’s también destacó la evolución en Alemania y Brasil, gracias a las adquisiciones de E-Plus y GVT, respectivamente. En el caso de Brasil, la agencia indicó que Telefónica está creciendo pese a la debilidad de la economía.

La firma prevé una mejora de los márgenes de ebitda del grupo en 2016 y 2017, tras sus mínimos en 2014 por el impacto de la depreciación del bolívar venezolano. Entre otros aspectos, estos expertos recuerdan que Telefónica logrará unos ahorros anuales de 370 millones de euros con el plan de reestructuración de plantilla en España.