Gestifonsa pagará 50.000 euros por infracción grave

La CNMV multa a la gestora de Banco Caminos

Oficina de Banco Caminos.
Oficina de Banco Caminos.

La batalla de la CNMV por lograr la mejor praxis en la gestión de fondos tiene un nuevo damnificado. Gestifonsa, de Banco Caminos, ha sido multada con 50.000 euros por una infracción grave. La gestora asegura que ha devuelto el dinero y que ningún partícipe ha sido perjudicado.

El conflicto sobre las mejores praxis en la gestión de los fondos data de febrero de 2006, cuando la CNMV publicó una nota en la que lanzaba un aviso a navegantes. En concreto, advertía a las gestoras de fondos de inversión españolas sobre qué comisiones podían quedarse y cuáles no. El supervisor, por aquel entonces presidido por Manuel Conthe, dejó por escrito que la rebaja de las comisiones de gestión cuando un fondo invierte en otro debía beneficiar a los clientes.

Así, si la comisión de gestión de un fondo es del 0,7% habitualmente, pero debido al volumen de inversión se rebaja el porcentaje al 0,6%, esta bajada debe beneficiar a los partícipes y no a la gestora.

La práctica habitual, hasta que la CNMV tomó cartas en el asunto, era que ese dinero se lo apuntara la gestora, en lugar del fondo que invertía en ese otro fondo que había recortado los gastos por su elevado volumen de inversión.

La CNMV, hoy presidida por Elvira Rodríguez, también explicitó que los fondos deberían invertir en las clases más baratas siempre que fuera posible: “La adquisición por un fondo de inversión de clases o series de acciones o participaciones en fondos extranjeros con comisiones más altas (esto es, series caras), cuando por el volumen invertido hubiera podido invertir en otras clases con menores comisiones es contrario al interés del fondo y al de sus partícipes”.

Ayer, el Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó una resolución del supervisor de los mercados del pasado 8 de marzo mediante la que impuso una multa de 50.000 euros por una infracción grave a la gestora de fondos de inversión Gestifonsa, de Banco Caminos. ¿Los motivos? “Por no actuar en beneficio de los fondos gestionados, al invertir el patrimonio de los mismos en clases minoristas en vez de institucionales de instituciones de inversión colectiva [fondos] con mayor coste, así como por no abonar [a los fondos] retrocesiones de comisiones originadas con la inversión del fondo”. Es decir, la gestora, y no los inversores, se beneficiaban de ese ahorro en las comisiones.

Fernando García de la Serrana, director general de Gestifonsa, explica a CincoDías que el conflicto, que ha resultado en esta reciente sanción por parte de la CNMV, data de hace años y que todas las cantidades fueron devueltas íntegramente: “Ningún partícipe, ni los que estaban en el fondo ni los que habían salido, resultados perjudicados en absoluto”, señala. Es cierto que la CNMV, en caso de que la gestora reembolsara el dinero, no ha impuesto sanciones por regla general a las gestoras, según fuentes financieras.

Gestifonsa, que pertenece a Banco Caminos, cuenta con 10 fondos de inversión, que suman un patrimonio conjunto de 266.377 millones de euros a cierre de febrero, según los datos de Inverco, la asociación del sector.

La firma gestiona además 11 sociedades de inversión de capital variable (sicav) con un total de 59.000 millones de euros a cierre del mes pasado. Gestifonsa se anotó un beneficio de 333.000 euros en el primer semestre de 2015, los últimos resultados comunicados a la CNMV, frente a los 202.000 euros del mismo periodo de 2014.

Banco Caminos, antigua cooperativa de crédito, se transformó en banco en el verano de 2007. A cierre del pasado mes de noviembre, la entidad contaba con un pasivo de 2.147 millones de euros, según los balances recopilados por la Asociación Española de Banca (AEB).

Un conflicto que colea desde hace 10 años

El tema de las mejores praxis en la gestion de fondos de inversión en España trae cola desde hace 10 años. Hubo varias decenas de gestoras que se vieron obligadas a devolver esas comisiones ilícitas, según la CNMV, a los inversores de los fondos. La primera en reembolsar el dinero fue la gestora de Bankinter, que reintegró a sus clientes 2,11 millones de euros en marzo de 2006. Previamente, la CNMV ya había amonestado a Allianz por haberse quedado con 110.000 euros. Unas semanas después de Bankinter, UBS Gestión también resarció con 3,26 millones de euros a sus clientes, y le siguieron Morgan Stanley Gestión (347.012 euros), Inversafei (2,9 millones), Interdin Gestión (329.258 euros) y BNP Paribas Asset Management (821.000 euros). Ahorro Corporación Gestión, por su parte, devolvió 746.619 euros a los partícipes de cinco de sus fondos. La mayoría de las gestoras de fondos de inversión acató la decisión de la CNMV y dejó de contabilizar las retrocesiones como dinero propio en beneficio de los partícipes, si bien varias criticaron su carácter retroactivo, puesto que hasta comienzos de 2006 no había habido ningún problema con esta operativa.
Una de las multas más elevadas por esta cuestión fue impuesta a Santander AM en mayo de 2012.
La CNMV acusó a la gestora de “vulnerar el régimen de ingresos, comisiones y gastos imputables” a dos de los fondos garantizados comercializados hace años por el banco que preside Ana Botín: Santander Superselección 2 y Fondo Súper 100. Ninguno de los dos productos, que invertían en otros fondos de inversión, se vende ahora.

El supervisor multó a la gestora con 14 millones de euros, la tercera más alta impuesta por la CNMV. La gestora interpuso recurso frente a la multa en vía judicial, primero en la Audiencia Nacional y después ante el Supremo.