Mensajes de apoyo y solidaridad a Bélgica

La matanza aviva la idea de una defensa única

La matanza aviva la idea de una defensa única

Una de las ideas que ha empezado a cobrar protagonismo en los últimos tiempos en respuesta a los atentados yihadistas más recientes es la creación de una estructura unitaria de seguridad y defensa contra el terrorismo internacional. Precisamente, uno de los defensores de este planteamiento ayer fue el primer ministro italiano, Matteo Renzi. “Para vencer el terrorismo la UE debe ir hasta el final porque hace falta una estructura unitaria de seguridad y de defensa. Se discute sobre el tema de la seguridad común desde el año 1954. Europa debe hacer más en el plano interno”, afirmó.

El presidente italiano presidió ayer una sesión del Comité de Orden y Seguridad Nacional. Una vez concluida la cita, compareció ante la prensa asegurando que “ha llegado el momento de decir con claridad que la amenaza es global pero los asesinos son locales”. Ante esta situación, una de las soluciones más inmediatas que deberían adoptar los estados miembros pasa por “un proyecto de seguridad, que no dé tregua, que defienda la vida de los conciudadanos europeos” mediante una “estrategia lúcida y racional”. En un primer paso hacia este proceso, el dirigente italiano puso a disposición de las autoridades comunitarias la experiencia de sus servicios secretos.

Renzi recomendó no dejarse llevar por la rabia en estos momentos. “No es el momento de las reacciones impulsivas, hace falta calma, pero la rabia también es necesaria, sobre todo para una reacción que se transforme en un proyecto que afronte y destruya el extremismo islámico y su estela de muerte”, valoró.

Este martes el ministro del Interior, Angelino Alfano, convocó un Comité de Orden y Seguridad Nacional para evaluar las medidas de prevención ante la amenaza terrorista que se cierne sobre Europa tras los atentados de Bruselas. En la reunión participó el jefe de Gobierno italiano. En un comunicado Alfano aseguró que mantenía “un estrecho y constante contacto con las Fuerzas de Policía y los Servicios de Inteligencia”.

Reacciones

Obama: El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, urgió ayer a la comunidad internacional a permanecer “unida” ante el terrorismo. 

El mandatario estadounidense, que prosiguió ayer su histórica visita oficial en Cuba, condenó con firmeza los atentados de Bélgica y prometió que su país hará “lo necesario” para llevar ante la justicia a los responsables de la matanza

Obama inició así su discurso al pueblo cubano en el Gran Teatro Alicia Alonso de La Habana.

Funcionarios de Estados Unidos han sido y continuarán siendo en estrecho contacto con sus homólogos belgas, dijo una fuente de la Casa Blanca.

Tras ser informado de la masacre, Obama ofreció a Bélgica apoyo en la investigación.

Putin: El presidente de Rusia, Vladimir Putin, calificó de “salvajes” los atentados en Bruselas y apeló a la colaboración internacional. “La lucha contra este mal exige la más estrecha cooperación internacional”, subrayó.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, dijo que “el presidente condenó estos crímenes, expresó sus condolencias al pueblo belga, al rey de Bélgica, Felipe, y mostró su más absoluta solidaridad” con el corazón de Europa.

Putin insistió en que los ataques “no tienen ninguna justificación y demuestran que el terrorismo no conoce fronteras y amenaza a los pueblos de todo el mundo”. El dirigente ruso no duda de que los asesinos y sus cómplices serán castigados.

Hollande: El presidente de Francia, François Hollande, afirmó ayer que “toda Europa ha sido golpeada” tras la serie de ataques terroristas en Bruselas. “Debemos tomar conciencia de la amplitud y la gravedad de la amenaza. París se vio particularmente afectada el año pasado en enero y noviembre”, dijo en una comparecencia ante los medios posterior a la difusión del comunicado, donde apeló a actuar “con sangre fría, lucidez y determinación”.

Hollande hizo hincapié en la necesidad de “responder globalmente” a la amenaza, “con toda la vigilancia” y los medios necesarios, “principalmente en materia de información”. “No habrá ni desarrollo económico ni inversión durable sin seguridad”, recalcó.

Cameron: En una comparecencia en su residencia oficial del 10 de Downing Street, el primer ministro británico,David Cameron, expresó su solidaridad con las víctimas y recalcó que “hay que asegurar” que los terroristas “nunca ganen”. Cameron insistió en la necesidad de “permanecer unidos”. Previamente, el jefe del Gobierno británico había manifestado a través de Twitter su conmoción y preocupación.

El líder los conservadores aprovechó la ocasión para informar de que la amenaza terrorista contra Reino Unido se mantiene en “severo”, lo que equivale a una alta probabilidad de atentado. Asimismo, señaló que se ha reforzado la seguridad en puertos, aeropuertos, trenes y otros medios de transporte.

Mensajes de solidaridad inundan Europa

Los máximos representantes europeos reaccionaron ayer con horror y alarma a los feroces atentados que mancharon de sangre el corazón mismo de la política del continente. El primer ministro belga, Charles Michel, tildó de “momento negro” el que su país está viviendo
“Voy a pedir a todo el mundo que haga prueba de calma, pero también de solidaridad”, sostuvo, al tiempo que reconoció que se trata de “una prueba difícil” y que el pueblo belga debe “afrontarla unido”. El primer ministro explicó que se han tomado una serie de medidas de seguridad adicionales tras elevar al nivel máximo la alerta terrorista en todo el país, como el despliegue de efectivos militares, el refuerzo del control en las fronteras y restricciones para el transporte público.

El rey Felipe de Bélgica dijo, en un breve mensaje grabado dirigido a la nación y retransmitido por todas las cadenas de radio y televisión, que la respuesta a esta barbarie será “firme, calma y digna”. “Mantengamos la confianza en nosotros mismos, esta confianza es nuestra fuerza”, añadió.
Los presidentes del Consejo Europeo, Donald Tusk, y de la Eurocámara, Martin Schulz, también condenaron con firmeza la masacre, mientras el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, prefirió mantener un perfil más bajo.

“La Unión Europea muestra su solidaridad ahora y cumplirá su papel de ayudar a Bruselas, a Bélgica y a Europa en conjunto en contra de la amenaza terrorista que enfrentamos”, afirmó Tusk en un comunicado. El político polaco, que se mostró “horrorizado” por las explosiones, expresó también sus más sinceras condolencias a las familias de las víctimas. También señaló que las instituciones europeas están en Bruselas gracias al Gobierno belga y de los belgas, a quienes la UE “devuelve ahora su generosidad al ayudar a Bruselas, a Bélgica y a Europa para derrotar al terrorismo”.

Por su parte, el presidente del Parlamento Europeo, el socialista alemán Martin Schulz, dijo que sus pensamientos “están con Bruselas y con sus ciudadanos tras estos atentados atroces”. “Permanezcan en un lugar seguro y sigan las instrucciones de las autoridades”, instó a los ciudadanos pocas horas después de producirse la matanza.

“Estos eventos nos afectan, pero no nos dan miedo. Seguimos trabajando”, escribió en su cuenta de Twitter el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. En un primer momento, Juncker prefirió no hacer declaraciones a la espera de que se calmara la situación, pero señaló que estuvo en contacto con el primer ministro de Bélgica, así como con el ministro del Interior, Jan Jambon.

Juncker también estuvo en contacto con Schulz y con el primer ministro de Holanda, Mark Rutte, cuyo país ejerce este semestre la presidencia de turno de la Unión Europea, así como con la canciller de Alemania, Angela Merkel.

La dirigente germana ofreció su colaboración con Bélgica para encontrar y castigar a los autores de los atentados. “Vamos a trabajar en todos los sentidos con los servicios de seguridad belgas para encontrar, identificar y castigar a los autores de los crímenes”, aseguró Merkel en su comparecencia ante los medios de comunicación. La mandataria, como otros muchos responsables políticos, expresó su solidaridad ante unos atentados que “son ataques contra los valores que caracterizan a toda la Unión Europea” y ante los que se responderá “desde la unidad”. 

La fuerza de la Unión Europea es precisamente la “unidad”, señaló, y es la capacidad de dar una respuesta unitaria, “lo que nos hará más fuertes que el terrorismo”. Asimismo, aprovechó su declaración para garantizar el Gobierno belga que pueden contar con Alemania en las investigaciones para dar con la identidad de los autores del atentado que reivindicó el Estado Islámico.

Merkel señaló que los titulares de Interior y Transporte que conforman su Ejecutivo están llevando a cabo actuaciones coordinadas para reforzar los dispositivos de seguridad. La canciller garantizó un trabajo desde todos los estamentos para “hacer frente a la amenaza terrorista”. “Nuestro horror es tan grande como la determinación de imponernos al terrorismo”, afirmó. Con la frase “las sociedades libres serán más fuertes que el terrorismo”, concluyó su discurso.

La alta representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Federica Mogherini, dijo por su parte que es “un día muy triste para Europa” e instó a la unión de los dirigentes europeos y de Oriente Medio contra el terrorismo. Mogherini hizo estas declaraciones en una rueda de prensa en la capital de Jordania, Ammán, en la que no pudo contener las lágrimas tras conocer lo sucedido en Bruselas.

“Es un día muy triste para Europa al sufrir su capital el mismo dolor que esta región [por Oriente Medio] ha conocido y conoce cada día”, lamentó la jefa de la diplomacia europea. Por ello, hizo un llamamiento a los líderes de Europa y Oriente Medio a unirse contra los peligros que emanan de “la radicalización y la violencia”, ya que existen en todos los países. “Estar aquí en Ammán juntos es el mensaje más potente de fuerza y amistad entre nuestros pueblos que podemos enviar a aquellos que quieren dividirnos”, subrayó.

El primer ministro de Turquía, Ahmet Davutoglu, lamentó que no se extienda la reprobación contra los atentados de Bruselas también contra el grupo armado Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK). “Condenamos los ataques y ofrecemos nuestras condolencias al pueblo belga. Invito a que toda la humanidad reaccione unida ante todo tipo de terrorismo”, dijo Davutoglu durante una comparecencia en el Parlamento. Sin embargo, acto seguido afeó a “los académicos” de Turquía que “no hayan dicho ni una palabra crítica con el PKK”, en referencia a un manifiesto contra la guerra civil en el sureste, firmado por un millar de universitarios turcos.

El domingo, las autoridades turcas convocaron al embajador belga en Ankara para quejarse de que simpatizantes del PKK hubieran podido colocar una carpa informativa en Bruselas durante la pasada cumbre entre la Unión Europea y Turquía sobre refugiados, a la que asistió Davutoglu.
El último atentado suicida de Turquía, el sábado pasado en Estambul, se atribuye también al Estado Islámico, mientras que el anterior, que causó 37 muertos en Ankara el 13 de marzo, fue reivindicado por los Halcones de la Libertad de Kurdistán (TAK), un grupúsculo radical escindido del PKK.