Discurso en la clausura del 42 Congreso Confederal

Las diez ideas de Josep María Álvarez para revivir a UGT

Josep María Álvarez: "No hay ruptura, hay continuidad Atlas

En su primera intervención como nuevo secretario general de UGT en la clausura del 42 Congreso Confederal, Josep María Álvarez ha dado sus recetas para volver a situar al sindicato en la primera línea de acción. Estas son las claves.

Política: Ha abogado sin ningún tipo de matiz porque la mayoría de izquierdas del parlamento “se deje de tonterías y se ponga a trabajar”, empezando por derogar la reforma laboral. Esta derogación es necesaria, según Álvarez, para sentarse a negociar con la patronal una nueva normativa laboral dese el equilibrio.

Más participación. El nuevo líder considera que el sindicato deberá “analizar a fondo la participación de los afiliados en los Congresos, porque no es posible continuar así”. Por ello ha asegurado que el primer compromiso de la nueva Ejecutiva Confederal será “cambiar la manera de funcionar en la participación”.

Trabajarán sobre varias ideas como estudiar la implantación de primarias y ha anunciado que “cualquier acuerdo de carácter trascendente lo someterá al acuerdo de los delegados elegidos en nuestras listas”.

Atajar la corrupción y aumentar la transparencia. Aunque Álvarez ha empezado denunciando que UGT se ha sentido “matratada” , acto seguido ha admitido que el sindicato “no estaba preparado” para vivir los capítulos de supuestas irregularidades y corruptelas conocidos.

“Manifiesto un compromiso claro de que UGT va a ser una organización transparente, que dé a conocer qué hace porqué lo hace y dé explicaciones de en qué utiliza los recursos públicos. Con ello haremos que ni siquiera nadie pueda dudar de nuestra honestidad”, ha dicho.

Para ello, ha asegurado que a partir de ahora las organizaciones deberán saber para qué y quienes participan en cualquier convenio que se firme con una administración pública. Y ha añadido que solo se firmarán convenios que tengan que ver con la actividad sindical; y que los trabajadores que se contraten para ello “deberán ser conscientes de que cuando se acaba el convenio, termina su relación laboral con la UGT, que eso es una de las cuestiones que más disgustos ha dado en los últimos tiempos”.

Plan de viabilidad. “Tenemos que conseguir saber qué hace cada uno en el territorio; cuantos locales vamos a abrir; cuánto cuestan y quien los paga” ha explicado gráficamente Álvarez. Habrá, por tanto, un “plan de ahorro” para todas y cada una de las organizaciones territoriales, sectoriales y confederales. “Vamos a reducir la cabeza del sindicato para que los recursos lleguen donde tienen que llegar y que no es otro sitio que dar más y mejores servicios a los afiliados”.

Reorganización interna. Antes de finales de mayo, el sindicato convocará los congresos constituyentes de las tres grandes federaciones sectoriales –ahora hay seis-- que formarán la columna vertebral del sindicato. Estas serán una de industria y agricultura; otra de servicios públicos y otra de servicios privados.

El principal objetivo de esta reestructuración, que ha dicho es la mayor que se hace desde 1929 y servirá para los próximos 20 o 30 años—es aprovechar la fuerza que tiene el sindicato en las grandes empresas y que esto haga un “efecto paraguas” para crear una red de protección para los trabajadores de las pymes y empresas auxiliares que trabajan en la órbita de las grandes compañías.

Plan estratégico por la industria. Álvarez ha anunciado que tiene la intención de “autoconvocar” a todos los agentes implicados en la economía industrial (empresarios, sindicatos, centros de investigación, universidades y otros centros formativos) para diseñar una estrategia de política industrial. Este plan deberá anticipar, ha explicado, dónde se van a crear los nuevos puestos de trabajo. Y ha añadido que en este plan, la formación profesional, debe actuar como una herramienta que lo articule.

Empleo. La propuesta estrella en materia de empleo que promoverá el nuevo líder sindical será la recuperación y el fomento del contrato de relevo para mayores de 60 años que sean sustituidos por trabajadores jóvenes.

Pensiones. UGT promoverá ayudas para que 1,2 millones de parados de larga duración mayores de 55 años con largas carreras de cotización puedan jubilarse anticipadamente, sin perder hasta un 40% de su pensión como, según denunció, ocurre en la actualidad. En este punto.

Álvarez ha asegurado que este colectivo no será el único beneficiado por estas ayudas ya que los jóvenes que los sustituyan podrán contribuir a mejorar los ingresos de la Seguridad Social.

Políticas sociales. Propone un claro aumento de este tipo de asistencia y un aumento de las plantillas públicas que prestan estos servicios sociales, porque ahora “son ridículas”, ha dicho. En concreto, el líder ugetista considera que el sindicato deberá trabajar para que el Gobierno haga compatibles las diferentes ayudas que dan las distintas administraciones públicas. Y aseguró que en los próximos años será necesario crear ayudas para completar los salarios más bajos de “trabajadores que trabajan para ser pobres”.

Las plantillas son absolutamente insuficientes, las plantillas son ridículas. No sabemos las necesidades de la población. Queremos discutir políticas sociales que caigan en cascada. Hartos de que las administraciones se pasen la pelota. Queremos que las políticas sociales sean polivalentes, que las ayudas se puedan sumar, que sean polivalentes. Es más que vamos a trabajar para ser pobres y que vamos a tener que completar sus salarios con ayudas públicas porque si no llegarán a fin de mes.

UE y negociación colectiva: El sindicato quiere conseguir trasladar la negociación colectiva al seno de la Unión Europea, porque Álvarez considera que es “el gran instrumento para redistribuir la riqueza de lo que producimos”. Y, por otra parte, UGT trabajará para intentar impedir que el tratado de libre comercio entre la UE y Estados Unidos no se implante en Europa porque es “absolutamente infumable e inaceptable”.