¿Pueden sostener el mercado alcista los bancos centrales?