Breakingviews

El realismo mágico de Inditex

El crecimiento de las ventas comparables de Inditex del 8,5% en 2015 supone su mejor momento en una década. No está mal para un minorista del sector de la moda que evita los anuncios, confiando en su lugar en los escaparates de las zonas comerciales de primera categoría. La fórmula mágica del dueño de Zara funciona, pero puede haber traído un toque de falta de realismo al precio de su acción.

Se ha convertido en un lugar común decir que la ventaja de Inditex es su ágil modelo de distribución, que le permite cambiar los diseños más rápido y evitar las rebajas. También puede ser que las ventas online, que no se presentan de forma individual, estén creciendo más rápido de lo esperado. Inditex sostiene que la línea divisoria con respecto a las ventas físicas es borrosa ya que alrededor de un tercio de los pedidos online se recogen en las tiendas y estas manejan unos dos tercios de la rentabilidad.

Puede que las ventas online, que no se muestran por separado, estén creciendo más de lo esperado

¿Es esto sostenible? La compañía prevé una reducción de incremento de superficie comercial a una tasa anual de crecimiento de entre un 6% y un 8% al año desde el objetivo anterior de 8% -10% . Se dice que las ventas digitales tomarán el relevo. También se está centrando en grandes tiendas en las mejores zonas, donde las ventas por metro cuadrado son más elevadas. Eso explica por qué Inditex obtuvo unas fuertes ventas el año pasado a pesar de un crecimiento de superficie en la parte baja del rango anterior. Las ventas en moneda local siguen creciendo con fuerza al inicio del año.

La valoración de Inditex se ha reducido recientemente, pero continúa siendo de 28 veces sus beneficios previstos. Ese lujoso múltiplo tendría sentido si no fuera por la escasa información de sus ventas online o los titubeos en las divisas. El tipo de cambio es importante porque Inditex informa en euros, pero más o menos la mitad de sus ventas se realizan en otras monedas. El debilitamiento de las divisas de mercados emergentes explica por qué su margen bruto se redujo en alrededor de 130 puntos básicos en el cuarto trimestre del año anterior. Es más difícil predecir los tipos de cambio que la moda; algo a lo que la valoración de la compañía no se está adaptando.