Tras la renuncia del secretario de organización, Emilio Delgado

Dimiten nueve dirigentes de Podemos de la Comunidad de Madrid

Nueve miembros del consejo autonómico de Podemos en Madrid han abandonado sus cargos en la tarde de este miércoles, dos días después de la dimisión del secretario de organización, Emilio Delgado, por la “paralizante ausencia” de la dirección política del partido en la región.

Según una carta que suscriben ellos mismos y difundida a través de las redes sociales, los miembros de Podemos que han dimitido como consejeros ciudadanos son los diputados regionales Clara Serra, Pablo Padilla (responsable de Estrategias y campaña en el Consejo), Olga Albasolo (Estudios y Programas), Jazmín Beirak (Cultura); y los consejeros regionales Loreto Arenillas (Área Interna), Sarah Bienzobas (Políticas audiovisuales), Cristina Castillo (Área de Igualdad), César Mendoza (Análisis y discursos), Leticia Sánchez, considerados próximos al secretario político de Podemos, Íñigo Errejón.

“Lamentamos profundamente tener que tomar la decisión más amarga en los últimos tiempos. La mayoría de nosotros llevamos implicados en Podemos desde los comienzos y seguimos comprometidos con los principios, valores y acción política de un proyecto que se ha consolidado como la mejor herramienta de la gente para recuperar las instituciones y cambiar nuestro país”, han manifestado en una carta fechada hoy miércoles.

Los dimisionarios han alertado de que “algunos intentarán utilizar este acto y sus palabras para hablar de la dimisión de Podemos”, pero han señalado que pertenecen a una organización “democrática y plural, donde toda la discrepancia entre compañeros es pública y perfectamente normal”. En todo caso, han manifestado que sus “diferencias” respecto a la dirección política de la región “no ponen en duda su compromiso con el proyecto, ni tienen relación alguna con supuestas divisiones ficticias de dimensión estatal”.

“Seguimos trabajando en los muchos espacios donde sí podemos aportar nuestro trabajo, con el fin de ganar nuestro país para su gente, en un momento tan complejo y hermoso como el que nos ha tocado vivir”, han concluido los nueve ya exmiembros del Consejo regional de Podemos.

La formación morada, según fuentes consultadas por Efe, intentará ahora evitar que la crisis vaya a más y no escale mientras subraya que es un problema de Madrid y ahí se tiene que quedar. La dirección, en cualquier caso, también desvincula este episodio de posibles discrepancias con la estrategia nacional que mantiene el partido en las negociaciones para formar gobierno y asegura que en este punto no hay “ni la menor diferencia” en la cúpula ni entre Iglesias y Errejón.

Esta misma tarde el responsable de Relaciones con la Sociedad Civil, Rafael Mayoral, preguntado por las divisiones en el partido ha respondido que no tienen “mayor trascendencia” y que no cree que esté pasando algo “preocupante” para los afiliados.

Podemos atribuye los mensajes que se lanzan, incluso desde el PSOE, sobre su supuesta división interna a una campaña para “debilitar” a la formación morada. Creen que tratan de generar “ruido” para desviar la atención de “lo importante” y fuentes de la dirección recuerdan a Efe que no es la primera vez que se persigue ese objetivo, al que auguran un estrepitoso fracaso e insisten en que no hay “la menor diferencia” en la estrategia para formar Gobierno. “Y como un reloj, hay quienes quieren encerrar al único polo de cambio a hablar de sí mismo y tapar la Gran Coalición. Esto ya lo hemos vivido”, escribía el propio Errejón en Twitter.

Pese a ello, las primeras críticas internas por la estrategia política de Podemos que se han hecho públicas han llegado hoy desde la corriente Anticapitalistas, organización de la que proceden la secretaria general de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, y el eurodiputado Miguel Urbán. Esta formación ha pedido en un comunicado a Podemos que deje ya de emplazar al PSOE a una negociación porque lo considera “políticamente estéril”, y que empiece a prepararse para la convocatoria de las elecciones o para hacerse fuerte en la oposición.

“En el marco del acuerdo PSOE-Ciudadanos, que ahora puede ampliarse al PP, solo hay dos salidas: o gran coalición o nuevas elecciones. En ambos casos Podemos debe prepararse para organizar la respuesta y estar en las mejores condiciones de afrontar ambas salidas”, asegura el comunicado. Sin embargo, Teresa Rodríguez se ha desmarcado en Twitter de esa apuesta, al menos en lo que respecta a unas posibles elecciones: “Lo he dicho mil veces. Repetir elecciones es un fracaso. Ojalá estuviéramos ahora mismo debatiendo la Ley 25, aboliendo la reforma laboral...”, ha dicho.

De momento, Podemos se mantiene firme y seguirá esperando a que el PSOE se decida a abandonar su pacto con Ciudadanos y a retomar los contactos con los partidos de izquierda, aunque tampoco esa vía parece que en este momento esté muy cerca.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha optado por el humor para reaccionar al debate abierto a raíz de las “diferencias” que existen entre las distintas sensibilidades políticas que conviven en la organización, y que han provocado ya diez dimisiones en la dirección de la Comunidad de Madrid de dirigentes próximos al número dos del partido, Íñigo Errejón.

Podemos Madrid pide no caer en la “distracción”

El Consejo de Coordinación de Podemos en la Comunidad de Madrid ha apostado hoy por “no favorecer la distracción” ante las negociaciones y debates sobre la conformación del Gobierno, tras expresar su respeto ante las dimisiones producidas en el Consejo Ciudadano.

El Consejo de Coordinación de Podemos en la Comunidad de Madrid ha lamentado que las salidas se hayan producido antes del debate político y organizativo que se aprobó en el último Consejo Ciudadano. No obstante, aduce que la crítica y el debate son siempre bienvenidos en Podemos para “lograr construir una organización fuerte a la altura de lo que la ciudadanía nos demanda”.

La organización afirma ser consciente de los “retos políticos y organizativos” a los que se enfrenta “colectivamente” y por ello pretende contar con “toda la gente” para garantizar los derechos sociales y los servicios públicos y “limpiar de corrupción” las instituciones de Madrid.

“Este Consejo de Coordinación de la Comunidad de Madrid no va a favorecer la distracción de atención de las necesarias negociaciones y debates sobre la conformación de Gobierno de cambio a nivel estatal”, concluye el comunicado.