Congreso de la Asamblea Nacional Popular

Más crecimiento: claves de los planes económicos de China

Chinese Premier Li Keqiang appears on big screens as he delivers the work report  at the opening session of the annual National People's Congress in Beijing's Great Hall of the People, Saturday, March 5, 2016.(AP PhotoNg Han Guan)
Chinese Premier Li Keqiang appears on big screens as he delivers the work report at the opening session of the annual National People's Congress in Beijing's Great Hall of the People, Saturday, March 5, 2016.(AP Photo/Ng Han Guan) AP

El régimen chino, con 70 años del monopolio del poder a sus espaldas, ha probado este año los sinsabores del capitalismo que con tanto éxito adoptó décadas atrás. Las dudas sobre el crecimiento, el exceso de deuda, la sobrecapacidad productiva, la caída de la Bolsa y la fuga de divisas han provocado que operadores de Bolsa y líderes comunistas compartan preocupaciones.  

La Asamblea Nacional Popular, máximo órgano legislativo del país, ha arrancado esta semana su congreso anual, marcado por esta incertidumbre económica y por el riesgo de que ésta socave la autoridad política. Además, debe aprobar el plan quinquenal que fija las líneas maestras de la economía de aquí a 2020.  La receta, desvelada por el premier Li Keqiang, es sencilla: "La máxima prioridad es el desarrollo".

  • 1. Más crecimiento, y más déficit

"El crecimiento es la clave para solucionar cualquier problema que afrontemos", señaló Keiqang, "es como nadar contra corriente: si no avanzas te vas río abajo". El medio ambiente, la innovación, los servicios públicos o la reestructuración industrial son otros aspectos presentes en la asamblea, pero el número uno es el crecimiento.

La previsión para este año es de entre el 6,5% y el 7%, después de cerrar 2015 con un 6,9% que es la tasa más baja en 25 años. Hasta 2020 el objetivo es el 6,5%. Para conseguir esta cifra en el complejo entorno actual, el Ejecutivo tirará de gasto público, elevando el déficit al 3% sobre el 2,4% actual, y tirando también de estímulos monetarios: la M2 (dinero en efectivo más depósitos) crecerá al 13%. Beijing planea crear 10 millones de puestos de trabajo urbamos y espera que la inflación siga en el 3%. La deuda (pública y privada) seguirá aumentando, hasta el 258% del PIB frente al 247% de cierre de 2015.

  • 2. "No habrá aterrizaje duro"

El Gobierno ha tachado de “exagerado” el temor que existe en los mercados financieros internacionales a la ralentización económica del gigante asiático y defendió la “significativa contribución” del país al crecimiento mundial. “La economía china nunca tendrá un aterrizaje forzoso”, aseguró hoy el ministro de planificación económica, Xu Shaoshi, presidente de la Comisión Nacional de Reforma y Desarrollo (CNRD). El responsable de la CNRD explicó que el crecimiento económico de China permitió crear 13,12 millones de puestos de trabajo urbanos en 2015 y también que 14,42 millones de personas dejaran de ser pobres, con lo que algo menos de 56 millones de habitantes viven en situación de pobreza.

La agencia de calificación Moody's rebajó esta semana de “estable” a “negativa” su perspectiva sobre la deuda soberana china, una decisión que Shaoshi no compartió argumentando que el país tiene “una fuerte flexibilidad interna y capacidad para resistir los riesgos”.

  • 3. Reestructuración industrial

Las llamadas empresas zombies, aquellas de los sectores industrial, constructor o de materias primas en las que la caída de la demanda ha dejado sin apenas carga de trabajo, son uno de los asuntos candentes en el país, después del anuncio de 1,8 millones de despidos (cifra que otras fuentes creen se elevará a más de cinco). "Tomaremos medidas como fusiones, reorganizaciones, reestructuraciones o liquidaciones", apuntó Keiqang. El Ejecutuvo destinará unos 15.000 millones a estos planes. El responsable de planificación del Gobierno apuntó que no son de esperar despidos masivos. 

  • 4. Reforma financiera

Las turbulencias en la Bolsa y las divisas no han sido olvidadas por los responsables chinos. Los planes económicos contemplan mejorar el mecanismo cambiario para asegurarse de que el yuan esté estable y en una cotización apropiada. Sobre la Bolsa, se prepara una nueva normativa que evite la brutal volatilidad de los últimos meses, asú como una conexión entre los mercadosd e Hong Kong y Shenzen.

  • 5. Reforma laboral

El ministro de Finanzas, Lou Jiwei, advirtió que el aumento en los salarios de los últimos años “no es sostenible” y planteó introducir más “flexibilidad” en el mercado laboral. “En los últimos años, las subidas de los salarios han sido muy superiores a la productividad. Esto no es sostenible”, afirmó. A medida que avanza la transformación de la estructura económica china hacia los servicios, con un papel más secundario para la industria, las empresas, explicó el ministro, necesitarán contratos temporales. “La actual Ley de Contrato Laboral se basa en unas horas de trabajo fijas, así que es difícil para este tipo empresas que necesitan trabajadores flexibles”, declaró el titular chino de Finanzas.

  • 6. Déficit local

Jiwei alertó también de los riesgos que supone el creciente endeudamiento de las administraciones locales del gigante asiático y se comprometió a usar el alza en el techo del déficit para paliar estas amenazas. “Si controlamos la deuda, no habrá un gran impacto en la economía”, afirmó. Con un endeudamiento que supone alrededor de un 40% de su producto interior bruto (PIB), el Gobierno central chino tiene unas cuentas más saneadas que muchos otros países, presumió Jiwei, aunque admitió que las administraciones locales se encuentran en la situación opuesta.

“Las nuevas deudas (de los gobiernos locales) desencadenarán un aumento de los riesgos”, advirtió el titular chino de Finanzas, que anunció que el alza del déficit anunciada para este año servirá para emitir más bonos y dar liquidez a estas administraciones.

  •  7. Políticas sociales

Las políticas de bienestar son otro no de los ejes del decimotercer plan quinquenal que aprobará el plenario anual de la Asamblea. Shaoshi declaró que los objetivos principales de ese plan son doblar en 2020 la renta per cápita de 2010 y erradicar la pobreza. Plantea, además, que el Gobierne amplíe su cartera de servicios públicos.

La meta es proteger los intereses de tres grupos: los 220 millones de personas mayores, extendiendo los cuidados para la tercera edad; los 270 millones de desplazados internos, resolviendo garantizando que puedan acceder a todos los servicios públicos, y los 18 millones de discapacitados. Además, se propondrá que un 90% de la población al menos tenga una cobertura de seguro básica y elevar la tasa de admisión en la educación secundaria hasta un 90%.