El presidente en funciones intentará un acercamiento al PSOE

Sánchez cierra la puerta otra vez a un pacto con el Partido Popular

Asegura que el PSOE no apoyará a Mariano Rajoy u otro candidato de su partido

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez.
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. EFE

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, perdió la investidura el pasado viernes, pero seguirán intentando convertirse en el próximo inquilino del Palacio de la Moncloa. En una entrevista concedida a El País, Sánchez señala que él es el mejor candidato para presidir el Gobierno porque cuenta con el apoyo de 130 diputados (los de su partido y los de Ciudadanos). Aun así, reconoce que resulta complicado imaginar que Podemos pueda llegar a facilitar su investidura si se tiene en cuenta las broncas sesiones en el Congreso.

Si los partidos mantienen sus posturas actuales, habrá nuevas elecciones en junio

"No entiendo de dónde saca Iglesias tanto odio contra el PSOE", señala Sánchez en la entrevista. Los equipos negociadores de PSOE y Ciudadanos se reunieron ayer y acordaron que el programa de Gobierno que acordaron sigue siendo válido y que servirá de punto de partida para iniciar conversaciones con otras formaciones políticas, con colectivos y organizaciones sociales. De hecho, PSOE y Ciudadanos negociarán conjuntamente. Podemos e Izquierda Unida ya han advertido que no tienen intención de sumarse a una alianza que incluya a Ciudadanos.Para la formación naranja, debería ser el Partido Popular quien se sumara al pacto.

Génova también quiere un alianza entre PSOE y Ciudadanos, sin embargo, siempre que fuera liderada por Mariano Rajoy. El presidente del Gobierno en funciones, en una entrevista a ABC, insiste en reclamar el apoyo de los socialistas para formar una gran coalición que, en su opinión, supone la opción más sensata y que permitiría afianzar la recuperación económica. Sin embargo, Sánchez insiste en que no hay ninguna posibilidad de que el PSOE apoye un Ejecutivo formado por Mariano Rajoy u otro candidato del PP.

Si todos los partidos se mantienen en sus posturas actuales, resulta imposible que en el plazo de dos meses se pueda constituir un Gobierno. En cualquier caso, es posible que la firmeza que muestran hoy se vaya deteriorando a medida que se acerque el límite del 3 de mayo. Si ningún candidato logra suficiente apoyo para ganar una investidura, España celebrará nuevas elecciones en el mes de junio. Un escenario que todas las formaciones dicen que quieren evitar.