Valor a examen

Talgo o el reto de los contratos

Salida a Bolsa de Talgo en mayo de 2015.
Salida a Bolsa de Talgo en mayo de 2015.

En mayo hará un año que Talgo salió a Bolsa y su evolución en el parqué no ha sido precisamenterante la mejor. Sin embargo, los analistas tienen puestas grandes esperanzas en el valor y el consenso le otorga un gran potencial alcista, del 45%, “a la espera de pedidos”, tal y como titula Banco Sabadell un reciente informe sobre el valor.

“Con independencia de los resultados de 2015, el catalizador para la cotización está en la contratación”, apunta Sabadell, que destaca el retraso de contratos de fabricación de trenes de muy alta velocidad en España y Turquía “por la inestabilidad política en ambos países”. Es por eso que su adjudicación se espera ahora para el segundo semestre de este año. Así, la entidad revisa su estimación de adjudicaciones para el ejercicio 2016 de 616 millones de euros a 1.502 millones de euros, “asumiendo la adjudicación del pedido de Renfe para el que la compañía precalificó el pasado enero y un contrato de reparación de 10 trenes Talgo de alta velocidad, así como la adjudicación de un 10% del concurso por 80 trenes de muy alta velocidad en Turquía”. En este escenario, los analistas de Sabadell mantienen la recomendación de comprar el valor y fijan el precio objetivo en 7,50 euros por acción.

Los títulos de Talgo se mueven actualmente en torno a los 5 euros y pierden un 45% desde su debút bursátil a un precio de salida de 9,25 euros. “La compañía levantó algunas dudas en el momento de su salida a Bolsa, ya que sus ratios de cotización fueron exigentes”, indica Victoria Torre, responsable de desarrollo de contenidos, productos y servicios de Selfbank. En lo que va de año acumula una caída cercana al 12% sin ser ajena a las bruscas correcciones que ha sufrido la Bolsa española, lo que le deja cotizando a un PER de 7 veces (esto es el número de veces que el beneficio está contenido en el precio de la acción, y por norma general cuanto más bajo sea el PER de una compañía más barata resulta la acción).

A juicio de Sabadell, la cotización “descuenta un escenario pesimista de contratación y rentabilidad y la no adjudicación del contrato en España”. El propio fabricante de trenes reconoció en la presentación de sus resultados correspondientes al pasado ejercicio que “el volumen de nuevos proyectos registrados durante 2015 fue inferior a lo estimado debido al retraso de los concursos identificados como potenciales”. Con todo, Torre sostiene que “el valor conserva un potencial alcista del 45% y se espera que en el año en curso la compañía tenga crecimientos de dos dígitos”.

La analista de Selfbank recalca que “una de las dificultades con las que se está encontrando la compañía y que puede continuar en los próximos meses se encuentra en los mercados de materias primas, que están impactando en algunos de sus clientes, aunque confían en que el alcance global de los contratos no se vea reducido”. De hecho, el 76,1% de la cartera actual de proyectos de la empresa que preside Carlos de Palacio se desarrolla fuera de España, principalmente en Arabia Saudí, país productor de petróleo donde el descalabro de los precios del oro negro ha tenido impacto.

Para Nicolás López, director de análisis de MG Valores, pese a que los resultados de la compañia en 2015 han cumplido objetivos, el retraso en algunos contratos de Oriente Medio explican las dudas del mercado sobre el valor. “Es una compañía que está anormalmente barata por los temores a que la crisis del petróleo provoque que algunos de estos contratos se retrasen indefinidamente o se cancelen. Aparentemente hasta ahora todo va bien, pero el mercado teme que estos retrasos se puedan convertir en una norma porque los países árabes se aprieten el cinturón ante los menores ingresos petrolíferos”. López afirma que “el hecho de que el valor esté tan barato refleja la incertidumbre de los inversores”. Con tdo, opina que “las perspectivas para Talgo son buenas”.

En esta línea, casi el 82% del consenso de analistas recopilado por Bloomberg aconseja comprar acciones de Talgo, mientras que optan por mantener un 9% y el otro 9% restante, por vender.