La falta de tráfico en la SH-130 hace insoportable la deuda

Ferrovial pide concurso para una de sus grandes autopistas texanas

La filial Cintra tiene un 65% de la concesionaria, que arrastra una deuda de 1.213 millones

La concesión arrancó en 2007 y tiene una duración de 55 años

Obras de construcción de la autopista SH-130, en Texas (EE UU).
Obras de construcción de la autopista SH-130, en Texas (EE UU).

Ferrovial ha solicitado el concurso de acreedores para una de las grandes autopistas que tiene en Texas (Estados Unidos), la SH-130, que une San Antonio y el Norte de la ciudad de Austin, según informaron a Europa Press en fuentes del grupo. La infraestructura, con dos carriles por sentido, tiene 64 kilómetros de longitud.

La sociedad concesionaria a través de la que Ferrovial gestiona la vía se ha acogido al 'Chapter 11' estadounidense al no contar con tráfico suficiente para generar los ingresos necesarios con los que atender los gastos financieros y los costes corrientes de mantenimiento de la vía.

Un graneros de grandes contratos

Cintra tiene bajo gestión cinco grandes autopistas en el estado de Texas, todas ellas con inversiones multimillonarias. Además de la SH-130, que ahora pide el Chapter 11, la filial de Ferrovial controla un 51% de la LBJ, Concesión por 52 años que ha requerido una inversión de 2.400 millones de euros. En la North Tarrant Express (NTE) cuenta con otros 52 años de operación, un 56% del capital y 1.600 millones de inversión gestionada. Y la extensión de esta última, la NTE 35W ha precisado 970 millones, con un 505 de la concesionaria en manos de Cintra y 52 años de gestión por delante.

La SH-130, en servicio desde 2012, es una de las cinco autopistas que Ferrovial tiene en Estados Unidos. El grupo, a través de Cintra, controla el 65% de la sociedad concesionaria de la vía, que completa la firma local Zachry American Infrastructure.

La autopista, que registró un tráfico medio diario de 7.831 vehículos durante el pasado año y generó 27 millones de euros, tiene asociada una deuda de 1.213 millones de euros.

Ferrovial solicita el concurso de esta autopista después de que el pasado año vendiera a un fondo la Indiana Told Road, después de que la autopista también se acogiera al concurso de acreedores.

La SH-130 es una de las nuevas grandes autopistas del grupo español en Texas. El arranque de la concesión se produjo en 2007 y su duración es de 55 años. El arranque de operaciones tuvo elugar entre dudas de las agencias de rating por la falta de demanda. La inversión gestionada por Cintra es ligeramente inferior en esta carretera a los 1.100 millones de euros.