Interés por los negocios de agua y líneas de alta tensión

Ferrovial estudiará la compra de activos de Abengoa

El consejero delegado de Ferrovial, Íñigo Meirás.
El consejero delegado de Ferrovial, Íñigo Meirás.

"No estamos trabajando en la compra de activos de Abengoa porque no hay quien se acerque a la compañía en estos momentos", aseveró anoche el consejero delegado de Ferrovial, Íñigo Meirás, a un grupo de periodistas tras la presentación de los resultados anuales del grupo. Pero el ejecutivo dejó abierta la puerta a una posible negociación en cuanto la ingeniería, sus bancos y los bonistas alcancen un acuerdo de refinanciación y se abra un hipotético proceso de desinversiones.

"Creemos que Abengoa es una buena compañía y podrían encajarnos activos de tratamiento y gestión del agua, así como las líneas de alta tensión", confirmó Meirás. Lo que no se plantea el grupo de infraestructuras es la toma de negocios de energía solar.

Ferrovial dice contar con capacidad para invertir hasta 3.000 millones entre su caja y las líneas de crédito aún por disponer, pero su intención es jugar distintas bazas y no apostar por una sola operación.

FERROVIAL 18,10 -0,33%

Año perdido para la construcción en España e inversión congelada

Íñigo Meirás fue taxativo a la pregunta de un periodista sobre si Ferrovial se plantea congelar la inversión en España ante la incertidumbre política: "Sí, y lo puedo repetir cuantas veces quieran".

Ferrovial, como ACS, OHL y Sacyr, ha reportado al mercado una nueva pérdida de actividad en el mercado local de la obra civil, y ya habla de año perdido en 2016.

"Desde el pico de 2007 el negocio local de construcción no ha hecho más que caer", apuntó Meirás. Sin embargo, descarta un ajuste de plantilla por la vía de un ERE: "Nuestra filial Agromán ha ido adaptándose al mercado sin tomar medidas traumáticas y hoy tendremos la mitad de plantilla que hace ocho años en la constructora".

Abengoa, en situación de preconcurso desde finales del pasado ejercicio, tiene hasta el próximo 27 de marzo para tratar de alcanzar un acuerdo con sus acreedores e intentar evitar el concurso. El plan sobre la mesa pasa por una fuerte quita en la deuda así como por la venta de activos no estratégicos.

  • Dos opciones en Australia

El grupo Ferrovial está inmerso en un fuerte proyecto de crecimiento que le ha llevado a lanzar una opa por la firma australiana de servicios Broadspectrum, que valora en 1,35 dólares australianos por acción (unos 470 millones de euros por el 100%). De forma paralela, y ante el rechazo inicial tanto del consejo como de los dos mayores accionistas, los fondos Allan Grey e Invesco, Ferrovial también participa en el proceso de venta del negocio australiano de la constructora británica Laing O'Rourke. La primera ronda de ofertas por esta última, no vinculantes aún, se prevé a caballo entre marzo y abril.

Sobre la ofensiva australiana, Meirás da prácticamente por descartado la toma de ambas opciones. Será la firma de servicios o la constructora, en el intento de la española por acelerar su crecimiento en un mercado que puede servir de plataforma de negocio para el sudeste asiático. Ante la acusación de oportunismo por parte de los gestores de Broadspectrum, Meirás mira a la cotización y recuerda que la australiana no ha pasado de 1,20 dólares desde que se formuló la opa el pasado mes de diciembre: "Quizás la oferta no sea tan oportunista como dicen". Desde Ferrovial se argumenta que la crisis de las materias primas o el enfriamiento económico de China ha impactado notablemente en la Bolsa australiana y en los múltiplos que se pagan por sus compañías.

El ejecutivo de Ferrovial defendió a la pretendida Broadspectrum como "mucho más que una empresa que gestiona centros de detención". La australiana opera dos instalaciones en las islas de Manus y Nauru en las que el país retiene a los inmigrantes ilegales ante duras críticas de organizaciones humanitarias. El contrato pesa alrededor del 25% en la cifra de negocio y está prorogado durante un año a la espera de que la Administración vuelva a licitarlo. Escuchando las explicaciones del consejero delegado de Ferrovial, no está nada claro que Broadspectrum, bajo un hipotético control español, intentara hacerse de nuevo con la adjudicación.

Interés por el negocio inmobiliario en grandes ciudades

La reactivación del negocio inmobiliario no ha pasado inadvertida para el grupo Ferrovial, que tenía esa rama de negocio prácticamente abandonada desde hace diez años. El consejero delegado Meirás confirma que a una constructora como la suya le interesa la promoción, "aunque solo de grandes dimensiones y en grandes ciudades como Madrid y Barcelona". Eso sí la empresa no tiene ánimo de explotar alquileres, y mucho menos de constituir una socimi.

Ferrovial traspasó su inmobiliaria a Habitat en 2006. Desde entonces ha rebajado su exposición a la construcción residencial en España, aunque el consejero delegado recuerda que se trata de un negocio boyante en Polonia para la filial Budimex.