Mejora un 10% su facturación, hasta los 9.700 millones

Ferrovial gana un 79% más tras vender la Indiana Toll Road

El grupo recoge 399 millones de dividendo de sus autopistas y aeropuertos

Aviones de British Airways en el aeropuerto londinense de Heathrow.  Reuters
Aviones de British Airways en el aeropuerto londinense de Heathrow. / Reuters

El beneficio de Ferrovial ha dado un salto del 79% entre los cierres de 2014 y 2015. La empresa que dirigen Rafael del Pino e Íñigo Meirás ha declarado una ganancia neta de 720 millones de euros después de un alza en las ventas del 10%, hasta los 9.700 millones, y del 4,5% en el ebitda, que ha sido de 1.027 millones. En este fuerte avance ha resultado clave la desinversión en la autopista estadounidense Indiana Toll Road, entre otras operaciones extraordinarias. Quedan para 2016 los cierres de otras ventas como la de la autopista Chicago Skyway y las irlandesas M3 y M4.

La compañía ha vuelto a  recibir una importante carga de dividendos de sus principales activos concesionales, con 399 millones de euros entre los activos del área de Autopistas y la de Aeropuertos. Tanto la autopista canadiense 407 ETR como el aeropuerto londinense de Heathrow han mejorado en tráfico, ventas y ebitda. La primera ha facturado un 13% más y su resultado bruto mejora un 14% en moneda local después de un incremento del tráfico del 3,3% tras el que Ferrovial aprecia el efecto de la caída del precio del combustible. El dividendo de la 407 en 2015 sumó 750 millones de dólares canadienses, de los que Ferrovial recibe (en función de su participación) 242 millones.

En cuanto a Heathrow, sitúa el récord de pasajeros en 75 millones, un 2,2% más que en 2014 pese a su alto grado de saturación y gracias a la apuesta de las aerolíneas por aviones de mayor capacidad. El mayor aeropuerto europeo ha facturado un 2,8% más; su ebitda  ha mejorado un 19,7%, y el dividendo ordinario fue de 300 millones de libras, de los que llegan a Ferrovial 95 millones de euros.

El grupo sigue aumentando el peso de su negocio exterior, con un 72% sobre las ventas totales y un avance del 15% respecto a la actividad fuera de España en 2014. La compañía ha engordado su cartera de contratos hasta algo más de 31.500 millones, la mayor parte correspondiente a contratos de servicios, por los 8.731 millones que dependen del área de Construcción.

Como está siendo denominador común entre las constructoras cotizadas, Ferrovial ha recortado significativamente su deuda en el último ejercicio, situándola en 4.532 millones en comparación con los 6.230 millones de diciembre de 2014. La rebaja se explica esencialmente por los acuerdos de venta sobre las citadas autopistas estadounidenses e irlandesas, así como por la desconsolidación de la deuda de las autopistas españolas R4 y AP-36, ambas en fase de liquidación. La dirección financiera destaca la ausencia de vencimientos relevantes de deuda corporativa hasta 2018.

Sin tener en cuenta la financiación que cuelga de los proyectos de infraestructuras, la posición neta de tesorería arroja una cifra positiva de 1.514 millones.