Breakingviews

Amenazas francesas contra el ‘brexit’

Las amenazas a veces funcionan mejor que los incentivos amables. Puede que el ministro de Economía francés, Emmanuel Macron, haya tenido eso en cuenta al advertir en tono amenazante de lo que podría suceder si Reino Unido votara a favor de salir de la Unión Europea en el referéndum del 23 de junio.

Una salida de este tipo podría llevar a Francia a acabar con el acuerdo bilateral que permite a Reino Unido llevar a cabo los controles fronterizos en el lado francés del Canal, aseguró Macron en una entrevista publicada por el Financial Times el jueves. Esto podría implicar que se deje paso a los inmigrantes actualmente acampados en Calais. Por si fuera poco, Macron añadió que el acceso de Reino Unido a los mercados financieros europeos no funcionaría tan bien, y que alguien que ha salido de la UE no sería capaz de asegurarse el mismo acceso al mercado único.

Puede que el miedo a la inmigración se convierta en un motivo más poderoso que los argumentos económicos

Los que quieren dejar que Reino Unido abandone la UE los etiquetarán sin duda como una táctica del miedo. También es posible que los que son favorables a la salida pasen por alto la amenaza de Calais. Los números de inmigrantes en Reino Unido han aumentado por la llegada de gente de otros países de la UE más que por los solicitantes de asilo, que es probablemente la forma en que muchos de los que quieren cruzar la frontera desde la ciudad francesa a Reino Unido serían clasificados.

Aun así, las amenazas de Macron podrían ser potentes. El miedo a la inmigración puede ser un motivo más poderoso que los argumentos económicos sobre los beneficios de permanecer en el club. La inmigración y los inmigrantes encabezan la lista de los temas más importantes a los que se enfrenta Reino Unido en ese momento, según una encuesta llevada a cabo por The Economist / Ipsos MORI publicada a finales de enero. El francés también está enviando un mensaje a los votantes indecisos de que otros países de la UE podrían hacer que la negociación de una salida sea bastante dolorosa. La lógica cambia mentes; el miedo también puede cambiar los hábitos de voto.