Rumores de conversaciones entre el banco español y la angoleña Isabel dos Santos

Suspenden la cotización de BPI por un renovado interés de Caixabank

El director general de CaixaBank, Juan Antonio Alcaraz
El director general de CaixaBank, Juan Antonio Alcaraz EFE

La cotización de Banco Portugués de Inversiones (BPI) fue suspendida hoy debido a los rumores de un supuesto relanzamiento de las conversaciones entre sus dos principales accionistas: el español Caixabank y la angoleña Isabel dos Santos.

El regulador bursátil luso precisó que tomó esta decisión tras la publicación de “informaciones sobre la posible alteración de la estructura accionista” de la entidad.

Los títulos del Banco Portugués de Inversiones (BPI) cotizaron durante las tres primeras horas de sesión y se disparaban más de un 10 %, hasta 1,18 euros por título.

Analistas lusos atribuyeron esta revalorización a las especulaciones sobre el regreso de la entidad catalana y la multimillonaria angoleña a la mesa de negociación.

“La subida del BPI se basa en noticias que dan cuenta de un posible interés del español Caixabank en parte de la posición de Isabel dos Santos”, explicaron hoy desde la firma de inversión XTB.

La supuesta reanudación de las conversaciones se produce en un momento clave para el banco portugués -una de las principales entidades financieras del país-, al que Bruselas exige que se desprenda de su negocio en Angola si no quiere ver penalizados sus ratios de solvencia.

La operación planificada por los gestores del BPI para conseguirlo fue bloqueada en primera instancia por la angoleña Isabel dos Santos, lo que supone un motivo de presión para la firma.

En febrero de 2015, Caixabank ya lanzó una opa sobre el BPI con el objetivo de ampliar su control sobre la entidad, de la que actualmente posee el 44,1 % del capital.

Sin embargo, los accionistas rechazaron suprimir el blindaje de los derechos de voto, una condición que la firma catalana consideró irrenunciable para proseguir con su oferta, a la que se oponía Dos Santos.

Los límites en los derechos de voto, establecidos en el caso del BPI en el 20 %, provocan en la práctica que el poder del Caixabank sea muy similar al de la angoleña Dos Santos pese a que su participación es más del doble.

La opa lanzada entonces fijó un precio de 1,329 euros por acción.