El banco se reconcilia con el país en el que invertirá 1.188 millones de euros

Santander apuesta por el Gobierno de Macri con un plan de expansión

Logotipo de Banco Santander Río en una oficina de Buenos Aires (Argentina).
Logotipo de Banco Santander Río en una oficina de Buenos Aires (Argentina).

Santander vuelve a reconciliarse con Argentina tras iniciarse una nueva etapa política con el Gobierno de Mauricio Macri. El banco ha puesto en marcha su primer gran plan estratégico a tres años (2016 a 2018) después de 15 años, con una inversión de 20.183 millones de pesos (1.188 millones de euros). El plan incluye un proyecto de expansión, inversión en tecnología, nuevos edificios corporativos y creación de empleo.

El grupo que preside Ana Botín ha decidido apostar nuevamente por Argentina. Tras una etapa de más de 15 años en los que la banca extranjera paralizó su inversión en el país como resaca del dramático episodio vivido a finales de 2001 y que duró casi un año, con el establecimiento de un corralito (restricción de la libre disposición de dinero en efectivo de plazos fijos y cuentas corrientes), ahora la entidad ha vuelvo a impulsar su negocio en esta nación.

El cambio de Gobierno producido el pasado mes de diciembre con la salida de Cristina Fernández de Kirchner y la elección de Mauricio Macri ha logrado devolver la confianza en la economía argentina. Ante esta reconciliación, Santander Río ha puesto en marcha su primer gran plan estratégico a tres años (2016-2018) en el que se fija una inversión de 20.183 millones de pesos (1.188 millones de euros). “2016 es el año de la inflexión”, declaran fuentes de Santander Río.

Las mismas fuentes aseguran que “ahora el país está iniciando una nueva etapa y nuestro plan de inversión ya se traduce en nuevos puestos de trabajo y más oportunidades de crecimiento para todos”. La dirección del banco apoya “al país que viene”. Explica que con el nuevo gobierno “llegó la hora de que Argentina desarrolle políticas de Estado que trasciendan a los gobiernos de turno. Los argentinos nos merecemos alcanzar consensos básicos que trasciendan al signo político de quién ocupa el gobierno”. Además, explica que desde algunos foros, como el Foro de Convergencia Empresarial, “estamos promoviendo el desarrollo de políticas públicas”.
Tras este alegato de apoyo al nuevo Gobierno de Macri, la entidad considera que ahora es el momento “de abrirse paso hacia un nuevo sistema financiero. Orientado al crédito, y que apuntale la inversión que requiere el país para esta nueva etapa”.

Como iniciativa hacia ese cambio Santander ha abierto la primera oficina digital en el país hace una semana. Esta sucursal digital es el primer prototipo del banco y durante el 2016 está planificada la apertura de tres más, con horarios de lunes a viernes de 9 a 20 horas y los sábados de 10 a 13 horas.

La filial tiene entre sus objetivos complementarse con Brasil, donde el grupo tiene su banco más importante en cuanto a aportación de beneficios.

De la inversión aprobada para el trienio del plan estratégico, 3.234 millones de pesos (unos 190 millones de euros) se destinarán a la construcción de dos nuevos edificios corporativos (en Garay, con 2.700 empleados, y otro en Barrio Parque, con 400 trabajadores), y unos 3.691 millones de pesos (unos 218 millones de euros) a la apertura de nuevas oficinas, que se sumarán a las 41 abiertas el pasado año –el conjunto del sector abrió 54 oficinas–. En la actualidad, Santander Río cuenta con 394 sucursales, que atienden a más de 2,8 millones de clientes. Estas aperturas llevarán consigo la creación de 754 empleos más solo este año, con lo que cerrará el ejercicio con una plantilla de 8.565 personas. Un año antes creó 602 empleos, todo el empleo que se generó en el sector bancario del país.

Santander Río, primer banco privado de Argentina, tiene una cuota de mercado en el país del 10% en créditos y del 10,3% en depósitos. Cerró el año con un beneficio de 378 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 22% en moneda local. El volumen de créditos se elevó a 6.028 millones de euros, el 52% más en moneda local.

Su estrategia comercial se centra en la captación y vinculación de clientes, sobre todo de rentas altas y pymes. Pero asegura que no olvida fomentar la inclusión financiera y la bancarización, razón por la que este año abrirá la sexta sucursal en zonas más desabastecidas, con lo que ya serán 250.000 las personas que se beneficiarán de este servicio.