La compañía tiene previsto emitir bonos en 2016

Merlin obtiene un rating BBB de Standard & Poor’s

El presidente de Merlin properties. Ismael Clemente, durante la salida a Bolsa de la compañía.
El presidente de Merlin properties. Ismael Clemente, durante la salida a Bolsa de la compañía.

Merlin Properties, socimo cotizada en el Ibex 35, obtuvo un beneficio neto de 49,1 millones de euros en 2015, su primer ejercicio completo y en el que se hizo con el control de Testa, según informó la socimi este lunes a la CNMV.

La compañía que preside Ismael Clemente ingresó 214 millones de euros con el alquiler de su cartera de inmuebles, importe que casi cuadruplica el de 2014 por la incorporación de los activos de la inmobiliaria adquirida a Sacyr.

La socimi, que comenzó a cotizar en junio de 2014, anuncia que acaba de lograr calificación crediticia de investment grade (BBB) de la agencia Standard & Poor's, lo que, según asegura, se trata de la mayor nota lograda hasta la fecha por una inmobiliaria española. Esto le permitirá a la sociedad emitir deuda.  Merlin refinanció el pasado diciembre una operación con 10 bancos para refinanciar la deuda de 1.700 millones provenientes de Testa, adquirida a Sacyr este verano. Se concretará en dos préstamos sindicados, uno de los cuales, por valor de 850 millones, se cancelará mediante la emisión de bonos a mediados de 2016. "La compañía está trabajando activamente en la emisión de bonos corporativos en el medio plazo por un importe de asta 1.000 millones", reconce la sociedad en el comunicado.

MERLIN PROPERTIES 7,56 -1,56%

El ebitda de su lado, también se multiplicó por cuatro y cerró el año en 161,2 millones de euros.

Cartera de activos

A la conclusión de 2015, la cartera patrimonial de la socimi que cotiza en el Ibex presentaba un valor de 6.053 millones de euros, según el informe de un tasador independiente, lo que arroja una revalorización del 8% sobre un año antes y en términos comparables.

La compra de Testa, junto con las compras de activos realizadas a lo largo del año, permitieron a Merlín casi triplicar su cartera patrimonial, que finalizó el año compuesta por un millar de activos que suman una superficie bruta alquilable de 2,10 millones de metros cuadrados.

De su lado, en el capítulo financiero, Merlin soportaba un endeudamiento neto de 3.013 millones de euros, importe equivalente al 49% del valor de los activos, pero que triplica el de 857 millones de un año antes, fundamentalmente por la operación de compra de Testa.

Dividendo

Según Merlín, S&P ha valorado la “amplia diversificación de sus activos”, la “estabilidad y predictibilidad de su flujo de cada”, los “altos niveles de ocupación de su cartera” y la “solidez de su estructura de capital”.

La compañía indicó que el carácter provisional con el que ha logrado el rating se convertirá en definitivo, una vez que la firma lance su anunciada emisión de bonos de 800 millones de euros, con los que pretende refinanciar parte de la deuda vinculada a Testa.

Asimismo, la socimi avanzó que repartirá 0,43 euros por acción como dividendo con cargo al ejercicio 2016, lo que supondrá abonar a los socios un importe total de 140 millones de euros. Este reparto es un 133% mayor que el del pasado año. La firma realizará dos pagos, uno en septiembre y un segundo ya en 2017.

Retribución del presidente

Respecto a la remuneración del consejo, Clemente tuvo una retribución de 1,996 millones de euros como presidente, en el primer año completo de la sociedad en Bolsa, y que cotiza en el Ibex desde 2016. En 2014, había cobrado 442.000 euros. Miguel Ollero, consejero y número dos de la empresa, ganó 1,994 millones, prácticamente en el mismo nivel que el primer ejecutivo.