La cifra queda por debajo de las previsiones

Grifols impulsa un 13% su beneficio gracias a un dólar fuerte

La multinacional catalana de hemoderivados ganó el año pasado 532,1 millones de euros, impulsada por la mejora de sus ingresos en EE UU.

Imagen de unas instalaciones de Grifols.
Imagen de unas instalaciones de Grifols.

La multinacional catalana de hemoderivados Grifols ganó el año pasado 532,1 millones de euros, lo que supone un 13,2 % más que en 2014, impulsada por la mejora de sus ingresos en Norteamérica y en los países emergentes. La cifra está algo por debajo de las previsiones de los analistas, que apuntaban a 550 millones. Por su parte, el ebitda se incrementó un 11% en 2015 y alcanzó los 1.162,6 millones.

En una comunicación a la CNMV, la compañía presidida por Víctor Grífols, ha precisado que sus ingresos crecieron un 17,3%, hasta los 3.935 millones de euros. Sin embargo, a tipo de cambios constantes, el negocio solo aumenta un 2,5% gracias a la evolución del dólar frente al euro.

Por áreas geográficas

Por áreas geográficas, Estados Unidos y Canadá aportaron 2.505,79 millones, un 22,7% más, mientras que el resto del mundo, que agrupa a todo el negocio no integrado ni en Norteamérica ni en la UE, ya supuso en 2015 un total de 651,1 millones, un 24,5% mayor.

Aún así, la empresa reconoce en un comunicado a la CNMV que los márgenes han estado afectados principalmente por la alta competencia en el mercaod estadounidense, la disminución de royalties en alguno de los negocios y "por el funcionamiento simultáneo de las dos plantas de fraccionamiento situadas en Clayton (Carolina del Norte, EE UU), mientras se traspasa toda la producción a la nueva planta".

En cambio, en la Unión Europea, los ingresos de Grifols se mantuvieron practicamente sin crecimiento en 662,91 millones, frente a los 662,8 millones de 2014.

De hecho, el 94,6 % de los ingresos de Grifols provienen ya del extranjero, y la compañía ya ha tenido buenos resultados en ventas en países emergentes como China o Brasil, además de estar penetrando progresivamente en Turquía y en Oriente Medio.

Por negocios

Por divisiones, destaca el tirón de Bioscience, la que aglutina la venta de las proteínas plasmáticas, cuyos ingresos crecieron un 20,6%, un 4,8% a cambios constantes. Así pues, esta división ya aporta el 77,1 % de los ingresos totales del grupo, es decir, 3.032,11 millones de euros.

Grifols, que da trabajo en España a 3.256 personas, debe decidir en breve dónde sitúa su próxima planta de fraccionamiento de plasma, si en Cataluña o en EEUU, zonas donde ya cuenta con una presencia industrial importante, o bien en otro lugar. La empresa aumentó en 2015 un 5,4 % su plantilla, que ya está formada por 14.737 empleados en todo el mundo.

En cuanto a la división Diagnostic, la segunda en importancia para la multinacional, aportó el año pasado 691,5 millones de euros, un 11,5 % más, mientras la división Hospital facturó 96,2 millones de euros, un 1,5 % más, al tiempo que sus ingresos no recurrentes, englobados en la denominación Raw Materials and Others, sumaron 114,8 millones.

Impuestos

El pasado mes de octubre, Grifols, que es la tercera compañía del mundo en producción de medicamentos biológicos derivados del plasma, dio a conocer que estaba gestionando desde Irlanda esta división y su tesorería global, aunque dejó claro que su sede social seguía estando en Cataluña y que los impuestos se pagarían en todos los países en los que opera. De hecho, la firma destaca en el comunicado sus tributos: "La tasa impositiva efectiva e Grifols se ha situado en el 23% de acuerdo con el peso del beneficio obtenido en las distintas zonas geográficas en las que opera la compañía".

A cierre de 2015, Grifols acumulaba una deuda financiera neta de 3.710,3 millones de euros, mientras que la posición de caja del grupo se sitúa en 1.142,5 millones.

En materia de inversiones, Grifols destinó en 2015 un total de 266,4 millones al plan de inversiones para ampliar y mejorar sus instalaciones productivas tanto en España como en Estados Unidos, mientras que la multinacional catalana invirtió en I+D un total de 236 millones de euros, un 21,2 % más que en 2014.

Sucesión y remuneración

A finales de 2015 la compañía dio a conocer el plan de sucesión al frente de esta multinacional, que se pondrá en marcha el 1 de enero de 2017.

A partir de entonces, el presidente de Grifols, Víctor Grifols Roura, actual presidente y consejero delegado de la compañía, traspasará sus responsabilidades ejecutivas a Raimon Grifols Roura (hermano) y Víctor Grifols Deu (hijo), en calidad de consejeros delegados solidarios. Así pues, este 2016 es un año de transición para Grifols para que este relevo se haga de forma ordenada.

Respecto a las remuneración global del consejo, se redujo desde los 6,07 de 2014 millones a los 4,28 millones de 2015. El presidente ganó 1,237 millones. El segundo consejero mejor pagado fue su hermano Raimon, con 913.000 euros.