Joachim Teubner, director general de Aristo Pharma

“El 90% de nuestras ventas vienen de la subasta andaluza”

Reconoce que en el último año el laboratorio alemán ha doblado la facturación en 2015 gracias al sistema andaluz de pujas de genéricos y adelanta que su planta madrileña ha batido el récord de producción

Joachim Teubner, director general de Aristo Pharma y Medinsa.
Joachim Teubner, director general de Aristo Pharma y Medinsa.

Aristo Pharma es uno de los laboratorios que participan en la subasta andaluza de medicamentos. Esta joven empresa alemana está dirigida en España y Portugal por Joachim Teubner, un farmacéutico bávaro nacido en 1960 y que vive en España desde 2004, cuando llegó para liderar la reforma de la planta de la compañía Grünenthal en Torrejón de Ardoz (Madrid). Actualmente esta fábrica pertenece al grupo Aristo, desde donde produce para su marca y para otros clientes.

A pesar de que las grandes empresas de genéricos no participan en las subastas andaluzas de genéricos, Aristo Pharma sí decidió entrar en ese negocio. “Para nosotros, la subasta es una de las posibilidades que la Administración puede elegir para abaratar el coste del medicamento. Ya existe en otros países. Es una opción para España. Si el Estado quiere ahorrar dinero, lo puede hacer a través de esta herramienta”, explica.

El Gobierno del PP ha recurrido al Constitucional, que todavía no ha dictado un fallo, las sucesivas subastas desde 2012 de la Junta de Andalucía (PSOE), ya que el Ejecutivo entiende que vulnera sus competencias de fijar los precios de los medicamentos. “La subasta no cambia el precio del medicamento. El precio oficial en la farmacia es el mismo y el margen para el farmacéutico es el mismo. Se le abona el mismo importe que en cualquier otra comunidad autónoma. Sin embargo, hay una mejora económica para el Sistema Andaluz de Salud”, señala Teubner. “Andalucía ha ahorrado 121 millones de euros en 2015 gracias a las subastas. En promedio, el Servicio Andaluz de Salud (SAS) nos compra a nosotros entre el 40% y el 50% más barato que otras comunidades autónomas”.

“Hemos duplicado el empleo en la fábrica de Torrejón”

La firma alemana fabrica en España, mediante su filial Medinsa, en la planta de Torrejón de Ardoz (Madrid). Esta instalación, inaugurada en 1972, corresponde a la histórica Andrómaco, más tarde Grünenthal y que desde 2012 pertenece a Aristo.

La factoría está viviendo una segunda juventud, reformada hace cuatro años, y tras una reducción de plantilla en plena crisis, vuelve a resucitar gracias a las ventas de Aristo. La plantilla había disminuido a 130 personas. “Hemos duplicado el empleo en la planta, hasta las 260 personas”, explica Joachim Teubner, director general también de la fábrica de Medinsa.

Desde este centro se produce además para otros laboratorios, fundamentalmente de genéricos, aunque también para farmacéuticas de marca. Casi el 50% de la fabricación de sólidos orales (como tabletas, cápsulas o efervescentes), sale al exterior.

“El año pasado fabricamos 25 millones de unidades, ha sido el récord para Medinsa. Estamos trabajando a tres turnos parcialmente”, indica Teubner.

“Los planes son seguir haciendo fabricación para terceros. También queremos centrarnos en formas más complicadas de producción, donde hay menos competencia. Es muy difícil competir con otros países como India”, comenta. “Tenemos nuestra fortaleza en el tema de calidad, fiabilidad y flexibilidad en los plazos”.

La Junta licita en estas pujas los principios activos de fármacos genéricos y una única compañía se convierte en el proveedor. “En el último año hemos llegado a los 50 millones de euros de cifra de negocio, hemos doblado la facturación de 2014. El 90% de las ventas vienen por la subasta andaluza”, asegura. A través de este sistema de ahorro, Aristo tiene 104 diferentes presentaciones de fármacos adjudicadas.

La compañía fue fundada en 2008 por la familia alemana Strüngmann, que anteriormente ya había creado el laboratorio Hexan, vendido a Novartis. Cuanta con cinco plantas de producción en Alemania, además de la de Torrejón. El nombre de Aristo, al ser mencionado respecto a la subasta andaluza, ha llevado a error, debido a que existe un laboratorio de Bangladesh con el mismo nombre (Aristopharma).

Respecto a los planes de la empresa alemana en España, Teubner explica que están construyendo un equipo comercial, sobre todo dirigido a otras comunidades autónomas y se plantean adquisiciones. “Estamos evaluando posibilidades. Puede tratarse de compras de empresas, de productos o licencias. Eso lo estamos mirando desde Alemania y desde España”, destaca. Además, el laboratorio va a expandirse a Austria, Italia y Reino Unido.

El producto que más vende en España, en unidades, es omeprazol (un protector gástrico), que fabrica en nuestro país. Sin embargo, el que más ingresos aporta al laboratorio es un parche para el dolor, un producto que no sale de la planta madrileña.

Los planes de Teubner pasan también por sumar más productos a su cartera, enfocada al medicamento genérico. “Vamos a lanzar este año una línea de ginecología, con una red comercial para visita médica. Además, estudiamos otras patologías en las que enfocarnos, por ejemplo en el campo del dolor”.