Compensa el deterioro de la participación en Repsol

Sacyr gana 370 millones en el año de la venta de Testa

El grupo ha elevado un 33% el Ebitda, hasta 318 millones, y coloca el margen bruto en el 10,8%

Manuel Manrique, presidente de Sacyr.  P. Monge
Manuel Manrique, presidente de Sacyr. / P. Monge

Sacyr ha saldado el ejercicio 2015, marcado por la desinversión en Testa, la rebaja de deuda por la participación en Repsol en algo más de 600 millones, y la vuelta al dividendo (0,05 euros por título), con un beneficio neto de 370 millones de euros frente a los 33 millones de 2014.

El grupo que preside Manuel Manrique ha elevado el ebitda un 33% respecto al de 2014, declarando 318 millones de euros. La cifra de ventas crece un 8,5%, hasta los 2.949 millones, y el margen bruto de explotación pasa del 8,8% de hace un año al actual 10,8%.

La compañía firmó el traspaso de su patrimonialista a Merlin Properties el 8 de junio por un precio de 1.794 millones de euros (con una prima sobre el valor neto de los activos del 17%) y una reducción de deuda de 3.500 millones. La operación sirvió de base para la presentación de un plan estratégico en el que se busca la diversificación hacia la construcción industrial, la entrada en mercados como Estados Unidos o potenciar la actividad concesional.

Las plusvalías por Testa, de 1.280 millones, han permitido compensar las pérdidas recogidas por la participación en Repsol (105 millones de los 1.227 millones en rojo de la petrolera), así como los 373 millones en negativo derivados del ajuste de valor de la participación tras el test de deterioro. Sacyr contabiliza su paquete en la compañía que preside Antonio Brufau en 15,6 euros por título.

Desde la compañía se ha destacado el impulso de la actividad internacional, donde refleja un avance del 8,5%. Sacyr debe ya el 54% de su facturación al mercado exterior, tras poner especial énfasis en sacar de España el negocio de la construcción ante el continuado descenso de actividad en el mercado local. La cifra de negocio de Sacyr Construcción depende ya en un 75% de mercados extranjeros, tras un avance en 2015 del 19 puntos porcentuales.

La cartera de ingresos futuros también es mayor que en 2014, en un 8,1%, representando  26.845 millones: Sacyr Concesiones supone el 50% del total; Valoriza tiene un peso del 20%, y la cartera de obra supera los 5.000 millones. Un 54% de esta reserva de contratos está firmado fuera, desde el 46% de diciembre de 2014.

Sacyr declara una deuda financiera neta de 4.180 milones, tras un recorte del 34%. De esta cifra, 66 millones conforman la deuda corporativa (un 88% menos desde los 540 millones de 2014); 1.613 millones, refinanciados hasta 2018, cuelgan de la participación del 8,48% en Repsol, y los 2.042 millones restantes respaldan las distintas actividades, especialmente el negocio concesional.