No prevé cambios en su política, de la que esperaba más logros

Linde ve al consejo del BCE más pesimista que hace unos meses

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, ha avanzado que el consejo del BCE es ahora más pesimista sobre la evolución de la economía global y europea.

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde (i), en la presentación del libro "Lecciones de Economía Política" de Knut Wicksell, junto a José Ramón Álvarez Rendueles (d), director de la obra.
El gobernador del Banco de España, Luis María Linde (i), en la presentación del libro "Lecciones de Economía Política" de Knut Wicksell, junto a José Ramón Álvarez Rendueles (d), director de la obra. EFE

“Tenemos una visión algo más pesimista, no de modo dramático, pero más que la que teníamos hace cuatro o cinco meses, sobre la evolución de la economía mundial, europea y de la zona euro”, manifestó este jueves el gobernador del Banco de España, Luis María Linde, sobre el empeoramiento de las expectativas que domina a los miembros del consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE).

“Las causas son varias: la evolución de los países emergentes, las dudas sobre la intensidad y fuerza de la recuperación de la economía norteamericana, el impacto de las commodities y precio del petróleo”, resumió, citando también la tensiones que se sufre el mercado de divisas.

“La depreciación del euro ayudaba a nuestra economía. Esa tendencia se ha frenado y eso hace que cambien nuestra percepción de la economía” señaló.

A partir de ahí, Linde recalcó que el BCE lleva años instalado en una política monetaria expansiva, de estímulos a la economía, en la que se ha servido tanto de los instrumentos convencionales como que no lo son.

Aunque estas medidas podrían haber demostrado más resultados, adujo, se mostró convencido de que al menos han ayudado a paliar lo peor de la crisis.

En su intervención en la presentación del estudio Lecciones de Economía Política, editado por la fundación ICO y dirigido por el exgobernador José Ramón Álvarez Rendueles, sobre la obra del economista Knut Whicksell, Linde apostó porque el sueco habría apoyado las medidas del BCE si aún viviera y se sentara en su consejo.