Podemos rechaza, a su vez, dialogar con el PSOE

El PP solo hablará con C's tras el debate de investidura

El Partido Popular y Podemos se mantienen firmes ante su negativa a facilitar la investidura de Sánchez.

El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando.
El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando. EFE

El tono del PP contra Ciudadanos ha subido varios grados tras el acuerdo que alcanzó la formación naranja con el PSOE para la investidura de Pedro Sánchez. El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, aseguró este jueves que el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, es el “pichón” de Pedro Sánchez y el partido naranja la “percha”en la que se cuelga el PSOE. La ofensiva del PP contra la formación de Rivera es una evidencia. “Respetamos la decisiones de Ciudadanos, y entiendo que haya gente que juegue a ser el correveidile de otros, pero que el señor Rivera explique a sus votantes que sus votos van a servir para que el señor Sánchez se lustre un día en el Congreso”, señaló Hernando.

La fecha de votación podría acabar en el Constitucional

El portavoz parlamentario del PP, Rafael Hernando, anunció ayer que su partido no descarta acudir al Tribunal Constitucional si el presidente del Congreso, Patxi López, no fija la segunda votación de la sesión de investidura de Pedro Sánchez a las 48 horas exactas de la primera. Hernando comunicó sus intenciones a López por carta y le exige la convocatoria urgente de una reunión de la Mesa y la Junta de Portavoces del Congreso para aclarar cómo piensa organizar el debate de investidura que arrancará el próximo 1 de marzo a las cuatro de la tarde.

López ya avanzó su decisión de adelantar un día el inicio de la sesión de investidura, inicialmente prevista para el 2 de marzo, y su intención de mantener la segunda votación para el sábado. Y señaló que ello sería así aunque se excediera el límite de las 48 horas.

Rivera mostró hoy su intención de reunirse próximamente con el presidente en funciones, Mariano Rajoy, para convencerle que el PPse una al pacto o se abstenga para facilitar un Gobierno presidido por Sánchez. Hernando sugirió que esta reunión no se producirá hasta después de la “investidura fallida” del socialista. Génova mantiene su intención de formar un Gobierno presidido por Rajoy y con el apoyo del PSOE y Ciudadanos.

Rivera señaló que no hay ningún motivo de peso, más allá de “los sillones”, por el que el PP pueda rechazar el pacto alcanzado el miércoles con el PSOE. Los populares aseguran que el acuerdo contraviene las políticas económicas seguidas hasta ahora. Fuentes de Génova señalaron que medidas como el ingreso mínimo vital o el complemento salarial garantizado supondrían un incremento del gasto público y elevarían el déficit público. Según sus cálculos, aplicar el acuerdo entre PSOEy Ciudadanos supondría un coste de 50.000 millones para las arcas públicas.

Con el voto en contra del PP, Sánchez solo podría ganar la investidura con el sí o la abstención de Podemos. Sin embargo, la formación de morada se muestra tan o más firme que el PPcon su negativa a apoyar el pacto entre socialistas y Ciudadanos. De hecho, también el partido de Pablo Iglesias se niega a reunirse con los socialistas. El responsable de Relaciones con los Movimientos Sociales de Podemos, Rafael Mayoral, aseguró hoy que no hay ningún motivo para reanudar el diálogo con el PSOE antes del debate de investidura si mantiene su “alianza con los representantes políticos de la banca” certificada en el pacto con Ciudadanos.

No obstante, Mayoral, que forma parte del equipo negociador de Podemos que se ha reunido con el PSOE, lanzó un llamamiento al secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, para que “reflexione” y eche “atrás” el documento que firmó con C’s, que a su juicio defiende los intereses de las entidades financieras.

“Si reconsidera su posición tenemos toda la disposición al diálogo”, señaló tras argumentar que mantuvieron las reuniones con el PSOE hasta que vieron firmado “negro sobre blanco” ese acuerdo que confirmó que “no querían una política económica a favor de la mayoría social”.

Según el diputado de Podemos, el PSOE tenía que elegir y finalmente ha optado por el camino que va a “perpetuar el austericidio, dar una vuelta de tuerca a la reforma laboral como un sucedáneo del contrato único”. “Eso es lo que tienen que reconsiderar”, añadió. En su opinión, Ciudadanos es “el salvavidas naranja del bipartidismo” y el PSOE será quien tenga que responder de esa decisión ante sus militantes y toda la sociedad.

A pesar de la actitud de la formación morada, el portavoz del PSOE en el Congreso, Antonio Hernando, se mostró este jueves convencido de que Podemos “va a volver a la mesa negociadora” porque no podría explicar a sus votantes que el próximo presidente vuelva a ser Mariano Rajoy. En la misma línea se expresó el secretario de Organización del PSOE, César Luena, en declaraciones a Antenas 3, quien defendió que Podemos irá de “pataleta en pataleta” hasta llegar al “acuerdo final” con el PSOE, al que van “a estar obligados” si no quieren ponerse “del lado de Rajoy”.