No obstante, Hernando ve mimbres para un acuerdo

PSOE y Podemos se alejan en el cumplimiento del déficit

El eurodiputado morado Miguel Urbán propone "desobediencia" frente a la cuestión de la deuda

Podemos aclara que se trata de una opinión personal que no refleja el programa del partido

El portavoz del PSOE en el Congreso, Antonio Hernando.
El portavoz del PSOE en el Congreso, Antonio Hernando.

El portavoz del PSOE en el Congreso, Antonio Hernando, ha asegurado este sábado que “hay mimbres” para un acuerdo con Podemos. Sin embargo, ha subrayado que si el partido liderado por Pablo Iglesias insiste en una política económica que “no es realista” y que puede ser contraproducente para España este pacto sería imposible.

Hernando ha expuesto en una rueda de prensa las propuestas en las que el PSOE coincide con el partido de Pablo Iglesias, y ha hablado también de aquellas en las que podría coincidir y, por último, en las que “hay clara discrepancia” entre ambas formaciones. Entre esta última se encuentra, según el portavoz socialista, la propuesta de la formación morada de retrasar tres años el cumplimiento del objetivo de déficit por debajo del 3%, el referéndum en Cataluña, el “control político” de determinados organismos o en vetar acuerdos con otras fuerzas.

El secretario de economía de Podemos, Nacho Álvarez, detalló el viernes las medidas económicas que la formación morada presentará en la mesa de negociación con PSOE, IU, y Compromís. Entre ellas, además de la reducción del ritmo del cumplimiento del déficit, se encuentran: un plan de expansión que aumente el gasto público en 24.000 millones de euros al año (96.000 millones en toda la legislatura), “al mismo ritmo que le caracterizaba entre 2000 y 2008”; una renta garantizada con complemento salarial cuyo coste Álvarez cifró en 10.000 millones de euros al año (1% del PIB); revertir los recortes en los servicios fundamentales y en I+D+i en la primera parte de la legislatura, y en la segunda parte, “retomar la senda de convergencia en materia de gasto por habitante”; derogar la reforma laboral; reformar la fiscalidad para introducir más progresividad.

Por otra parte, ante las declaraciones del eurodiputado de Podemos, Miguel Urbán, que este sábado ha afirmado que el único remedio frente a la deuda es la “desobediencia”, la formación morada señaló que se trata de una postura personal y no la del partido. En una intervención en la conferencia europea contra la austeridad, impulsada por los firmantes del manifiesto Plan B Europa y Denim 25 del exministro griego Yanis Varufakis, Urbán ha considerado una “utopía” pensar que se puede pagar la deuda, y ha precisado que ésta no es una cosa de economistas, “es una cuestión política ante la que no cabe otra cosa que desobediencia”.

Fuentes de la formación consultadas por este periódico han aclarado que la de Urbán es una “opinión personal” y han recordado que “la postura de Podemos respecto a la deuda es la expresada en el programa electoral, que ha sido confeccionado de forma participada por organizaciones sociales y expertos, en este caso el consejo internacional de economistas”, del que forman parte, entre otros, Viçenc Navarro y James Galbraith.

Precisamente esta cuestión, es decir, cómo afrontar la deuda, es uno de los aspectos en los que Álvarez admitió que el acuerdo con el PSOE se antoja difícil. Podemos propone una convergencia entre el valor nominal de la hipoteca y el valor del activo inmobiliario en el mercado. Para evitar un impacto excesivo sobre los balances bancarios, limita la aplicación de esta medida a aquellos hogares con una renta inferior a tres veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (Iprem), es decir, por debajo de 1.597 euros al mes. Para los demás, la formación morada prevé aprobar la dación en pago con efectos retroactivos.

Respecto a la deuda pública, Podemos quiere redefinir el memorando de entendimiento y financiar la devolución de los 60.000 millones de euros del rescate bancario que España debe a Bruselas a través de un impuesto de solidaridad a cargo de las entidades financieras. Con este impuesto, se devolverán, según los planes de Podemos, 5.000 euros al año durante ocho años, un plazo que permite hacer sostenible este reembolso. Los 20.000 euros restantes “serán a cargo del contribuyente”, porque representan la deuda de Bankia Marenostrum que, en palabras de Álvarez, deberá seguir siendo nacionalizada, mientras el acuerdo con Bruselas es volver a privatizarla en 2017.