UBS se sitúa entre los primeros accionistas junto a EDM y Santander

Nuevos inversores toman posiciones en Másmóvil ante el futuro salto a la Bolsa

Meinrad Spenger, consejero delegado de Másmóvil.
Meinrad Spenger, consejero delegado de Másmóvil.

Los movimientos en el capital de Másmóvil se mantienen. Así, en los últimos tiempos han entrado nuevos inversores, algunos de relevancia. Entre ellos destaca UBS Gestión, que ha tomado casi 50.000 acciones de la teleco, equivalentes a un 0,42% del capital a través de distintas sicavs.

Dentro de esta ofensiva de la gestora destaca la sicav Patton Investment, vinculada a la familia Domínguez, fundadores y propietarios del conocido grupo textil andaluz Mayoral. Esta sociedad adquirió títulos de Másmóvil durante el último trimestre por un importe superior a 800.000 euros, tal y como figura en los registros de la CNMV.

Con este movimiento, UBS se ha situado entre los principales inversores institucionales de la teleco, por detrás de EDM y Santander Asset Management, que han ampliado posiciones. La primera de las gestoras posee cerca de un 3,88% del capital, mientras que la entidad financiera, a través sobre todo de uno de los fondos de small caps, tiene en torno a un 2,45% del capital, según los rankings que elabora Bloomberg. Otras firmas presentes en el capital son Renta 4, Inversis y Andbank.

Y no han sido los únicos cambios. En noviembre, la firma comunicó que dos inversores institucionales de primera fila, un family office nacional y un fondo de inversión internacional, habían adquirido 471.000 acciones, equivalentes al 4% del capital.

En términos generales, a la conclusión de 2015, los principales accionistas eran José Eulalio Poza, fundador de la antigua Ibercom, con un 11,3% del capital y Neo Sky 2002, sociedad que tiene como principal accionista a Gala Capital, con un 10,3% del capital.

Estos movimientos van a seguir dadas las intenciones de la compañía de pasar del MAB a la Bolsa. Su objetivo es dar el salto una vez que se publiquen los resultados consolidados del ejercicio de 2015, situación que podría tener lugar entre junio y julio.

Según fuentes del mercado, este cambio podría contribuir una revalorización de las acciones de Masmóvil y alcanzar una cota entre 26 y 27 euros. En este sentido, Morningstar otorgaba el viernes a los títulos un Quantitative Fair Value Estimate de 26,68 euros. Los títulos bajaron el viernes un 2% hasta 20,53 euros, y acumulan un descenso del 6,9% desde principios de año. Un periodo, eso sí, marcado por el fuerte castigo al conjunto de las bolsas. En 2015, no obstante, las acciones subieron un 83%.

De igual forma, en el mercado se sigue especulando con la posibilidad de que Másmóvil entre en nuevas operaciones corporativas. Y las quinielas se centran en Yoigo. Fuentes del mercado señalan que la operación vendría impulsada por Gala Capital junto con otros inversores. En su movimiento, contarían con respaldo de entidades como Santander de cara a la financiación del proyecto, según fuentes del mercado.

Las apuestas del mercado no quedan ahí. Másmóvil también podría entrar en un proceso de integración futura con Yoigo y Euskaltel, para la configuración de un cuarto operador nacional.

Unos ingresos de 150 millones en 2015

Másmóvil está celebrando su décimo aniversario, desde su fundación en 2006 por parte de Meinrad Spenger y Christian Nyborg. Ahora la empresa se quiere situar como cuarto operador integrado en España. En un comunicado, la compañía señaló que cerró 2015 con una cifra de negocio cercana a 150 millones de euros. La empresa no precisó el ebitda, aunque según su plan de negocio, la estimación para 2015 era de 11,5 millones.

El plan prevé que Másmóvil alcance unos ingresos de 250 millones en 2018, con un ebitda de 70 millones. La empresa señaló que “cerró el último trimestre de 2015 como líder en portabilidades y una cartera de 900.000 clientes particulares y 25.000 empresas”.

La teleco ha llevado a cabo en los últimos dos años una imparable carrera de adquisiciones. Así, Másmóvil se unió a Ibercom y compró empresas como Embou, NEO-Sky, Xtra Telecom y Quantum Telecom. Además, compró los activos de fibra resultantes de la fusión de Orange y Jazztel. “Se trata de centrales de fibra en Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla y Málaga que dan acceso a 740.000 unidades inmobiliarias”, indicó la empresa que preciso que su plan es seguir desplegando fibra en ciudades pequeñas y medianas en toda España, para lo cual prevé invertir más de 250 millones de euros hasta 2018.