Blogs por ESADE Business & Law School

Emprendimiento corporativo: Inyecta energía en tu negocio (II)

Emprendimiento corporativo: Inyecta energía en tu negocio (II)

Joan Riera, profesor de Innovación y Entrepreneurship en el departamento de Estrategia y Dirección General de ESADE Business & Law School

Como vimos en el anterior post, cualquier compañía, independientemente de su tamaño debería adoptar medidas para identificar, cultivar y promover el espíritu emprendedor mientras se crean mecanismos para generar ideas, detectar oportunidades externas, configurar nuevos modelos de negocio y ser capaz de desarrollar nuevos proyectos gestionando recursos internos y externos. En esta línea, fruto del trabajo de campo con compañías en múltiples sectores, extraemos algunas de las dimensiones clave que pueden energizar tu negocio y aumentar así el rendimiento emprendedor:

  1. Estrategia: El impacto a corto plazo es importante pero también debemos pensar en el largo plazo. Revisa la estrategia con frecuencia para ser más flexible y proactivo, siempre sin perder la visión que nos permitirá compartir un destino, un sueño, una ilusión. Recuerda que los presupuestos anuales son la mejor forma de matar la innovación al crearse “mirando por el retrovisor” y no dejar margen para las novedades.
  2. Gestión del riesgo: Tolera los errores bien intencionados y estate preparado para asumir riesgos razonables. Adopta la metodología Lean Startup en los nuevos proyectos para poder asignar recursos gradualmente solo cuando se validen las hipótesis clave. Si hay que fracasar en el mercado, mejor hacerlo cuanto antes.
  3. Cultura: Define un plan a cinco años para promover gradualmente el cambio y la innovación, incluyendo los valores de la compañía, las actividades, los espacios físicos, el entrenamiento y el coaching Algunos intraemprendedores nacen pero, la mayoría, se hacen.
  4. Estructura organizativa: Las organizaciones planas son más flexibles y dinámicas. Promueven el desarrollo y la coordinación del equipo. Rediseñan los procesos para poder acelerar los tiempos de decisión y aumentar el empoderamiento.
  5. Compensación: La responsabilidad y los años trabajados en la compañía no deberían ser los únicos factores que determinen la retribución. Deben promover la innovación, la creación de valor y la coordinación, porque aspectos como la estabilidad y seguridad pasan a segundo plano. Recuerda que el dinero no lo es todo y que una compensación emocional adecuada impacta más, perdura en el tiempo y deja huella.
  6. Posicionamiento: Asegúrate de comunicar tus esfuerzos. Tus empleados potenciales, socios potenciales y por supuesto tus clientes necesitarían saber quién eres y cómo trabajas. Esta nueva conciencia te traerá una nueva oleada de oportunidades.
  7. Gestión: El “intraemprendimiento”, al igual que la innovación, también se puede medir, controlar y gestionar. Es necesario crear procesos y entender que requiere cierta disciplina.

Los beneficios de promover el emprendimiento corporativo merecen el riesgo. Es la vía más sana para el desarrollo y crecimiento de tu negocio, porque te permitirá identificar las personas clave que verdaderamente tienen capacidad de producir cambios, te ayudará a retener a los líderes, detectarás nuevas oportunidades de negocio en tu hábitat y garantizarás tu competitividad haciéndola sostenible en el tiempo.

Normas