Su filial Van Monster ya tiene nueve bases en España

Northgate impulsa los coches de ocasión

La empresa apuesta por sus dos filiales de venta de vehículos de ocasión, que ya suponen el 20% de las ventas en España

Fernando Cogollos, consejero delegado de Northgate en España.
Fernando Cogollos, consejero delegado de Northgate en España.

La empresa de alquiler de vehículos en renting flexible Northgate apuesta por sus filiales de venta de vehículos de ocasión. La compañía ha creado dos marcas en España para estas operaciones, que ya suponen el 20% de las ventas del grupo en el país. Por un lado, Northgate Trade se dedica a las ventas de coches a profesionales, subastas de vehículos y exportaciones. Por otro lado, funciona Van Monster, la filial de venta a particulares, de la que acaban de lanzar la nueva web.

“La venta de vehículos de ocasión es una parte esencial de nuestro negocio. Pero hace cinco años, esta rama de negocio dedicada a particulares no existía para Northgate en España”, detalla Fernando Cogollos, consejero delegado de Northgate España a Cinco Días. “Hace cinco años, el 65% de nuestras empresas pertenecían a la construcción y los coches que sacábamos a la venta en segunda mano no tenían los estándares de calidad necesarios para venderlos a particulares. Ahora, hemos diversificado el negocio, la construcción representa el 17% y podemos sacar vehículos en mejores condiciones” detalla.

Van Monster ya cuenta con nueve puntos de venta en España. Cogollos no precisa si la red de vehículos de ocasión crecerá en cuanto a establecimientos pero sí avanza que van a hacer mayor esfuerzo para sacar más vehículos a la venta en este canal. “Nuestra política de renovación de flota es del 30% al año. Ahora mismo, sacamos para la venta de segunda mano entre 10.000 y 12.000 coches pero según vaya creciendo nuestro parque de vehículos, iremos incrementando los coches que van a Van Monster y Trade”, señala.

  • Crecimientos en la flota

Northgate es una empresa británica cotizada en la Bolsa de Londres. No desglosa la cifra de facturación por países aunque España “represente el 40% del negocio de la compañía”, también presente en Irlanda y Reino Unido.

Para estimar su crecimiento, Cogollos afirma que cerrarán el ejercicio 2015-2016, que termina en abril, con un incremento de su flota del 8%, con 39.000 unidades, y las previsiones de la compañía apuntan a que el próximo año, su parque de vehículos crecerá otro 10%. “Pensamos que podemos crecer por encima de la media del sector, que está recuperando los crecimientos a un ritmo de entre el 4% y el 6% anual en incrementos de flota”, detalla el consejero.

La compañía de renting tiene actualmente “24 bases que cubren prácticamente todo el territorio nacional, con establecimientos en todas las comunidades autónomas”, comenta el consejero. La empresa prepara la segunda apertura en Galicia, que se inaugurará en Vigo en las próximas semanas. “No tenemos restricciones de crecimiento en función de que vayamos ganando volumen y operaciones por territorios. Podemos llegar a las 30 delegaciones en los próximos tres años”, afirma Cogollos.

Aunque también atienden a las grandes empresas, el negocio de Northgate está muy volcado en las pequeñas y medianas compañías “que representan dos tercios del crecimiento de nuestros resultados”. “Nuestro modelo de renting flexible, que no requiere compromisos a largo plazo, les va muy bien a las pymes, encaja mucho porque se adapta a sus necesidades, sobre todo de variación de su actividad. Estamos alquilando vehículos para necesidades temporales pero también, muchas compañías están decidiendo no comprar coches porque alquilan. Es un paso importante”, detalla Cogollos.

Sin embargo, “el negocio de la pyme es mucho más complicado. Hemos llegado a hacer seis visitas a un cliente para alquilarle una furgoneta. Necesitamos un esfuerzo comercial añadido”, dice.

Una flota de vehículos eléctricos para empresas

Northgate afirma ser “la única compañía que ofrece vehículos eléctricos en renting flexible”. Este tipo de automóviles más limpios no representan más de un 1% en el total del sector del renting en España.

Para Fernando Cogollos, este tipo de vehículos comerciales, como los que alquila la empresa en su mayoría, con combustible eléctrico son especialmente adecuados “en estos entornos en los que el tráfico en el centro de las ciudades se va a ver cada vez más restringido por la alta contaminación y por el impacto medioambiental”. “Estas situaciones de restricciones de tráfico exigen que los operadores de renting ofrezcan soluciones de movilidad adaptadas”, afirma para justificar esta opción por los eléctricos.

El consejero destaca el hecho de que “con el renting flexible, no existe un compromiso a largo plazo entre el alquilador y la empresa”, lo que reduce incertidumbres.

“Una de las dudas con el vehículo eléctrico es cuál va a ser su valor residual dentro de cuatro o cinco años, un dato que es relevante si una empresa compra o alquila a largo plazo un automóvil de este tipo”, explica. Con su sistema, este compromiso a largo plazo no existe y por eso, “la incertidumbre sobre el valor residual desaparece”, afirma Cogollos.

Al margen de los beneficios que pueda tener en cuanto a “aparcamiento en las ciudades”, el empresario “puede desarrollar su trabajo con la furgoneta eléctrica de manera más ecológica, optar a contratos de la Administración que lo soliciten o realizar repartos nocturnos sin ruidos”, señala.