Cortefiel, Telepizza, Aernnova, Parques Reunidos y las antiguas cajas esperarán

La volatilidad paraliza la oleada de salidas a Bolsa en el inicio de año

Salidas a Bolsa desde el 1 de enero al 4 de febrero Ampliar foto

La inestabilidad de los mercados de comienzos de año –el Ibex cae un 11% en 2016– ha parado en seco las salidas a la Bolsa española previstas para comienzos de año. Cortefiel, Telepizza, Aernnova, Parques Reunidos y Volotea aguantarán sin salir hasta que la tormenta amaine. Salvo sorpresa, los 8.000 millones de euros que hicieron los seis debuts de 2015 no se repetirán este ejercicio.

En el cajón. La banca de inversión ha aparcado por el momento la oleada de colocaciones de empresas españolas en Bolsa, a pesar del apetito que los inversores extranjeros habían demostrado por los activos nacionales. La incertidumbre sobre la evolución de la economía china, junto a la caída del precio del petróleo, y su efecto arrastre en las Bolsas de todo el planeta, han congelado todo hasta que mejore el clima económico. En lo que va de año no se ha registrado ninguna colocación en la Bolsa, y la parálisis ya era palpable en los últimos meses de 2015 por las elecciones generales.

“El mercado está mucho más seco que otros años y se han paralizado varios mandatos de empresas para salir a Bolsa”, aseguran desde un banco de inversión, que reconoce que se están estudiando procesos pero que la actual situación no es propicia para ofertas de venta en Bolsa u operaciones corporativas.

Desde otra entidad reconocen que “es un tema global, por la situación del precio del petróleo y China”. Mientras que en 2007 se hicieron colocaciones por cerca de 11.000 millones en 11 estrenos y el año pasado se cerraron ofertas de acciones por 8.000 millones en seis debuts, las expectativas ahora son de extrema prudencia. Eso sí, la falta de Gobierno en España es un problema relegado al tercer plano. “En cuanto desaparezcan China y el crudo, el mercado empezará a preocuparse por España, y todo dependerá de si Podemos toca o no el poder. Pero ahora mismo este problema no se cotiza para nada”, dicen.

Mientras se aclara la evolución económica mundial, las colocaciones previstas para el arranque de año esperan una mejora de la situación, sin desdeñar el posible interés de los fondos de capital riesgo. Volotea fue una de las que se postularon a protagonizar el arranque de año cuando desveló en el tercer trimestre de 2015 sus planes, pero no ha tardado en dar marcha atrás. Desde el mercado apuntan a que entre las dificultades de la aerolínea está su reducido tamaño. Se disponía a hacer una venta de acciones junto con una ampliación de capital por entre 150 y 200 millones de euros. Ni siquiera ha podido hacerlo pese a que en este caso la aerolínea se beneficia directamente de la caída del petróleo, puesto que es tan pequeña que no tiene cobertura para su combustible.

Las seis colocaciones realizadas en 2015 en España, entre ellas la histórica de Aena, que se hizo a través de una Oferta Pública de Venta (OPV) –es decir, con tramo para pequeños inversores– animaron a las firmas de capital riesgo a poner el cartel de ‘se vende’ a algunas de sus participadas históricas. En el caso de Cortefiel, más de 10 años han pasado desde que entraron CVC, PAI Partners y Permira en su capital por 1.440 millones. La opción preferida por sus accionistas es la venta a otro inversor de capital riesgo, pero, si se descartara esa opción, se buscaría su colocación en el mercado.

Otra de las participadas por Permira y que se postula para ejecutarse, si el escenario lo permite, es Telepizza. La compañía, que al igual que Cortefiel ya estuvo en Bolsa antes de pasar a manos del capital riesgo, podría tener como comparable Domino’s, que cotiza a un múltiplo de valor de empresa –deuda neta más capitalización– de cerca de 20 veces.

Aernnova es otro de los grandes estrenos esperados para este año tras su escisión de Gamesa, pero su debut no se prevé antes de la segunda mitad de año. La empresa, dedicada al diseño y a la fabricación de aeroestructuras, está controlada por su equipo directivo y por el fondo suizo Springwater. Su valoración va de los 650 a los 1.000 millones.

El gigante hospitalario Quirón Salud, con una valoración de 5.000 millones y en manos del fondo estadounidense CVC, es otro candidato que previsiblemente no saldrá a Bolsa este año. En este caso, la política sí le afecta de lleno.

En Parques Reunidos, tras su frustrada venta a otros fondos de capital riesgo, su dueño, Arle Capital Partners, abre la puerta a una vuelta a la Bolsa, donde cotizó hasta marzo de 2004. También están pendientes de su salida las antiguas cajas Unicaja, Ibercaja y BMN. El momento no puede ser peor ante las caídas del sector en Bolsa. Las operaciones que sí saldrán, según fuentes financieras, serán las de la filial de torres de telefonía de Telefónica, por hasta 10.000 millones, y Coca Cola European Partners, valorada por unos 28.000 millones.

Una sequía que afecta a todos los países con EEUU a la cabeza

El escenario de estepa siberiana de salidas a Bolsa en España no es único. La situación se repite en el resto de países de Europa y en Estados Unidos. En la mayor economía del mundo solo se ha producido una y diminuta, de tan solo 87 millones de euros, algo que no ha sucedido desde 2009, según datos de Dealogic. Después de ese año hay que irse a 2001, con la crisis de las puntocom, para ver solo tres debuts. Mientras que el año pasado ya se habían producido 14 estrenos hasta esta misma fecha.

En el caso de los mercados bursátiles de Europa, Oriente Medio y África (EMEA, por sus siglas en inglés), donde se han registrado hasta la fecha 11 salidas a Bolsa, la situación no es tan negativa, dado que en años anteriores las operaciones de este tipo se podían contar con los dedos de las manos –se contabilizaron diez en los ejercicios 2012, 2014 y 2015– e incluso siete hace tres años. Unos números muy alejados de las 29 operaciones registradas en 2011. En España, por estas fechas, solo se habían producido debuts en 1998 y 1999. Más allá de los estrenos, en los mercados de EMEA se está vislumbrado además un descenso de las operaciones corporativas. Así, hasta la fecha se han producido 35 operaciones cuyo importe asciende a 3.800 millones de dólares, una tercera parte de las registradas hasta la fecha hace tan solo un año y entre las que destaca en España la colocación de un 4,15% de Ferrovial por Leopoldo del Pino, en el mercado por 579 millones de euros, según los datos de Dealogic.

La inestabilidad económica china también ha lastrado la cifra de estrenos en la región de Asia Pacífico, donde tan solo se han registrado 34 operaciones, valoradas en 2.183 millones. Eso sí, el importe está lejos aún de los mínimos de siete años atrás, donde solo se habían producido nueve operaciones.