Se sospecha su relación con microcefalia en niños

La OMS declara al virus zika como emergencia mundial

Un comité reunido en Ginebra designa esta alerta, por la que se desarrollará un plan de acción e investigación internacionales

Margaret Chan, directora general de la OMS.
Margaret Chan, directora general de la OMS. REUTERS

El Comité de Emergencias de la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció ayer una emergencia sanitaria de alcance internacional para los casos de microcefalia y de desórdenes neurológicos aparecidos en Brasil, al tiempo que precisó que el virus del zika no es una alerta en sí misma al no haber sido comprobada todavía la relación entre el virus y la patología.

Así lo anunció en rueda de prensa la directora general de la institución, Margaret Chan, quien explicó que los casos –en los que se sospecha del zika– de microcefalia por sí mismos, por su gravedad y por la carga que conllevan para las familias, constituyen una amenaza por sí sola y por eso aceptó la recomendación del comité.

El virus zika se expande a través de las picaduras del mosquito Aedes, fundamentalmente en zonas cálidas. Actualmente existe un brote surgido en Brasil que se ha ido expandiendo por casi todos los países del continente americano.

“El zika por sí solo no es una emergencia internacional”, subrayó reiteradamente el director de emergencias de la OMS, Bruce Aylward.

“Lo que es una amenaza y por eso una emergencia internacional son los dos grupos de casos de microcefalia en Brasil actualmente y los que ocurrieron en la Polinesia Francesa en 2013 y 2014”, avanzó a su vez el presidente del comité de emergencias, David Heymann.

No hemos podido establecer la relación directa entre el virus zika y los casos de microcefalia y desórdenes neurológicos. Eso es lo que debemos investigar. Pero los casos de malformaciones son tan graves que hemos decidido declararlos ya una emergencia”, agregó Heymann. El experto, además, alerto respecto a que el hecho de que se esté expandiendo es otro de los argumentos para declarar ese riesgo mundial.

Consultado Aylward sobre está expansión internacional y respecto a que la propia Chan dijera que estas malformaciones suponen “una amenaza para el resto de la población mundial”, el director de emergencias respondió que la OMS teme que estas dolencias puedan “extenderse a otros lugares”.

A pesar de la declaración de la emergencia, la OMS rechazó recomendar ninguna restricción. “No hacemos ninguna recomendación de restricción de viajes ni de comercio, ni tan siquiera para las embarazadas”, enfatizó Aylward.