Los partidos se interesan por nuevas herramientas

Tecnología contra la desafección entre políticos y ciudadanía

Miembros de todos los partidos con representación participan activamente almenos en una de las webs reseñadas

Tecnología contra la desafección entre políticos y ciudadanía
Thinkstock

La lejanía entre los representantes políticos y la ciudadanía ha sido una de las causas del surgimiento de fuerzas inéditas en el arco parlamentario. Agrandada por los numerosos casos de corrupción que llenan las páginas de los periódicos desde hace años, la propia viabilidad de las instituciones requiere que la desafección entre los votantes y los diputados, senadores, concejales y demás cargos electos se corrija.

Suturar las heridas del sistema democrático también puede suponer una oportunidad de negocio. Algunos emprendedores españoles llevan tiempo buscando soluciones para acercar la política a sus beneficiarios, algo que relacione a las dos partes. Estas son algunas de las iniciativas más exitosas hasta la fecha.

  • Osoigo.com

Eneko Agirre y Oier Aranzábal llevaban tiempo pensando que la comunicación entre políticos y ciudadanía fallaba. Así que decidieron aprovechar el potencial de la web para que fluyera esta relación. Lanzaron el portal Osoigo.com el año pasado y, hasta la fecha, cuenta con 457 políticos de 39 partidos inscritos. Cristina Cifuentes (PP), Joan Tardà (ERC) o Andrés Herzog (UPyD) son algunos de los más conocidos.

El modelo americano marca el camino

Los políticos de todo el mundo siguen con atención lo que hacen sus colegas estadounidenses. Son la referencia indiscutible en estrategias de comunicación. Las dos campañas presidenciales de Barack Obama, así como la de las primarias demócratas, ya se estudian en las universidades como ejemplos de buen uso de internet.

Las primeras elecciones que ganó Obama fueron en 2008, año en el que las redes sociales empezaban a tener millones de seguidores. Para Antonio Vargas, analista de Google, la manera en la que el candidato eligió su eslogan (Change we can believe in, El cambio en el que podemos creer) fue elegido mediante analítica web. Se mostraron aleatoriamente más de 50 frases a quienes entraban a la página web de su campaña. Sus asesores se quedaron con la que tuvo más likes.

Ese fue el comienzo. Su equipo de comunicación le convenció también de hacer vídeos de Youtube en directo. Luego vinieron los hangouts on air, entrevistas en directo a través de Google+ en las que también se ve por debajo a quienes hacen las preguntas. Y, durante la campaña de 2012, anuncios que, si el usuario no los interrumpe, al finalizar conllevan la contribución de un céntimo al Partido Demócrata. Pocas de estas iniciativas se han visto en España.

El funcionamiento de la plataforma es tan sencillo como efectivo. El usuario que entra en la web lanza una pregunta a alguno de los políticos inscritos. El resto de usuarios “apoya” o no la pregunta, y en cuanto reúne cierto número de vistos buenos, el representante público recibe la notificación que debe responder. Por ejemplo, se le preguntó esta misma semana a Idoia Mendia, secretaria general de los Socialistas Vascos (PSE-EE), “¿Qué va a pasar? ¿Qué va a ser del PSOE?”. Su respuesta, de 530 carácteres, iba encabezada por “El PSOE es y va a seguir siendo la principal referencia progresista de España”.

  • Ágora

Los creadores de Osoigo.com han desarrollado un apartado especial en su web para organizar debates. Se trata de Ágora, una herramienta usada, entre otros, por El Huffington Post. El funcionamiento es el mismo (las preguntas se eligen de entre las que tienen más apoyos), aunque en este caso deben ser respondidas por varias personas dentro de unos plazos cerrados. Por ejemplo, en el debate organizado por el citado medio participaron Pedro Sánchez (PSOE), Albert Rivera (C’s), Pablo Iglesias (Ps), Alberto Garzón (IU-UP) y Andrés Herzog (UPyD).

  • Kuorum.org

El enfoque de este portal se centra en la comunicación de los proyectos que llevan a cabo los políticos. La innovación de Kuorum.org ha sido incorporar las herramientas para la gestión de la relación con los clientes (CRM, por sus siglas en inglés) a la vida política, donde el reto de la comunicación es el mismo: llegar al público objetivo. El interés de este servicio para los políticos aumenta junto con el peso de internet en la intención de voto. Los representantes públicos deben abrirse un perfil, una especie de LinkedIn del servidor público, desde el que colgar los proyectos en los que se esté trabajando. Sus seguidores solo tienen que entrar en la página para ver en qué ocupan el tiempo.

“Facilitamos que los políticos segmenten su mensaje por área de interés y región”, aseguró el creador de la plataforma, Matías Nso, recientemente durante un congreso de comunicación política. “Nuestra tecnología permite a nuestros clientes analizar la opinión pública en tiempo real, reduciendo el coste de la información en un 90%”, asegura la web. Ya no hay excusa para no mejorar la comunicación del partido.