Pérdidas cercanas al 9% en el mes

¿Qué valores del Ibex se salvan en enero? Pistas sobre la caída del 8% en el mes

¿Qué valores del Ibex se salvan en enero? Pistas sobre la caída del 8% en el mes

El Ibex se prepara para cerrar el mes en rojo, en el peor enero en al menos seis años. A pesar de la subida de la última jornada, el principal índice de la Bolsa española finalizará enero con una caída cercana al 8,5%. Los temores al frenazo chino, el batacazo del precio del petróleo, las dudas sobre los resultados empresariales, la incertidumbre política…. Un cóctel poderoso que arrastra a los mercados. ¿Qué ha pasado? Aquí van algunas pistas:

1. El peor mes de enero desde al menos 2010

No hay un patrón de comportamiento claro en el mes de enero para el Ibex. En los últimos 20 años, el índice ha finalizado en 13 ocasiones con subidas y en otras siete con bajadas. En función de cómo acaba el mes puede ser el peor enero desde 2010, cuando se dejó un 8,31%. Si se supera esa caída, sería elpeor mes desde 2008, cuando bajó un 12,87% en enero.

2. Solo tres valores del Ibex se salvan de las caídas

Games sube un 15% en la última jornada del mes, lo que le hace finalizar enero con un alza del 6%. Le acompañan en la parte alta de la tabla Indra, que gana cerca de un 4%, y Enagás, el 2,5%.

3. China: el índice de Shangai baja un 23% en enero

El mes comenzó con una sacudida en los mercados: la rebaja del tipo medio de referencia del yuan chino (que supone en la práctica una devaluación) hizo saltar otra vez las alarmas. El Banco Central chino iniciaba el año bajando un 0,5% esa referencia, la mayor bajada desde el recorte de agosto de 2015, y revivió los temores a que el frenazo económico de la locomotora sea más brusco de lo que se estimaba. Si la crisis del verano amainó con la internvención del Estado y la compra masiva por parte de fondos soberanos, el inicio de enero dio a entender que el cierre de colapso veraniego pudo ser en falso.

La Bolsa e Shangai reaccionaba con fuertes pérdidas y el principal índice de referencia del mercado chino iniciaba el mes con caídas del 7%. En un intento por poner coto al pánico, el regulador puso en marcha un mecanismo de cierre automático del mercado cuando las pérdidas sobrepasaran el 7%. Un sistema que, lejos de apaciguar los ánimos, exacerbó el nerviosismo y forzó al regulador a suspender ese sistema.

El índice compuesto de Shanghai cierra enero con una bajada del 23%, a pesar de repuntar un 3% en la última sesión del mes, la mayor caída mensual desde octubre de 2008

4. Petróleo

No son nuevos los problemas relacionados con el petróleo que lastran a las Bolsas. La saturación del mercado se mantiene desde que, en 2014, la OPEP decidiera incrementar la producción de crudo con la intención de expulsar a los menos eficientes del mercado, como Estados Unidos y su fracking. En enero, y con la oferta atrofiada por la coyuntura económica, la única esperanza para impulsar el precio pasaba por un cambio de rumbo en la OPEP, que se alejaba debido a las tensiones geopolíticas que estallaron entre Irán y Arabia Saudí. A ello se le sumó el levantamiento de las sanciones a Irán a mediados de mes, lo que supone incrementar en 500.000 barriles la oferta.

Pero, al final, todas las caídas tienen un suelo y, cuando la desesperación acechaba ya a los inversores, el oro negro barato comenzó a hacer mella en los países productores y se dispararon los rumores acerca de cumbres extraordinarias que apuntaban a una reducción de la producción de petróleo. Así, lo que en un primer momento parecía un rebote técnico propulsa ya la cotización del Brent más de un 20% y ha permitido a los selectivos de todo el mundo sacar la cabeza de las pérdidas.

5. Incertidumbre política en España

No ha sido un factor determinante en enero, pero subyace y puede convertirse en el primer problema si las otras dificultades en los mercados se despejan. De momento, las negociaciones de los grupos políticos en España para formar Gobierno y la incertidumbre sobre el desenlace final han tenido poco peso en la marcha de los mercados. Pero no se descarta que los grandes inversores empiecen a poner el foco en la inestabilidad política en España si la situación se alarga mucho.

6. Bancos italianos

El Gobierno de Matteo Renzi ha logrado convencer a la Comisión Europea para poner en marcha un rescate blando de sus bancos, que le permita liberarse de su gigantesca cartera de préstamos dudosos o fallidos pero sin imponer las condiciones draconianas que tuvo que aceptar España en 2012 por el rescate europeo de sus entidades.

La situación, sin embargo, ha hecho mella en la cotización de los bancos y ha llevado al Mib 30 a perder un 14% en el mes de enero, el peor de los índices europes. Además, ha arrastrado a otras entidades europeas.

7. Draghi trató de suavizar

“Tenemos el poder, el deseo y la determinación de actuar. No tenemos límites”. El presidente del Banco Central Europeo intentó tranquilizar a los inversores y reafirmar el mensaje de apoyo monetario de los últimos años. El efecto ha sido inmediato en los mercados de renta fija. La rentabilidad de los bonos españoles a 10 años está en torno al 1,5% cuando iniciaba el año en torno al 1,77%.